Las casas rurales de Castellón se suman al auge turístico y logran el ‘completo’

La tranquilidad es un valor en alza. Cada vez son más los urbanitas que buscan refugio y algo de consuelo, aunque sea por un par de días, en alguna de las casas rurales de Castellón. Oro puro. Y el interior, que lucha como puede contra la despoblación, los acoge con los brazos abiertos. Eso, unido a la mejora económica, explica porqué pasar un fin de semana en el interior de la provincia vuelve a estar de moda. ¿La consecuencia? Los propietarios de los 455 alojamientos rurales toman aire y lo hacen tras ver cómo el negocio cayó una media del 50% en los primeros años de la crisis.

Si un mes antes de fin de año en Castellón era prácticamente imposible encontrar una casa rural libre, esta Semana Santa ocurre exactamente lo mismo. «Lo tenemos al completo y está lleno desde hace más de un mes», apuntan desde El Planet de Maella, un alojamiento situado en el centro de Xert. «Hace unos años costaba más llenar, pero ahora la gente vuelve a salir y se respira algo más de alegría», añade.

Ese optimismo que se vive en Xert lo comparte al cien por cien Joaquín Deusdad, gerente del hotel El Faixero de Cinctorres y presidente de la Asociación de Turismo Rural (ATR), adscrita a Ashotur. «Las previsiones para Semana Santa son muy buenas y todo indica que la ocupación en el interior oscilará entre el 95% y el 100%, sobre todo los días más fuertes, que este año son del 14 al 16 de este mes», describe.

95% DE OCUPACIÓN EN PASCUA

El turismo de interior vivirá una Semana Santa con la mayoría de alojamientos al completo, pero la buena racha empezó el año pasado. De hecho, el sector provincial cerró el 2016 con 46.317 turistas, un 7% más que en el 2014, cuando fueron 43.069, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Lo mejor es que las cifras del último año empiezan a asemejarse a las de antes de la crisis. Un ejemplo. En el 2007, en pleno boom del sector, algo más de 50.000 turistas eligieron alguna casa rural del interior de Castellón para pasar sus vacaciones. En el 2008 se inició una tendencia a la baja que se rompió definitivamente durante la segunda mitad del 2015. Y en el 2016 la mejora se consolidó.

Pero hay otra buena noticia. Las perspectivas son buenas y todo apunta a que el 2017 no va a ser peor. Enero y febrero han acabado con 5.617 visitantes, un 8% más que durante los mismo mes del 2016, cuando fueron 5.190. Esas cifras están permitiendo al sector subir algo los precios, que llevaban años congelados o incluso a la baja. «Las cosas han cambiado y el precio, aunque sigue siendo importante, ya no es determinante a la hora de cerrar un reserva», describe Deusdad.

Ese camino ascendente que han emprendido los alojamientos rurales está propiciando que se vuelva a invertir en el sector. Un par de ejemplos bastan para entenderlo. El Ayuntamiento de Portell está restaurando la antigua Casa Abadía, declarada Bien de Interés Cultural, para convertirla en casa rural. En Traiguera, la casa Thiar Julia consiguió a principio de año la categoría de cinco estrellas, la máxima, convirtiéndose en la primera y única de Castellón en obtener la distinción. «Se trata de ir un poco más allá y ofrecer al cliente un alojamiento de calidad, con todas las comodidades y en un entorno privilegiado», asegura su propietario, Manuel Llopis.

MUCHO MÁS QUE DORMIR

El alojamiento rural gana clientes y eso da alas a las empresas de turismo activo. En los últimos dos años, la cifra de empresas que se dedican a este sector se ha disparado hasta superar las 52 en toda la provincia. Es cierto que la mayoría están en el litoral, pero en las comarcas del interior el sector también crea cada vez más empleo. «La demanda de actividades complementarias es cada vez más alta y aunque hay empresas que ofrecen estos servicios, todavía queda camino por recorrer», sentencia el presidente de la asociación de empresarios.

Somos Aventura es una de esas empresas de turismo activo. Desde Montanejos organiza actividades como rafting, puenting, barraquismo y espeleología para escolares, empresas o grupos de amigos. «La demanda es cada vez más alta» constata Isabel Moreno, una de sus responsables. La empresa colabora, además, con alojamientos rurales de la zona.

El turismo de interior logra crecer en Castellón mientras baja en España

El sector castellonense del turismo rural ha logrado crecer durante el pasado julio un 5%, dato que contrasta con descensos de la actividad superiores al 10% registrados por la media estatal durante el mes precedente.

Pese a que el ritmo de reservas fue lento a principios de verano, temporada baja para este tipo de alojamiento, el indicador es positivo dentro de un contexto de trabajo que no está exento de dificultades. El dato lo aporta la consellera de Turismo, Cultura y Deporte, Lola Johnson, quien informó que en el “interior de la Comunitat la tendencia ha sido similar a la registrada en otros años” y, añadió, “destaca el interior de Castellón que, con una media de ocupación del 50% ha subido cinco puntos con respecto a julio del pasado 2011”.

