La previsión de buen tiempo avanza una Pascua de récord en Castellón

Si es de los rezagados y acaba de decidirse por pasar la Semana Santa en una casa rural o en un hotel de la costa de Castellón lo va a tener un poco complicado. A estas alturas, apenas quedan camas libres para los días 3, 4 y 5 de abril y, salvo que las previsiones de que lucirá el sol y que los termómetros superarán los 20 grados se vayan al traste, todos los indicadores apuntan a que esta Semana Santa será mejor que la pasada para el sector turístico. Y eso que la del 2014 no fue mala.

En los hoteles, cámpings y alojamientos rurales coinciden en aventurar que, si no llueve, la ocupación y el negocio serán superiores. Incluso hay quienes hablan de hasta un 5% más que en la última Pascua. Y es que, aunque en estos días el goteo de contrataciones de última hora no cesa, los turistas han sido más precavidos, y ya hay un mayor volumen de camas vendidas que el pasado año en estas mismas fechas. Y eso que las últimas lluvias habían frenado el ritmo de petición de habitaciones. Pero el pasado jueves, con el sol, se reanudaron las reservas hoteleras hasta casi rozar el 95% de ocupación.

Durante el mes de abril del 2014 (el año pasado la Semana Santa fue del 17 al 21), los establecimientos hoteleros del litoral de Castellón recibieron la visita de 87.570 turistas. Y esto año todo apunta a que la cifra será superior. “De momento, el volumen de reservas es mayor que el del año pasado. El clima, en Semana Santa, es determinante. Las previsiones hablan de buen tiempo y ausencia de lluvias, así que todo apunta a que será una buena temporada”, explican fuentes de Marina d’Or Ciudad de Vacaciones, que abre el parque acuático Polinesia, con agua caliente.

Peñíscola es también un valor seguro. A estas alturas, el grueso de los hoteles de la ciudad del Papa Luna están al completo, sobre todo, del 2 al 6 de abril. “Para esas fechas está todo lleno, tal y como ya nos ocurrió el año pasado. Ahora estamos completando reservas para principios de semana, ya que en algunas comunidades autónomas ya no hay colegio”, cuenta Jaime Roche, director del hotel Peñíscola Palace.

En Orpesa, Peñíscola o Benicàssim saben muy bien que la Semana Santa es un termómetro del verano. “Si Pascua va bien suele augurar un buen verano, y todo apunta a que en esta primera prueba mantendremos la senda del crecimiento. Será un buen respiro para el final de una quincena que, por culpa del tiempo, ha sido nefasta”, apunta Roche.

OPTIMISMO EN LOS CÁMPINGS // Quienes también afrontan la Semana Santa con más alegría son los empresarios del sector del cámping. Si durante el 2014, este tipo de establecimientos alojaron a 25.000 turistas, la previsión para este año es incrementar la cifra entre un 4 y un 5%. “Para este sector la meteorología también es esencial. Todo apunta a que hará buen tiempo y, con ello, las reservas van al alza”, indica José María López, presidente de la federación provincial.

Castellón aspira a duplicar el número de turistas extranjeros

Si hay un sector en Castellón que ha sido capaz de dar alegrías a la economía, aun en los peores momentos, ese es el turismo. Mientras otras actividades iban perdiendo fuelle, hoteles, cafeterías, restaurantes, cámpings, y casas rurales han aguantando y sacado pecho gracias, fundamentalmente, al mercado nacional. El turista ha seguido respondiendo y ha continuado eligiendo Castellón como destino vacacional.

A falta de los datos del mes de diciembre, casi 921.000 personas eligieron Castellón el año pasado para pasar sus vacaciones. Son un 3% más que de enero a noviembre del 2012 y el incremento en el número de viajeros hay que achacarlo, fundamentalmente, a los turistas nacionales. “Trabajamos con un cierre de año positivo de en torno al 2% en el número de viajeros gracias, sobre todo, al crecimiento de la demanda nacional, que ha acumulado una variación interanual del 5,4% en el número de clientes”, explican desde la Diputación de Castellón.

A pesar de que los datos son buenos (de septiembre a noviembre del 2013 llegaron 15.000 viajeros más que durante los mismos meses del 2012), el sector de Castellón cree que en absoluto se está tocando techo y que lo mejor todavía está por llegar. Y la clave está en el extranjero. “La gran asignatura pendiente del sector en Castellón sigue siendo conseguir atraer a más turistas extranjeros. Estamos muy consolidados en el mercado nacional, pero el objetivo tiene que ser aumentar el número de extranjeros que nos visitan cada año y ahí la apertura del aeropuerto resulta esencial”, dice Carlos Escorihuela, presidente de la patronal Ashotur.

