El turismo de Castellón afronta el mejor agosto de su serie histórica

Los empresarios turísticos de Castellón tienen claro que este recién estrenado mes se cerrará como el mejor de la historia, título que hasta ahora ostenta agosto del 2016. Justo hace un año la provincia contabilizó 316.022 turistas y 1.719.646 pernoctaciones, sumando la ocupación de plazas en hoteles, cámpings, apartamentos y casas rurales.

El buen ritmo de las prerreservas, la vuelta a la época dorada del consumo de vacaciones de los españoles y los multitudinarios eventos --como los festivales costeros del Arenal Sound y Rototom; o la fiesta del Anunci en Morella, unida a las tradicionales de agosto en los pueblos-- elevan al máximo las previsiones del sector. La Diputación de Castellón, de hecho, prevé una ocupación de más del 92% en el litoral.

Precisamente, los enclaves costeros de Castellón son los que más disparan su población habitual en verano, y especialmente, en agosto, sumando turismo y segunda residencia, donde en esta campaña se hará especial hincapié en los alquileres irregulares.

Representantes de distintos municipios confirmaron a Mediterráneo que hacen encaje de bolillos con la gestión de los servicios públicos, para atender a residentes y visitantes, que disparan el censo por unos meses, o incluso días, como durante los festivales. Desde Peñíscola, el edil de Turismo, Rafael Suescun, explicó que pasan de los 7.500 empadronados --con picos de 20.000 residentes en invierno-- a los más de 100.000 habitantes en verano, «llegando a 150.000 en las semanas centrales de agosto».

BASURAS Y TRÁFICO

La renovación de contratos justo este ejercicio en Peñíscola ha implicado la mejora de servicios este estío: desde más personal y horas de limpieza en las playas, a la ampliación de la recogida de residuos a áreas urbanizadas donde no se llegaba. «El refuerzo de la Policía Local es imprescindible para atender el tráfico, pues también se multiplica el parque móvil. Y la atención sanitaria se refuerza con consultorios», manifestó el concejal peñiscolano.

En puntos próximos, como Alcossebre, pasan de 8.000 a 85.000 habitantes. Y en Burriana, con 34.643 censados, recibirán hasta 300.000 más durante los días del Arenal Sound. Además, los poblados marítimos burrianenses (serratella, Puerto, Grao y Santa Bárbara), con unos 4.000 residentes habituales, en agosto alcanzan los 12.000, según el consistorio.

En el caso de Benicàssim, la edila del área, Elena Llobell, explicó que pueden sumar en campaña estival por el turismo más de 80.000 habitantes: de los 19.000 habituales a 100.000 o incluso en picos de festivales, los 177.000 habitantes en la localidad. En meses punta de ocupación como agosto la limpieza aseos públicos en festivales, por ejemplo, pasa de tres a cinco veces. El refuerzo abarca desde brigadas como policía local e informadores turísticos. Se echa mano de subvenciones de empleo para contratar a parados, que adecentan la playa. «Son 7 kilómetros de litoral para tener a punto todos los días. Realmente, el personal se amplía pero también triplica su esfuerzo para dar la máxima atención», indicó.

En la misma línea, en Moncofa, el alcalde Wenceslao Alós compartió que en su municipio pasan de 6.300 vecinos a 40.000, «con picos de afluencia en fiestas de Sant Roc, en la segunda quincena de agosto. Se junta población, turistas y visitantes». «Nos toca realizar un esfuerzo y se refuerza la policía, playas y el servicio de contenedores», dijo.

Uno de cada cuatro turistas que se alojan en Castellón a lo largo del año elige un cámping para sus escapadas. Ahora, en plena campaña estival, es una de las modalidades con mejor previsión de ocupación. De hecho, los 40 cámpings de Castellón arrancaron la temporada con datos muy positivos. El Instituto Nacional de Estadística situó ayer a la provincia como quinta del ránking nacional en junio, en viajeros y pernoctaciones en sus cámpings, frente al resto de zonas costeras turísticas.