Es un dato que confirman los representantes del sector provincial. La presidenta de la Asociación de Turismo Rural (ATR) de Castellón, Teresa Vaya, valoró ayer martes que “el verano va bien, más o menos como el año pasado, sobre todo con turismo nacional y visitantes del resto de la Comunitat Valenciana”. A la hora de interpretar las causas por las que se produce el mencionado alza, Vaya indicó que, las evoluciones puntuales varían mucho en función de la ubicación concreta, debido a “las fiestas que se producen en cada lugar en un momento dado, como es el caso del Sexenni en Morella, donde acuden muchos visitantes”.

expectativas // Por otra parte y en cuanto las expectativas para las próximas semanas, la empresaria y presidenta de ATR indicó que “el verano lo pasaremos bien”, sobre todo, gracias a que “cada vez se organizan más actividades en los municipios y esto es algo que acompaña y ayuda para que la gente se interese mas por venir a pasar unos días a las casas rurales del interior”.

Además, Teresa Vayá puntualizó que, en zonas concretas como Els Ports, donde se concentra la mayor grupo de oferta de alojamiento de interior de la provincia, “hay que tener en cuenta que este año se celebra el Sexenni en Morella y que, además, han celebrado el Aplec de la comarca”.

Por último, la presidenta de ATR apuntó que “la gente tiene menos recursos para las vacaciones y se queda más cerca, aunque alarga las estancias a cuatro o cinco días”. Otro dato positivo.

El turismo rural de Castellón espera crecer este otoño el 5% sobre el 2010

Los alojamientos de turismo de interior de la provincia, una oferta que sigue aumentando, con 27 casas rurales que se han incorporado en el último año, esperan crecer un 5% en ocupación en la campaña de otoño que se pone en marcha ya, con las primeras reservas para los próximos meses. Mientras, el Patronato Provincial de Turismo de la Diputación de Castellón planea centrar la promoción del 2012 de esta actividad, estratégica para sostener las rentas en las comarcas de montaña, en la difusión de los destinos entre los turistas de sol y playa que recibe el litoral.

En un momento en el que el presidente de la Generalitat valenciana, Alberto Fabra, ha anunciado la puesta en marcha de un nuevo plan de impulso para el turismo rural y mañana, martes, se celebra el Día Mundial del Turismo, el balance de la campaña de verano es “positivo”, según la presidenta de la Asociación de Turismo Rural (ATR), Teresa Vaya, quien asegura que “ha ido bien y estamos trabajando con buenas expectativas para la temporada que va a empezar ahora”.

‘reparto’ de viajeros // Por su parte, la gerente del Patronato Provincial, Virgina Ochoa, aporta datos que apuntan la creciente importancia de esta actividad dentro del sector. Según Ochoa, en torno a un 18% de los viajeros que visitan Castellón tienen ya como destino el interior, aunque es todavía un mayoritario 82% el que acude aún a la zona litoral.

La responsable de la entidad sitúa el nivel de ocupación en los alojamientos rurales durante los pasados meses de julio y agosto en una media del 60%, pero explica que “hay bastantes propietarios de casas rurales que están satisfechos con la evolución, con índices de ocupación que han llegado al 80% y nos han trasladado el buen resultado de las campañas de márketing on line que hemos realizado desde el Patronato de la Diputación Provincial”.

En este sentido y en cuanto a las expectativas, Virgina Ochoa espera que la tendencia al alza de la época estival se consolide y “la previsión es la de crecer un 5% sobre el 2011 en este otoño”.

Sobre las campañas, centradas en contratos con portales de viajeros y distribuidores como lamaleta.com, viamedis.com, losviajeros.com, booking.es y rumbo.com, “esperamos que continúen el año próximo, por el buen resultado y la importancia que tiene el canal Internet para la promoción del turismo de interior”. Además, y como novedad prevista para el 2012, el Patronato Provincial de Turismo proyecta “aprovechar la presencia de los turistas de costa para difundir entre ellos la oferta de excursiones y escapadas por el interior de la provincia”, ha anunciado la presidenta.

plan del consell // En cuanto al anuncio de Alberto Fabra sobre un nuevo plan de impulso para la actividad, aún por concretar, desde la Conselleria de Turismo han puesto de manifiesto que será presentado próximamente por el presidente del Consell. Indican que se trata de una actuación preferente enmarcada dentro del Plan Estratégico Global de Turismo 2011-2020, cuyo objetivo está centrado en consolidar los destinos turísticos de interior, desarrollando un modelo que consolide productos atractivos que supongan la revalorización de nuestro entorno natural.

Igualmente, pretende “consolidar productos ya existentes y desarrollar otros nuevos para incrementar su rentabilidad empresarial, ya que sabemos que este tipo de turismo tiene un efecto revitalizador sobre las economías locales muy importante”.