Sin tener aeropuerto y gracias a importantes campañas de promoción, Castellón ha conseguido incrementar año tras año la llegada de extranjeros. Un ejemplo: En el 2012 llegaron 181.708 (el 19,5% del total), casi 23.000 más que en 2011. Y otro dato más. El pasado mes de agosto 28.480 residentes extranjeros eligieron Castellón para veranear, un 30% más que el mismo mes del año anterior. “El aeropuerto traería más turistas extranjeros y, automáticamente, más inversiones en otras infraestructuras como hoteles o cámpings”, reconoce el presidente de la patronal.

EL AEROPUERTO, LA ESPERANZA // Pero, ¿cuántos turistas extranjeros más serían necesarios? En Castellón la proporción ahora es de 80% nacionales frente al 20% de internacionales y lo ideal, según todos los expertos, es 60-40, es decir, prácticamente duplicar los 182.000 extranjeros que llegaron en 2012 a Castellón. “El turismo nacional es poco exigente, de ahí que la meta debe ser atraer a más visitantes extranjeros. No tengo ninguna duda de que el aeropuerto, a la larga, va a funcionar”, señala Diego López Olivares, catedrático de la Universitat Jaume I y director del Congreso Internacional de Turismo.

A falta de turistas extranjeros, Castellón ha potenciado en los últimos años otras fórmulas turísticas que empiezan a funcionar muy bien. Una de las más rentables es el turismo de festivales, que cada año trae a la provincia casi 400.000 espectadores. También el turismo deportivo y, últimamente, el gastronómico, que está consiguiendo llenar los hoteles y restaurantes de la provincia. “Todo son iniciativas que suman, aunque falta un empujón privado importante. Falta oferta complementaria y ahí las posibilidades que tiene la provincia son muy importantes”, defiende López Olivares.

Castellón supera el 90% de ocupación turística en la recta final de agosto

Los empresarios turísticos de Castellón tienen claro que este agosto, y sobre todo la segunda quincena, va a ser la época punta del verano en ocupación, “que superará el 90% en la costa, la más alta, con diferencia”. Por contra, en el interior, aunque muy animado por los festejos populares de la Asunción y Sant Roc, la reserva de alojamientos rurales estará “más floja, al igual que los cámpings”. Para el presidente de la Asociación Provincial de Empresarios Turísticos de Castellón (Ashotur), Carlos Escorihuela, el interior se situará en un 50%.

MEJOR QUE JULIO // Para Escorihuela, en la provincia, justo este mes y a partir de esta segunda quincena de agosto, “la ocupación es máxima; la gente sale más de vacaciones en estas fechas. Ya desde el 5 de agosto, la primera quincena, ha sido muy buena, y ahora, hasta el día 24, va todo sobre ruedas, y aún faltan las reservas de última hora”.

El portavoz de los empresarios también se mostró optimista en el periodo hasta septiembre, “esperamos que se vayan llenando habitaciones; septiembre suele ser también un mes decente, además, en Peñíscola, las fiestas atraen también a muchos visitantes, aunque de otro perfil, y a medida que avanza incluso llegan ya de la tercera edad”.

En cuanto al origen, destacó que “la masa del turismo de Castellón que suma este agosto es nacional”. Respecto a los extranjeros, algunos establecimientos incluso han recibido menos. “Nos visitan muchos franceses, algunos ingleses, rusos…”, indicó. En todo caso, remató que “afortunadamente, el sector turístico en Castellón se mantiene; vamos sacando el tipo”.

Desde el Patronato Provincial de Turismo de Castellón también facilitaron cifras provisionales de ocupación para la segunda quincena de agosto. La media, del 88% en la costa, es muy similar a la apuntada por Ashotur. Y en cuanto a procedencia de los clientes --como se aprecia en el gráfico-- ocho de cada diez son españoles, con muchos valencianos y madrileños. De extranjeros, con diferencia, ganan los franceses, más de la mitad.

