Las empresas turísticas creen que el aeropuerto ‘abre una nueva época’

Empresarios turísticos de Castellón consideran que el aeropuerto abre “una nueva época” para la provincia y para el sector, al tiempo que apuestan por el “trabajo conjunto y paciente” de cara a la entrada en funcionamiento de esta infraestructura.

El presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo de Castellón (Ashotur), Carlos Escorihuela, opina que “supone una oportunidad histórica de poner a la provincia de Castellón en el escaparate europeo como destino turístico e igualarlo a otras zonas de condiciones similares que ya podían contar con el transporte aéreo para competir”.

Además, Escorihuela confía en que propiciará “un sector mucho más fuerte, generador de una economía importante para la provincia y generador de puestos de trabajo”, al considerar que “la llegada de turistas hará que vengan nuevas inversiones de oferta de alojamiento, de ocio y de actividades complementarias de todo tipo”.

A su juicio, “es un hecho histórico, que sólo puede hacer que sumar porque es algo que no había y aun así se funcionaba con bastante fluidez”. “Estamos muy contentos y a la expectativa de lo que pasará a partir de la puesta en marcha, que se ha garantizado en este final de 2014“, apunta el representante de la patronal, que ratifica su “voluntad de colaborar con la empresa concesionaria” y apunta al mercado europeo, Rusia, países nórdicos y países del Este como mercados potenciales.

Escorihuela valora la firma del contrato de concesión del aeropuerto por un plazo de 20 años, al igual que el presidente de la Agrupación de Empresarios Turísticos de Peñíscola (Agretur) y consejero delegado de la cadena ZT Hoteles, Javier Gallego, quien subraya que se trata de una infraestructura que reivindican desde hace 16 años. “Nos habría gustado que llegara antes, pero más vale tarde que nunca”, asevera.

‘Hay que ser razonable’

Según Gallego, el aeropuerto es “fundamental” para el turismo de Castellón y están “absolutamente encantados con que finalmente se ponga en marcha”, aunque remarca que “hay que ser razonable y no querer que, en un año o en dos años, compitamos con aeropuertos como Barcelona“.

“Me dan mucho miedo las personas y las instituciones que piensan que como ya está el aeropuerto, si el año que viene no está lleno va a ser un fracaso”, apunta, para después agregar que “primero está el aeropuerto y ahora hay que trabajarlo“.

En este sentido, insta a “ser razonables y primero dejar que los gestores aterricen, conozcan la infraestructura y el destino y, a partir de ahí, apoyarles al 200 por ciento para que puedan poner en marcha el trabajo, que ha de ser conjunto y paciente”, insiste.

Deja tu comentario

Los comentarios será moderados.