Como lanza de apoyo al sector, la Diputación de Castellón anunció que refrendará su compromiso con la promoción de este tipo de alojamientos, a través de distintas ferias promocionales. Serán seis citas internacionales: Vakantiebeurs, en Utrecht (Holanda); Caravan Camping & Motorhome, en Birmingham (Reino Unido); Reise Camping en Essen (Alemania); MAP (Monde A Paris), en Paris (Francia); Caravan Salon, en Dusseldorf (Alemania) y Caravan Motorhome, en Birmingham (Reino Unido). Y también en cinco certámenes nacionales: Caravaning, en Alicante; Girocamping, en Girona; Caravaning Xanadú, en Madrid; Caravaning Área Central, en Santiago de Compostela; y Fira de les comarques, en Valencia.

El vicepresidente y diputado de Turismo, Andrés Martínez, quien visitó ayer lunes el cámping Oasis, de Orpesa, lo puso como «ejemplo de la excelente red de cámpings castellonense». Allí aprovechó para formalizar la renovación del convenio de colaboración con la Asociación Provincial de Cámpings, que preside José María López, quien manifestó que durante este mes de agosto se rozará el lleno en la provincia.

Martínez hizo hincapié en que, de los 1.737.954 viajeros que recibió la provincia en el 2016 un 24,11% (245.000 turistas), casi una cuarta parte, se hospedaron en cámpings. En pernoctaciones, la cuota resultó superior, del 26,37%, con 1.978.980 de las más de 7,5 millones de reservas totales. La duración media de la estancia, de 8,07 días para los españoles y 11 para extranjeros, llegó a superar a la de los hoteles.

El interior se queda atrás ante el ‘boom’ del turismo de costa

Playas completamente llenas desde principios de junio, ayuntamientos que tienen que regular la instalación de sombrillas en primera línea, chiringuitos y otros negocios de restauración que no dan abasto en diversos momentos del día, aumento del empleo vinculado al sector… Son las realidades del turismo de costa, que vive un auténtico boom y cuyas previsiones de ocupación para julio llegan al 90%.

Mientras tanto, en el interior, muchos establecimientos trabajan a pleno rendimiento en fin de semana, pero en días laborables la actividad se reduce mucho. Es decir, que entre una realidad y la otra hay diferencias evidentes.

Tampoco es que al sector le vaya mal. Al contrario, el presidente de la Asociación de Turismo Rural (ATR), Joaquin Deusdad, explica que los datos que manejan son buenos y apunta que «ya era hora de que la situación mejorara tras seis años de crisis».

Pero entre el 90% del sol y playa y el 54% de reservas que tienen de media en las zonas de interior hay mucha distancia. Aunque confían llegar o incluso superar el 70% con las reservas de última hora, Deusdad es consciente de que no se pueden comparar con estas cifras. Y sugiere que tampoco es su liga. Este empresario, que tiene un alojamiento en Cinctorres (Els Ports), cita un ejemplo que conoce muy de cerca: «En Morella, la primera quincena de julio es temporada baja, pues hay muchos locales que optan por cerrar sus puertas».

DIFÍCIL COMPETIR

Hay algo en lo que coinciden todas las fuentes consultadas, la imposibilidad de competir con determinados gigantes de la costa, que no solo son capaces de ofrecer precios muy competitivos sino que, además, tienen lo que busca el público: playas, buen tiempo y posibilidades de ocio como los festivales. Hay otros momentos durante el año, como la Semana Santa o las escapadas de fin de semana, que son más propicios para los destinos de naturaleza.

Por ello, a lo máximo a lo que aspiran algunos es a beneficiarse de forma colateral de este éxito sin precedentes del modelo litoral. Gabriel Mayo, que regenta un negocio hotelero en Vilafamés, asegura que en este pueblo durmieron hace unos días muchos fibers (en su mayoría nacionales) que llenaron la totalidad de plazas hoteleras existentes. Asimismo, los pueblos de interior ven aumentar el número de turistas durante jornadas puntuales en las que el tiempo impide disfrutar del bañador y las tumbonas y algunos se lanzan a descubrir que Castellón es mucho más.