Castellón cierra un buen julio y espera un agosto que roce el lleno

Tras “un buen inicio de campaña”, la patronal turística de la provincia, Ashotur, espera “un buen mes de agosto” en cuanto a ocupación hotelera se refiere, tal y como destaca el presidente de la entidad, Carlos Escorihuela. No en vano, y según las propias cuentas de Ashotur, el hospedaje en la costa ha alcanzado en julio el 87% de ocupación media --muy similar al pasado año-- y la previsión para agosto es llegar al 90% en los hoteles.

Incluso, según Escorihuela, en algunos fines de semana “se puede alcanzar el lleno”, siempre en lo que se refiere a la costa. Durante estos días ya se están realizando las primeras reservas cara al mes veraniego por excelencia, aunque, cada vez más, “las reservas son de ultimísima hora, incluso durante el mismo día de alojamiento”, señala el gerente de Ashotur, Carlos Gomis. Esta tendencia habitual en el resto del panorama turístico nacional se ve acompañada por otra: las ofertas. Trabajar con portales que las ofrecen por internet se ha convertido en un hábito para los turoperadores y hoteles y Castellón no escapa a esta tendencia.

A pesar de ello, las buenas cifras “nos han permitido mantener un poco los precios”, resalta Escorihuela. Y es que son “ocupaciones bastante altas” para la coyuntura económica actual. Por este motivo, el presidente de Ashotur afirma que la campaña “está siendo positiva” y está permitiendo al sector turístico provincial “aguantar el tipo”. Cara a la llegada de visitantes, la ola de calor que a partir de mañana va a azotar el centro y sur de la Península puede favorecer su desplazamiento hasta el Mediterráneo, que no sufrirá tanto los rigores veraniegos.

Los márgenes ajustados se han convertido en la tónica habitual, algo que también se está trasladando al resto del sector hostelero. El presidente del Patronato de Turismo de Peñíscola, Rafael Suescun, afirma que en la entidad han detectado una reducción del gasto medio por visitante en la ciudad, incluso “con cifras peores que las de junio”. Para luchar contra ello, el Patronato va a realizar actividades de animación callejera y de promoción con el fin de que los turistas recorran el casco antiguo de la localidad “y animen el panorama”.

Este problema se repite en el resto de localidades turísticas, en las que el perfil del visitante es el habitual en los últimos años: turista nacional --fundamentalmente de la Comunitat, Cataluña y Madrid--, que repiten en la provincia. Desde Ashotur han registrado un ligero incremento de viajeros procedentes de Francia.

En lo que se refiere al interior de la provincia y a la ciudad, las tasas de ocupación son también “muy parecidas a las del año pasado”, asegura Gomis. En el interior se registró un 40% en julio y hay una previsión del 50% para el mes que mañana comienza, mientras en ciudad, los porcentajes son del 60 y el 50%, afirma.

Las empresas logran hacer crecer la oferta turística provincial

Un balance que sería de estancamiento en un momento de bonanza económica es hoy “muy positivo”. El esfuerzo inversor de las empresas turísticas castellonenses ha logrado incrementar de forma moderada, aunque menos que otras zonas del litoral mediterráneo, la oferta de alojamiento provincial en el 2011, el peor año de la crisis.

Ya en Semana Santa, uno de los momento álgidos para la actividad, los números del anuario que acaba de hacer públicos la Conselleria revelan que la provincia incorporó en el último año nueve hoteles y hostales, cuatro casas rurales, un cámping y 118 apartamentos, con descensos solo en el apartado de los restaurantes.

Desde la iniciativa privada, que ha hecho posibles estos avances y tiene claro desde hace años que el potencial de crecimiento es elevado, muy lejos aún de su techo en Castellón, aseguran también que en el momento en el que el aeropuerto funcione, las grandes cadenas hoteleras también apostarán por este territorio.

En este compás de espera hasta que la estratégica infraestructura funcione y sea operativa, el presidente de la Asociación de Empresas de Hospedaje, integrada en Ashotur, Valentín Collado, valora los datos del 2011 como “una buena noticia”, porque “nos mantenemos, e incluso crecemos”.

las claves // No obstante, apunta como principales motivos para ello el “brutal esfuerzo” de los empresarios, en su mayoría pymes familiares que “trabajan el doble, recortan los márgenes y, a menudo comprometen su patrimonio personal para mantener en marcha los negocios”.

