Más turistas pero con menos dinero

Los hosteleros de Castellón se han mostrado satisfechos nada más acabar el primer gran fin de semana turístico aunque, en la mayoría de los casos, la premisa es que han venido más turistas a la provincia pero con menos dinero que gastar. De ahí que los primeros damnificados sean los negocios como cafeterías y restaurantes.

Tal y como manifestaba el gerente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo de Castellón (Ashotur), Carlos Gomis, «la ocupación esta Semana Santa ha ido a más ya que ha estado por encima del 90 por ciento en muchos sitios, pero la crisis hace que el gasto sea menor».
Es decir, tanto los turistas que apuestan por alquilar un apartamento, como aquellos que acuden a un hotel reducen todo lo que pueden el gasto. «La gente siempre irá de vacaciones, pero ahora con la crisis tratan de ahorrar en lo que pueden», explicaba Gomis.
En este sentido, uno de los principales handicaps para la hostelería es que precisamente los hoteles, para captar a más turistas, apuestan por económicos ‘todo incluido’ lo que repercute directamente en la inyección de capital de los visitantes. Por su parte, la gente que alquila un apartamento apuesta por comprar en los supermercados para economizar su estancia al máximo.
No obstante, los datos generales sobre el impacto turístico en los días de Semana Santa son buenos y se convierten en un termómetro optimista de lo que serán los meses de verano. Asimismo, el próximo fin de semana también tiene buenas expectativas para el sector ya que es un puente de tres días por el 1 de mayo.
En general, las localidades turísticas han visto cómo se superaban las previsiones ya que, incluso, ha habido bares y restaurantes que se han quedado sin provisiones al calcular que se iba a consumir lo mismo que el año pasado. No obstamte, Gomis señala que «aunque ha habido casos, no es la tónica general» para el sector.
Otro de los buenos parámetros que arroja la Semana Santa ha sido el escaso número de cancelaciones en los hoteles, pese a la lluvia. Tal y como señalaba Gomis, el cambio de tiempo hace que muchas veces se disparen las cancelaciones, sobre todo en la playa.
La clave está, según Gomis, en que en los últimos años se ha trabajado en fidelizar al turista y convertir Castellón en un referente del turismo familiar y tradicional. De ahí que la crisis económica haya beneficiado a la provincia ya que «todos aquellos que optaban por viajar al extranjero ahora se quedan en España» y los datos apuntan a que todos los que visitan la provincia, repiten. Al mismo tiempo, cabe señalar que estas fiestas la ciudad de Castellón también ha tirado de los índices de ocupación ante la celebración de un campeonato de fútbol base que ha traído a cientos de jóvenes con sus padres. De hecho, junto al turismo de cruceros, la capital de la Plana se está centrando en la organización de grandes eventos deportivos como reclamo.

Deja tu comentario

Los comentarios será moderados.