Todo ello, a la espera del mes de agosto, cuando con las vacaciones laborales de la mayoría los hoteles, apartamentos y casas rurales alcanzan ocupaciones medias de más del 70%, llegando a picos de incluso el 90% o más en fines de semana y puentes como el de la Mare de Déu.

RÉCORD EN EL LITORAL

Si ya julio, sin lanzar las campanas al vuelo porque no habrá cifras hasta final de mes, se prevé «magnífico» en la costa, agosto aún lo será mas. El presidente de Ashotur, Carlos Escorihuela, confía en que los establecimientos situados en los enclaves más turísticos estén por encima del 95% durante la mayor parte del mes.

Estos vaticinios vienen avalados por una cuestión esperanzadora para el sector. Se trata del buen momento del aeropuerto de Castellón, que en mayo registró 18.215 pasajeros, el récord absoluto desde su apertura, y que en los cinco primeros meses del año ya suma 57.690 viajeros. Esto supone que la infraestructura de Vilanova d’Alcolea casi duplica los datos del ejercicio anterior.

Escorihuela confirma, en sintonía con lo anterior, que los empresarios notan «un pequeño incremento en los turistas extranjeros», sobre todo de británicos que aprovechan los vuelos directos desde Londres y Brístol. Eso sí, creen que aún hay margen de mejora. «En números globales, las cifras de foráneos todavía no son relevantes, pero a este ritmo lo serán en el futuro», afirma.

Esta mejoría es otra asignatura pendiente de las comarcas interiores, que piden colaboración para ser más importantes en un sector clave para la provincia.

Hosteleros de Castellón urgen acabar con los mosquitos para evitar pérdidas en el turismo

Acciones eficaces y coordinadas contra los mosquitos para evitar que una posible plaga tire al traste la imagen turística de la provincia de Castellón. Esto es lo que reclama la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo (Ashotur), que insta a todas las administraciones públicas implicadas (Consell, Diputación y ayuntamientos) a que ideen de forma urgente una estrategia común que permita hacer frente a este problema. «Ya llevamos tres años así y no puede ser», incidió este jueves el gerente de la entidad, Carlos Gomis.

«Somos una zona turística y los tratamientos deben llevarse a cabo todo el año para que en verano no haya mosquitos y no perjudiquen al sector», insistió Gomis, al tiempo que reclamó a los políticos acciones conjuntas y evitar discrepancias en esta materia. «Nosotros no somos técnicos, que son quienes deben saber qué se debe hacer, pero está claro que hay que idear un plan para prevenir las plagas», puntualizó.

«Hay zonas en la costa que tienen problemas y hay que solucionarlos cuanto antes», recalcó. Y es que, como informó ayer Mediterráneo, las quejas vecinales evidencian que algo está fallando en los tratamientos, porque, a pesar de que los ayuntamientos aseguran que han intensificado los controles programados, los residentes, especialmente en la franja litoral, alertan de la presencia de estos molestos dípteros.

CLIENTES

Desde el sector hostelero remarcan que la proliferación de mosquitos lleva dos años ocasionando ciertas pérdidas en el sector, pues ahuyentan a la clientela. En este sentido, hosteleros de poblaciones del litoral denunciaron en los últimos veranos que estos insectos pican a los clientes y provocan que la gente deje de acudir a tomar algo.

«La reputación de destino cuesta mucho trabajo conseguir en las redes socialesinternet y si los turistas dicen que aquí hay mosquitos es muy complicado mantenerla. Esto perjudicaría a las reservas», indicó Gomis.

«Nos gastamos mucho dinero en promocionarnos como destino turístico de calidad para que luego este tipo de cosas no se hagan como toca. Es un tema importante, que debe ser tratado como tal», apuntó el portavoz de los empresarios hosteleros.

