El Consell de Turisme desaconseja la tasa y Puig deja la puerta abierta

El Consell Valencià de Turisme aprobó ayer, como era de esperar, «por amplia mayoría», un «no» rotundo a la aplicación de una tasa turística en la Comunitat, pidiendo «no politizar» y argumentando criterios «técnicos y profesionales». Así lo explicó el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, quien presidió la sesión en la que compartió totalmente la opinión del sector, que «desaconseja» implantar este tributo en los alojamientos de Castellón, Valencia y Alicante.

Una postura, la de este órgano «consultivo», que se trasladará a Les Corts, donde el grupo Podemos, con apoyo de Compromís, planteó a mediados de mes instar al Consell para que implante el tributo en el próximo 2018.

Al respecto, Colomer mostró su «respeto absoluto» al foro parlamentario, pero confía en que se respete también la opinión del sector: «Tenemos una sociedad plural y ya procederá el Parlament a resolver desde una lógica democrática el desenlace».

Entre los argumentos que esgrimió ayer el «ecosistema turístico público y privado» (empresarios, ayuntamientos, diputaciones y Generalitat-Agencia Valenciana de Turismo), figuró que «preferentemente, los caladeros de nuevos ingresos están en la lucha contra el intrusismo profesional». También se añadió que «desde el punto de vista moral sería un error circunscribir el gravamen al alojamiento reglado y formal, que es precisamente el que ya tributa y, además, genera riqueza, empleo, marca y prestigio para la Comunitat». Otro tercer argumento giró en torno a que «la calidad no depende de la tasa turística, pues hay ciudades masificadas que la cobran desde hace años», manifestó Colomer, explicando el análisis tras el foro en el Consell de Turisme.

MATICES DE VALENCIA Y CCOO / En el seno de la sesión, según señalaron los asistentes, el no firme en la votación, y solo la Diputación de Valencia expuso la línea de si se hablaba de cómo serían las condiciones de esa tasa; y el sindicato CCOO-PV, que preguntó si la recaudación podría repercutir en una mejora de la formación para profesionales turísticos.

Tras conocer la decisión del Consell Valencià de Turisme contra la tasa, el president de la Generalitat, Ximo Puig, presente en un acto en Castellón, valoró que dicho organismo «es un agente más que se ha pronunciado y se tendrá en cuenta. Es un órgano consultivo de la Generalitat». Con todo, el jefe del Consell añadió que «no solo el sector tiene que decidir sobre la aplicación de la tasa. Es un debate que se tiene que producir. Aquí no hay nada blanco o negro. Lo que hay que hacer es trabajar juntos». Asimismo, Puig dejó la puerta abierta a la tasa, ya que recordó que «el impuesto sobre el alojamiento, más preciso que hablar de tasa turística, es una cuestión que está en toda Europa». Sobre la postura de Ashotur de llegar a los tribunales si se aplica la tasa turística, respondió que «es difícil recurrir aquello que no está situado actualmente en ningún papel oficial». Informa Ramón Olivares.

Por su parte, el diputado de Turismo, Andrés Martínez, destacó que «el empresariado ha sido unánime, desde todos los subsectores, y ha explicado muy claramente que la implantación de una tasa favorecería claramente a los alojamientos ilegales». Consideró que la tasa es «una medida injusta y perjudicial para el turismo, sector del que depende el sustento económico de miles de familias en Castellón». Además, añadió que «castigar al que elige venir a la Comunitat o al empresario turístico legal no es lo más aconsejable. Ese turista puede huir a otros mercados, tanto nacionales e internacionales».

CASTELLÓN Y ALICANTE / En cuanto a los municipios presentes en el cónclave del Consell sectorial autonómico, la edila de Turismo del Ayuntamiento de Castellón, Patricia Puerta, valoró que «la realidad del turismo en la ciudad de Castellón desaconseja la aplicación de una tasa turística». Consideran que «podría influir negativamente» a la hora de atraer visitantes que permitan posicionar la ciudad en el mapa turístico nacional e internacional. En la línea, Puerta apeló a no olvidar que «el sector turístico es generador de empleo y, a la vez, dinamizador de la economía local».

Precisamente, ayer, en otra capital, Alicante, PSOE y PP, junto a ediles no adscritos, unieron posturas en el pleno municipal, donde sacaron adelante una declaración institucional de rechazo a la tasa turística, con abstención de Ciudadanos y negativa de Compromís y Guanyar Alacant.

Además de la representación política, Castellón estuvo presente en el Consell de Turisme con el presidente de Ashotur, Carlos Escorihuela; por la Confederación de Empresarios de Castellón, Miriam Gimeno; y por la Federación Valenciana de Municipios y Provincias, Vicent Gil.

Deja tu comentario

Los comentarios será moderados.