El interior rozará el completo en el puente más largo del año

Las previsiones son “buenas”. Los empresarios hosteleros de la provincia confían en que los turistas, principalmente nacionales y de provincias o comunidades cercanas, como valencianos, aragoneses y catalanes, llenen más del 80%, como poco, sus establecimientos durante estos cuatro días del puente festivo más largo del año, más si cabe las casas rurales, que estarán al completo. Y es que tras el episodio de gota fría, las previsiones meteorológicas alejan las lluvias de Castellón para estos días.

El gerente de la Asociación Provincial de Hostelería y Turismo, Ashotur, Carlos Gomis, explicó a Mediterráneo que las previsiones de ocupación para la costa alcanzan el 80%, mientras que en el interior, rozan el 100% en el caso de las casas rurales y el 70% en los hoteles. Y es que la recogida del robellón es un buen reclamo para muchos visitantes del interior de la provincia --más si cabe con las excelentes previsiones tras el episodio de gota fría-- incluidos los propios castellonenses, con ocupaciones de segunda residencia.

Aun así, Gomis recuerda que hay mucha gente que realiza las reservas tarde, por lo que las cifras todavía pueden mejorar a medida que se acerca este fin de semana. Respecto a la incidencia de la crisis en el sector, el gerente de Ashotur reconoce que en términos de rentabilidad, los hoteles, especialmente los de la costa, reducen precios o hacen ofertas o paquetes vacacionales, como niños gratis o 2×1. “No somos partidario de ello, pero no tienen otra opción”, comentó Gomis, quien indicó que en “el interior, se ajustan bastante más”. Por ello, confía en que este puente sea, desde el punto de vista de la ocupación, similar al año pasado: “Hace dos años fue muy bueno, el año pasado ya empezó a notarse la crisis y este, más”.

En términos similares se expresa el presidente de la Federación de Turismo de Castellón, Feturcas, Eduardo Ferreres, quien califica de “aceptables” las previsiones para estos cuatro días. “Estamos en un destino turístico y el visitante catalán nos salva la zona de Peñíscola, al igual que el del País Vasco y Aragón”, manifiesta Ferreres, quien indica que en el interior, muchos hoteles, “están al 70%, depende porque muchos son negocios pequeños y se reserva tarde, pero se espera más movimiento de gente porque la campaña de setas arrastra a un buen número de aficionados”.

Las reservas de última hora salvan la campaña del turismo rural de interior

Las tan temidas reservas de última hora han sacado este año de los apuros al turismo rural del interior de Castellón. El mes de julio empezó mal, y la ocupación de las casas rurales castellonenses se quedó en torno al 35 o el 40 por ciento. Pero en agosto, en cambio, se llenaron entre el 70 y el 75 por ciento de las plazas. Esa cifra se alcanzó gracias a quienes se dieron cuenta en el último momento de que merecían un descanso.

Según explica Alexis de Pablo, director comercial de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo (Ashotur), esa tendencia de hacer las reservas poco antes de partir de viaje ha acarreado problemas de planificación en las casas rurales, que