El sector está a expensas de ver cómo afecta este problema a la campaña estival que está a punto de comenzar. De momento, la previsión es que haya una eclosión de larvas en los próximos días, después de las lluvias del pasado fin de semana, que vinieron acompañadas por un repunte de las temperaturas. De ahí que diversos ayuntamientos de la zona costera hayan puesto en marcha un protocolo especial de vigilancia para intentar localizar los posibles focos y aplicar tratamientos. En cuanto a la previsión meteorológica del fin de semana, se esperan temperaturas elevadas, que rondarán los 28 grados en toda la franja litoral.

Las casas rurales de Castellón se suman al auge turístico y logran el ‘completo’

La tranquilidad es un valor en alza. Cada vez son más los urbanitas que buscan refugio y algo de consuelo, aunque sea por un par de días, en alguna de las casas rurales de Castellón. Oro puro. Y el interior, que lucha como puede contra la despoblación, los acoge con los brazos abiertos. Eso, unido a la mejora económica, explica porqué pasar un fin de semana en el interior de la provincia vuelve a estar de moda. ¿La consecuencia? Los propietarios de los 455 alojamientos rurales toman aire y lo hacen tras ver cómo el negocio cayó una media del 50% en los primeros años de la crisis.

Si un mes antes de fin de año en Castellón era prácticamente imposible encontrar una casa rural libre, esta Semana Santa ocurre exactamente lo mismo. «Lo tenemos al completo y está lleno desde hace más de un mes», apuntan desde El Planet de Maella, un alojamiento situado en el centro de Xert. «Hace unos años costaba más llenar, pero ahora la gente vuelve a salir y se respira algo más de alegría», añade.

Ese optimismo que se vive en Xert lo comparte al cien por cien Joaquín Deusdad, gerente del hotel El Faixero de Cinctorres y presidente de la Asociación de Turismo Rural (ATR), adscrita a Ashotur. «Las previsiones para Semana Santa son muy buenas y todo indica que la ocupación en el interior oscilará entre el 95% y el 100%, sobre todo los días más fuertes, que este año son del 14 al 16 de este mes», describe.

95% DE OCUPACIÓN EN PASCUA

El turismo de interior vivirá una Semana Santa con la mayoría de alojamientos al completo, pero la buena racha empezó el año pasado. De hecho, el sector provincial cerró el 2016 con 46.317 turistas, un 7% más que en el 2014, cuando fueron 43.069, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Lo mejor es que las cifras del último año empiezan a asemejarse a las de antes de la crisis. Un ejemplo. En el 2007, en pleno boom del sector, algo más de 50.000 turistas eligieron alguna casa rural del interior de Castellón para pasar sus vacaciones. En el 2008 se inició una tendencia a la baja que se rompió definitivamente durante la segunda mitad del 2015. Y en el 2016 la mejora se consolidó.

Pero hay otra buena noticia. Las perspectivas son buenas y todo apunta a que el 2017 no va a ser peor. Enero y febrero han acabado con 5.617 visitantes, un 8% más que durante los mismo mes del 2016, cuando fueron 5.190. Esas cifras están permitiendo al sector subir algo los precios, que llevaban años congelados o incluso a la baja. «Las cosas han cambiado y el precio, aunque sigue siendo importante, ya no es determinante a la hora de cerrar un reserva», describe Deusdad.

Ese camino ascendente que han emprendido los alojamientos rurales está propiciando que se vuelva a invertir en el sector. Un par de ejemplos bastan para entenderlo. El Ayuntamiento de Portell está restaurando la antigua Casa Abadía, declarada Bien de Interés Cultural, para convertirla en casa rural. En Traiguera, la casa Thiar Julia consiguió a principio de año la categoría de cinco estrellas, la máxima, convirtiéndose en la primera y única de Castellón en obtener la distinción. «Se trata de ir un poco más allá y ofrecer al cliente un alojamiento de calidad, con todas las comodidades y en un entorno privilegiado», asegura su propietario, Manuel Llopis.