Por parte, el gerente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo de Castellón (Ashotur), Carlos Gomis, destaca no solo el alza del número de hoteles durante el año pasado, sino que “desde 1990 han aumentado a un ritmo de cinco al año, un buen porcentaje, teniendo en cuenta que Castellón tiene un turismo que es, sobre todo, nacional, y no tenemos grandes cadenas, que se interesarán por invertir aquí cuando el aeropuerto esté por fin operativo”.

Ese alza de hoteles se ha producido sobre todo con establecimientos de pequeño tamaño, algunos nuevos y también reaperturas, en un proceso que sigue este año. Gomis cita l’Orangerie (Càlig), Martín el Humano (Segorbe); El Salto de la Novia (Navajas), Cardenal Ram (Morella), La Castellana (Benassal) o dos hoteles más en Castellfort y la Todolella que acaban de abrir o se pondrán pronto en marcha.

Otro aspecto que resalta el gerente de Ashotur es el trasvase de establecimientos hacia categorías superiores, lo que implica un “aumento de la calidad”. Esta evolución, presente en hoteles y hostales, se repite en las casas rurales, importantes para las rentas del interior, aunque no como actividad principal de la mayor parte de los propietarios.

El buen tiempo salva un puente de Todos los Santos que se preveía flojo

El puente de Todos los Santos ha dado una tregua a la crisis en Castellón con una importante inyección económica tanto en la costa como en el interior, donde se ha alcanzado el 80% y el 60% de ocupación, respectivamente, según los datos facilitados ayer a este periódico por el presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo de Castellón (Ashotur), Carlos Escorihuela. La climatología, que en un principio se auguraba complicada, con previsión de gota fría para todo el fin de semana, ha terminado con el mercurio más alto de lo esperado y eso “ha animado a la gente”, que ha salido a la calle y ha permitido salvar unos días que en un principio se preveían flojos.

En cuanto al perfil del turista que ha pasado el puente en la provincia, destacan los españoles, de zonas cercanas “como la Comunitat Valenciana, Cataluña o Teruel”, explicaron desde Ashotur. Han venido atraídos por la oferta gastronómica y de naturaleza, y, de paso, se han encontrado con un buen tiempo que en algunos casos les ha llevado hasta la arena de las playas castellonenses. “Este puente ha significado la clausura de la temporada del buen tiempo y ahora ya nos toca pensar en el próximo, el de la Inmaculada”, apunta Escorihuela.

Para entonces, las previsiones son dispares, “ya que al caer los festivos en martes y jueves, no sabemos cómo se aprovecharán los días libres”, asegura Escorihuela. “Pensamos que habrá gente que cogerá fiesta al principio y otros al final y que irán llegando escalonadamente a la provincia”, auguran desde Ashotur. Para entonces, el buen tiempo seguro que ya no acompañará, pero confían en que los resultados sean positivos, según pronosticó el diputado de Turismo, Andrés Martínez.

LOS RECLAMOS // En los últimos días, el principal reclamo en la costa, en puntos de referencia como Peñíscola o Benicàssim, ha sido el buen tiempo que invitaba a pasear y a disfrutar del entorno, y en el interior, jornadas gastronómicas de caza como las de Vilafamés han llenado los restaurantes. “Estamos satisfechos con la buena acogida, ya que además de la comida, la gente ha podido disfrutar de las visitas guiadas por el casco antiguo y las bodegas”, explica el alcalde, José Pons.

En Els Ports, las rutas senderistas han sido las más demandadas, además del rico patrimonio que ofrecen municipios como Morella. Los buscadores de setas, degustadores de robellones y aficionados a la caza han completado el perfil de quienes han pasado el puente en la provincia, sobre todo en el interior, donde los menús con estos productos de la tierra -escasos por la ausencia de lluvias- han llenado los restaurantes, hoteles y casas rurales dando un respiro a la crisis.

Castellón recibe 55.618 turistas menos en 2010

Castellón cerró el 2010 con menos turistas, un -4% (55.618 menos), y menos pernoctaciones, un -1% (55.956 menos). Un ligero descenso en el que pesa la moderación de la demanda de vacaciones de los viajeros nacionales y, en algunas categorías, como cámpings y alojamientos rurales, sin embargo, gana cuota el visitante llegado de otros países.

Así, la provincia recibió durante todo el pasado ejercicio 1.337.177 viajeros, frente a 1.392.795 en el 2009. En cuanto a pernoctaciones, el total ascendió a 6.098.696, algo menos que las registradas el año anterior, con 6.154.652.