En definitiva, afirman desde este departamento autonómico, “este plan apoyará las fórmulas que dinamicen la economía, el empleo y la competitividad, con el fin de que la Comunitat Valenciana lidere este sector tan importante”. La Conselleria de Turismo concluye que, además, “servirá para consolidar la población de los pequeños pueblos de interior, convertidos muchos de ellos en destinos turísticos que atraen a visitantes en busca del relax, el bienestar y la naturaleza”.

Las casas rurales estarán en la bolsa de contratación de la feria Valencia

La presidenta de la Asociación de Turismo Rural (ATR), Teresa Vayá, señaló que una buena oportunidad para el turismo de interior, incluido el de eventos y congresos, va a estar en la próxima cita de la Feria Internacional de Turismo de la Comunitat Valenciana (TCV). En el certamen, que tendrá lugar del 25 al 27 de febrero, se organizará una bolsa de contratación. Al respecto, Vayá destacó “la oferta conjunta de CBI y ATR a las agencias on line y a los minoristas del mercado nacional, de Barcelona y Madrid, entre otros”.

Club Temps, casas en el interior ‘abiertas’ al mar

Dentro de la oferta de turismo rural, 25 alojamientos rurales de Castellón se han enganchado a la propuesta del Club Temps, impulsado por la Conselleria de Turismo a finales del 2009. Desde la entidad apuntan que este verano van a intentar atraer con su servicio singular y su calidad probada mediante auditoría, básico para formar parte de este club selecto.

“Es un interior que mira al mar, nuestro mensaje es disfrutar de la playa durante el día y descansar con la tranquilidad de la montaña por la noche; y esto es algo que permite muy bien Castellón, dada la proximidad de los municipios del interior, como Vilafamés, Morella o Sant Mateu, a la costa”, señalaron fuentes del club.

Asimismo, señalaron que el distintivo “es el alto nivel de calidad, y justo nuestro cliente, la mayoría del centro de España, de Madrid, y algo del norte, busca eso, una oferta cuidada y tener la playa cerca pero no alojarse en un litoral que está más masificado”.

La mayoría de reservas corresponden a visitantes de poder adquisitivo medio-alto, sobre todo parejas con uno o dos niños. “En verano está aumentando el cliente de la propia Comunitat Valenciana, quizás por ahorrar frente a destinos como el Caribe”, indicaron.

Los alojamientos de Temps, “que en Castellón son diferentes a los de Valencia y Alicante porque conservan el encanto arquitectónico de antaño”, pasan controles de visitantes anónimos para revalidarse. Ahora se ubican en Vilafamés, Segorbe, Morella, Cirat, la Pobla de Benifassà, Jérica, Ortells, Coratxar, la Todolella, Els Rosildos, Sant Jordi, Vistabella, Xiva, Aldea Anroig, Sant Mateu y Torre d’Embessora.

Las familias apuestan por el ‘todo incluido’ en turismo rural

Los negocios turísticos del interior se han apuntado al todo incluido, que también ofrecen hoteles del litoral, y parece que funciona. La presidenta de la Asociación de Turismo Rural (ATR), dependiente de la patronal Ashotur, Teresa Vayá, explicó que han configurado paquetes “que están teniendo mucho éxito, como los de aventura o los románticos”. Y añadió que, frente a estos lotes, muchos de fin de semana, ahora en verano, lo que prima es el todo incluido, sobre todo para familias, que además eligen mayoritariamente pasar unos cuatro o cinco días de “vacaciones tranquilas”.

Para contar con estos lotes, Vayá explicó que los empresarios de la zona han optado por la cooperación a la hora de dar ya hecho el alojamiento, restaurante y actividades. “Se busca algo más, el precio por persona del completo va de 90 a 140 euros; con coste especial para los niños”, dijo.

El gerente de Altretur, Pep Gómez, señaló que en la oferta para el interior figuran paquetes completos, que incluyen “comida, actividades y todo incluido”. Así, apuntó que “en general se mira mucho el bolsillo y se controla el gasto; el todo incluido se aprecia porque así se puede controlar el presupuesto, si no, se dispara, sobre todo con el turismo familiar, en el caso de un pareja con uno o dos niños”. Gómez apuntó, sobre las reservas que, un año más, ha primado la última hora, “la de julio se hacen en junio; y las de agosto, en el mes de julio”.

Apuntó que “siempre hay casas rurales que se ofrecen al cliente llave en mano, pero cada vez se prefiere más el establecimiento con todo incluido”.

En cuanto a la contratación, indicó que “en la duración se ha dado una sorpresa y es que la estancia se ha alargado; si antes eran dos o tres días, ahora se ha pasado a contrata de cinco a siete u ocho días, la semana”.

Los precios varían según negocios pero en general el sector lleva con la tarifa congelada dos años. A grandes rasgos, en el mercado se encuentran ofertas como una estancia de una semana de una familia con dos niños por 1.200 euros, aunque varía si es temporada alta, en agosto. El turismo activo, con senderismo, descenso de ríos, escalada o visitas a los bosques son otras opciones al alza, con lo cual, va creciendo la oferta complementaria.