MUCHO MÁS QUE DORMIR

El alojamiento rural gana clientes y eso da alas a las empresas de turismo activo. En los últimos dos años, la cifra de empresas que se dedican a este sector se ha disparado hasta superar las 52 en toda la provincia. Es cierto que la mayoría están en el litoral, pero en las comarcas del interior el sector también crea cada vez más empleo. «La demanda de actividades complementarias es cada vez más alta y aunque hay empresas que ofrecen estos servicios, todavía queda camino por recorrer», sentencia el presidente de la asociación de empresarios.

Somos Aventura es una de esas empresas de turismo activo. Desde Montanejos organiza actividades como rafting, puenting, barraquismo y espeleología para escolares, empresas o grupos de amigos. «La demanda es cada vez más alta» constata Isabel Moreno, una de sus responsables. La empresa colabora, además, con alojamientos rurales de la zona.

Castellón gana casi 10.000 plazas de alojamiento turístico en el 2016

Castellón incorporó casi 10.000 nuevas plazas de alojamiento turístico reglado en el 2016, gracias casi exclusivamente a los apartamentos regularizados y a un ligero incremento del aforo en casas rurales, pues en número, estas descendieron.

Con 12.122 alojamientos y 110.912 plazas en global, Castellón se mantiene como la segunda provincia de la Comunitat en cuanto a aforo diario disponible para hospedar a viajeros (el 23,7%), pero en el último ejercicio Valencia (23,6%) acerca posiciones y está a solo una décima. Eso sí, Alicante sigue liderando, con Benidorm como bastión, más del 50% del conjunto de la oferta autonómica (ver infografía).

En cuanto al ritmo de crecimiento, Castellón también es la segunda, en este caso, con un 9,9% interanual, muy a la zaga de Alicante, a solo una décima, con el 10% de aumento; y el 13,3% de la provincia de Valencia.

En resumen, los hoteles de Castellón pierden plazas en el último año, igual que los hostales y pensiones; los cámpings se quedan invariables y suben los apartamentos, a mucha distancia, casas rurales y albergues.

En opinión del gerente de la patronal turística castellonense Ashotur, Carlos Gomis, «en oferta alojativa, Castellón tiene la que necesita. No es necesario aumentar el volumen de hoteles. Otra cosa sería que el aeropuerto funcionara a pleno rendimiento de líneas y vuelos». Sobre el estancamiento de plazas rurales, manifestó que «hubo un boom de aperturas cuando se daban subvenciones para restaurar viviendas, pero luego paró». Y alertó que también en el interior provincial «hay apartamentos ilegales, igual que en la costa, donde están dando muy buen resultado las campañas de inspecciones».

Desde la Diputación, el vicepresidente y diputado de Turismo, Andrés Martínez, valoró que «Castellón es una provincia cuyo desarrollo turístico se ha producido a lo largo de los años de una manera más paulatina que en otros destinos del litoral mediterráneo, entre otras causas, por no contar hasta hace poco con aeropuerto». «Esto nos ha permitido generar una oferta turística asociada a un destino que transmite tranquilidad, bienestar y calidad de vida, fidelizando a un turista familiar que prefiere pagar un poco más por habitación y gozar de este ambiente en sus vacaciones», dijo Martínez, quien agregó que «el aumento de plazas de alojamiento viene porque se reciben más turistas cada año y de las campañas de inspecciones a apartamentos iniciadas desde Generalitat hace unos años».

Por su parte, el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, apuntó que «el incremento de oferta alojativa en Castellón es positivo y muestra de dinamismo empresarial». Y abogó porque «el reto es la diferenciación y la especialización de la oferta en clave producto, vinculado a servicios (de alojamiento, restauración, oferta complementaria…) entre sí y en torno a motivaciones de viaje (cultura, naturaleza, deporte, salud y bienestar)».

En hoteles, a la cola y con un ligero descenso

La provincia está a la cola de la Comunitat y atesora el 18% de plazas. Su aforo ha bajado, pero muy poco, un -0,4%, sobre todo, por el descenso en el interior.

