El turista de proximidad ‘tira’ de una Semana Santa pendiente del cielo

La campaña turística de esta Semana Santa en Castellón ha rascado ya una media del 75% de ocupación en la costa y 80% en el interior, gracias a la fidelidad del turista nacional, y próximo, que evita grandes desplazamientos por comodidad y economía y sin perder de vista la lluvia, que ha contenido algo las reservas, si bien el tiempo mejorará. Los mercados que más turistas emiten son la misma Comunitat, Madrid, Cataluña y Aragón, según la gerente del Patronato de Turismo, Virginia Ochoa, que incidió en las campañas para este perfil.

Y para el interior, en concreto, “el cliente procede en gran medida de la Comunitat y Cataluña”, destacó el diputado José Pons.

De la ocupación ya alcanzada en costa, el vicepresidente Andrés Martínez evaluó que “es buena, debido al cliente vacacional, a los hoteles que acogen deportistas que han venido a entrenar y a la Copa Davis, que ha favorecido más afluencia”. No olvidó el factor de la climatología, “a la cual la actividad turística de Semana Santa es muy vulnerable; y aún hay clientes que están esperando para reservar a última hora”.

De hecho, para la patronal Ashotur, los cámpings reconocen estar más flojos este año por ello, y también el alquiler turístico reglado. Empresarios de apartamentos, como Juan Antonio Beltrán, valoraron que “las reservas han sido sensiblemente inferiores y una de las causas es, como cada año, la demagógica predicción meteorológica que se hace a 15 días vista. Del anuncio de mal tiempo, ahora, a cielos despejados y temperaturas de 25º para el fin de semana”. Un nuevo parte que podría convencer a los rezagados. Otro motivo, para Beltrán, es la falta de oferta de ocio nocturno, clave recuperar a “nuestros clientes tradicionales en Pascua, que ya no vienen, y eran grupos de jóvenes de comarcas cercanas --Castellón, Montsià, Baix Ebre o Teruel--, con un gasto superior”. El turista, por la crisis, ajusta cada vez más su presupuesto, “y en hoteles se pide media pensión o completa, para no generar extras”. La hostelería prevé un descenso del gasto diario, que sería inferior a 20 euros.

Deja tu comentario

Los comentarios será moderados.