Tiene casi uno de cada cuatro apartamentos

Castellón gana fuerza y se posiciona como la segunda provincia de la Comunitat en plazas de apartamentos, casi la cuarta parte, el 24,8%; frente al 56% de Alicante y el 19,2% de Valencia. En el litoral aumenta Castellón un 20,6 y en el interior un 10,4. En playa es segunda en crecimiento, y en interior, a la cola.

Los cámpings no van a más, pero resisten

La castellonense es la segunda de la Comunitat en oferta de cámpings, concentrados en la zona litoral, aunque en plazas sigue invariable. Supone el 29%, Valencia el 28% y Alicante el 43%.

Las casas rurales no acaban de despegar

Mantiene el liderazgo en oferta de casas rurales respecto a la Comunitat, dado que Castellón concentra el 41,5%, más que Valencia (31,6%) y Alicante (26,8). Con todo, en 2016 elevó un 1,4% las plazas; Valencia, solo el 0,2%; y Alicante, 2,7%. Pero en número, el interior perdió cuatro.

Restaurantes que optan por echar el cierre

Castellón pincha y pierde un 0,9% de restaurantes en el interior (tiene 582) y el 0,6% en costa, mientras Alicante y Valencia crecen, pero no en exceso.

Más turismo activo y agencias de viajes

Castellón tiene un centenar de agencias de viaje, tras sumar dos, y 52 empresas de turismo activo, después de abrir 13.

Ashotur alerta del freno del Pativel a los futuros hoteles

La Asociación Provincial de Empresarios de Turismo y Hostelería de Castellón (Ashotur) celebró ayer su asamblea general en la que se abordó la problemática que significa el Pativel para el sector, «por poner freno al desarrollo turístico del litoral de la provincia de Castellón». Así lo apuntó el gerente de Ashotur, Carlos Gomis, quien apuntó que «se han presentado alegaciones al Plan de Acción Territorial de la Infraestructura Verde del Litoral (Pativel), a través de la patronal autonómica turística Conhostur; pero estamos a la espera de recibir una respuesta de la Conselleria».

Y es que para los empresarios turísticos «esto puede suponer un freno para desarrollos hoteleros en un futuro, en la franja de 1.000 metros más próxima a la línea de costa, salvo que ya estén proyectados y se realicen cuanto antes», resaltó Gomis, quien apuntó que este es un problema que preocupa mucho al sector.

MÁS GASTRONOMÍA / Por otro lado, Ashotur aprobó la memoria del 2016 y su presupuesto para este ejercicio, «que se mantiene muy similar al anterior ejercicio», indicó el gerente, quien dijo que la situación actual de la asociación es buena y no se prevén ajustes.

Asimismo, en cuanto a los proyectos para este año, citó que se va a reforzar la programación de las jornadas gastronómicas, con dos nuevas, siendo ocho en total. Los certámenes que se incorporan serán, por un lado, en junio, una sobre platos típicos del sur de Castellón, de mar y montaña, (la Vall d’Uixó, Moncofa, Xilxes, Almenara,…). Y otra de las jornadas, ya en el mes de octubre, abarcará los municipios de la Mancomunidad del Alto Palancia, y girará en torno a la Olla y Caza.

Además, en Castellón, volverán a organizarse, ya este próximo mes de abril, los BBC (bocadillo, bebida y carajillo); así como también las rutas de la tapa de Peñíscola, durante junio-julio; y la de Montanejos, en septiembre.

En octubre se celebrarán las del Arroz y el Vino, con menús con estos ingredientes como principales; la popular ruta del tardeo, que tanto éxito ha cosechado, se repetirá de septiembre a noviembre; y las POP de platos con cuchara, regresarán el próximo noviembre a la provincia.

El turismo deja otro récord con 7,5 millones de reservas en Castellón

Castellón superó los 1,7 millones de turistas y los 7,5 millones de pernoctaciones en todo tipo de alojamientos durante el 2016. Unas cifras que suponen superar el récord de la serie histórica ya lograda en el 2015, cuando se rozaron los siete millones de reservas (6.954.737), que en este reciente 2016 se han sobrepasado con creces (7.505.012), prácticamente, un 8% más.

Y en visitantes, más de lo mismo (179.083 nuevos turistas): de los 1.558.870 del 2015 se han alcanzado los 1.737.953, lo que implica un progreso del 11,5%. En definitiva, aumentan las personas que eligen Castellón para sus escapadas y también, aunque en menor medida, los días de vacaciones que estos pasan en hoteles, apartamentos, cámpings o casas rurales de la provincia.

¿Cuál fue la procedencia mayoritaria? El mercado emisor tradicional más potente continuó siendo el español, con 5.325.913 reservas realizadas durante todo el ejercicio, un 7,6% más que el año anterior. La importancia del factor pernoctaciones radica en que refleja la duración del estancias y, a más cuantía, supone un mayor impacto económico.

La demanda de los extranjeros se elevó más, con un alza del 9%, traducido en 2.179.099 pernoctaciones en alojamientos de Castellón. Si la proporción habitual hace unos años era de 80% nacional y 20% extranjero, esta ha variado ligeramente por una proyección de los visitantes de otros países en aumento, cada vez más con el aeropuerto; y ahora la tarta se reparte entre un 71% de cliente español y un 29% foráneo.

los empresarios opinan // «El reciente 2016 ha sido un año muy bueno. El incremento porcentual de casi 180.000 turistas es para estar satisfecho. Es muy destacable», destaca el responsable de alojamiento de Ashotur y presidente del club de producto Introducing Castellón, Javier Gallego. «Lo ideal sería tener una temporada turística de nueve meses, que aún no tenemos», añade. En su opinión, los resultados reflejan que «cada vez más, Castellón tiene aceptación como producto turístico. Ahora bien, habría que analizar si ese alza de turistas se produce en los meses de verano, pues el crecimiento es limitado, y sería preocupante. Lo que interesa es atraer visitantes todo el año, incluida temporada baja, alargar la ocupación hasta octubre y noviembre; y también en mayo».

Para ello, Gallego apuesta por atajar también la «altísima dependencia» del turismo nacional --ahora siete de cada diez visitantes a la provincia-- y abrir el horizonte a más mercados.

De hecho, cara a reforzar el turismo internacional, el aeropuerto está jugando su papel como puerta de entrada de extranjeros (con conexiones con el Reino Unido, Bulgaria y Rumanía); o la proximidad de Francia, número 1 internacional para Castellón, como emisor de viajeros, muchos por carretera.

En el 2016 también influyó la coyuntura de inseguridad internacional (por atentados en otros países), que favoreció reservas de extranjeros que optaban por destinos aparentemente más seguros y también por españoles, que se quedaban por lo mismo, además de recuperar ligeramente poder adquisitivo para salir de viaje por el territorio nacional.

La previsión de la patronal nacional Exceltur para este 2017 es de continuar con un crecimiento moderado del turismo. También en Castellón el empresariado opina que «lo normal es seguir incrementando visitantes, con racionalidad». «Nuestro primer objetivo este año debe ser retener la cuota de mercado del 2016, que ha sido buena. También continuar con los planes estratégicos para desestacionalizar y los de competitividad; así como con los controles desde la Agencia Valenciana de Turismo para atajar los apartamentos ilegales, competencia desleal», añaden.

Piden a los alcaldes que «planten cara» al Consell

El presidente de la asociación que agrupa al sector hostelero castellonense (Ashotur), Carlos Escorihuela, culpó ayer a la Generalitat valenciana de «cerrar el futuro turístico» de toda la Comunitat con el Plan Territorial de la Infraestructura Verde del Litoral (Pativel) y, además de anunciar alegaciones «incisivas» por parte de asociaciones turísticas, aseguró que «se trata de que los municipios planten cara al Consell» para evitar que se aplique el plan como está concebido.

Escorihuela se posicionó de este modo en línea con la amplia contestación que ha tenido el Pativel desde su presentación en la provincia de Castellón, tal y como informó Mediterráneo. El portavoz tachó la preocupación del sector turístico de «grandísima» y rechazó de plano la pretensión de la Generalitat de proteger por completo de los proyectos de edificación una franja de hasta 1.000 metros del litoral, lo que, dijo, «supondrá menos creación de empleo» y «dejará sin nada prácticamente a la gente de los municipios afectados». Concluyó que «no puede ser que siempre paguen los mismos».

Aviso de Moliner // Por su parte, el presidente de la Diputación de Castellón, Javier Moliner, pidió al Consell «reflexión», porque es «un plan que limita las posibilidades de desarrollo futuro y beneficia a los que lo hicieron mal, que ya tienen los recursos, mientras que los que lo hicimos bien somos ahora castigados».

Centró sus advertencias sobre las consecuencias de aplicar el Pativel tal y como está redactado en «la inseguridad jurídica que genera», una situación que calificó de «peligrosísima» en un momento en el que se «depende de la inversión exterior». Igualmente, avisó de que «frena la capacidad de crecimiento de un sector, el turístico, tan importante para Castellón, un riesgo que no puede permitirse este territorio».

El consistorio controlará que el ‘parking’ de caravanas no sea un «camping ilegal»

El Ayuntamiento de Castelló controla de forma diaria el aparcamiento de autocaravanas habilitado junto al Planetario del Grau para impedir que se convierta en un «camping ilegal» y conseguir que se cumplan las normas que rigen un área de estacionamiento que cumple la legislación vigente. Fuentes municipales señalaron ayer a Levante de Castelló que el consistorio cuenta en la zona con una persona que se encarga de vigilar a diario que todos los propietarios de las autocaravanas cumplan la normativa, y, en el caso de que no sea así, informarles pertinentemente o, si es necesario, dar aviso a la Policía Local.

Son parte de las explicaciones que dieron ayer la alcaldesa de Castelló, Amparo Marco, y la concejala de Turismo, Patricia Puerta, a los representantes del sector de campings vinculados a la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo de Castelló (Ashotur), con quienes se reunieron en el ayuntamiento para intentar explicar el objetivo del ‘parking de autocaravanas y su futura ampliación.

Y es que el representante de los campings, José María López, ha denunciado lo que califica de «competencia desleal» , hasta el punto de anunciar posibles «acciones» contra el ayuntamiento». El primer paso, en cualquier caso, será participar en el próximo pleno municipal destinado a los vecinos, previsto para el jueves 26 de enero, donde preguntarán sobre esta cuestión.

Desde el equipo de gobierno, según señalaron ayer fuentes municipales, insistieron en explicar a los empresarios que se trata de dos actividades distintas, ya que los representantes de los campings mantienen que es competencia desleal, algo que niegan en el ayuntamiento al ser dos públicos potenciales distintos.

En este sentido, desde el consistorio aclaran que el turista que visita un camping suele ser el de familias o matrimonios, muchos de ellos extranjeros, que están varias semanas en las instalaciones habilitadas para ello. Frente a ello, el área de estacionamiento del Grau es para autocaravanas que están de paso. De hecho, sólo pueden estar estacionadas 48 horas, aspecto que debe controlar la persona destinada en la zona por la institución municipal. Además, subrayan desde el ayuntamiento que «las normas son muy claras», como no estar más de dos días aparcados y tener prohibido lavar los vehículos, sacar sillas y mesas, poner toldos, barbacoas o tender ropa. De cara al futuro, además, se avanza que se colocará un parquímetro al estilo de la zona azul para cobrar la estancia.

Esta era una de las críticas de José María López, quien señalaba el lunes en este diario que «un aparcamiento de autocaravanas no puede ser gratuito cuando se ha hecho con dinero público. A nosotros se nos exige cumplir con la normativa autonómica para ofrecer el servicio en nuestros negocios y el Ayuntamiento de Castelló, como está ocurriendo en otros municipios, ofrece pernoctar a coste cero y sin autorización».