En líneas generales, y como dato positivo, crecieron las pernoctaciones en global en el tipo de alojamiento extrahotelero: cámpings, casas rurales y apartamentos. Asimismo, las opciones consideradas tradicionalmente más económicas para las vacaciones elevaron su cuota. Como ejemplo, los cámpings descendieron en viajeros, pero aumentó la demanda extranjera y en general la estancia media. También experimentaron un avance, pero justo en sentido contrario, los apartamentos, que vieron disminuir las pernoctaciones pero registraron más clientes y, en cuanto a los extranjeros, reservaron más días --igual que ocurrió en los hoteles--.

El presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Castellón (Ashotur), Carlos Escorihuela, valoró que “pese a ser un mal dato el del 2010, nos faltaría valorar el balance económico, que es difícil de cuantificar”. En su opinión, “esta pasada campaña han sido muchos los destinos que han competido con precios y aquí los hemos mantenido bastante. Esto puede hacer que aunque recibamos menos viajeros que otras zonas al final el beneficio sea igual”.

El sector turístico ve en el aeropuerto una “revolución” para la provincia

El sector turístico de Castellón espera como agua de mayo la puesta en marcha del aeropuerto y consideran que esta infraestructura supondrá una “revolución” en el turismo y una de las claves para la economía de una provincia que necesita desarrollar al máximo la industria turística. De momento, el recinto está prácticamente acabado y el martes se inauguraron los accesos por carretera. Todo es cuestión ahora de trámites y permisos.

Y así lo entiende el gerente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo de Castellón (Ashotur), Carlos Gomis, quien considera que el aeropuerto “tendrá una repercusión muy importante, nos abrirá las puertas de Europa, pues cambiará el modelo turístico y el tipo de turista, que ahora es básicamente nacional y que solo viene en verano”. Gomis dice que se podrá ofrecer un turismo de congresos en el interior, que ya se demanda, pero para ello se necesita esta infraestructura y aún no se sabe cuándo podrán volar aviones”.

Para Eduardo Ferreres, el presidente de la otra patronal, la Federación de Empresarios de Turismo de Castellón (Feturcas), dentro de la importancia de la infraestructura destaca que empresarios e instituciones tienen que “concretar más proyectos dinamizadores” para rentabilizar el aeropuerto. “Hay que desarrollar políticas turísticas”, reconoce.

“ES VITAL” // La diputada de Turismo, Susana Marqués, indica que “el aeropuerto es una infraestructura de vital importancia para el desarrollo turístico de la provincia, ya que nos abrirá puertas a mercados extranjeros a los que actualmente no podemos acceder por la falta de conexión aérea”. “En la actualidad el 82% de nuestra demanda procede del mercado nacional debido a esta falta de conexión aérea con otros países --añade Marqués--. El comportamiento del turista ha cambiado; antes destinaban más de 15 días a su periodo de vacaciones y la estancia media se sitúa ahora en muchas ocasiones en 3 ó 4 días, por lo que el tiempo de desplazamiento al lugar elegido es un factor fundamental a la hora de elegir un destino u otro”.

Además, la diputada explica que “los turoperadores están trabajando con márgenes comerciales muy ajustados y los desplazamientos desde el aeropuerto de Reus o Valencia hacia Castellón ahora nos resta competitividad”.

Para el presidente del Patronato de Turismo de Peñíscola, Rafael Suescun, la puesta en marcha de esta infraestructura significará una “revolución turística”. “Ahora hay 37 hoteles en Peñíscola y la mitad están cerrados y muchos podrían abrir para acoger al turista internacional”. “Nosotros estamos preparados para su puesta en marcha. Ya hemos firmado contratos con uno de los turoperadores más importantes de Rusia para que llegue un avión semanal desde mayo a octubre. De momento llegarán en avión a Reus y desde allí a Peñíscola”.

alta demanda en ferias // Orpesa es otro de los municipios que espera la apertura del aeropuerto. “Supondrá un antes y un después. Hemos acudido a 15 ferias nacionales e internacionales y solo preguntan por el golf y el aeropuerto”, comenta su alcalde, Rafael Albert. “En estos momentos llegan turistas polacos, checos y húngaros. Vienen en autobús y son 30 horas de viaje, que se ahorrarán con el aeropuerto”.

El alcalde Benicàssim, Francesc Colomer, que ha solicitado un estudio de viabilidad, afirma que “tenemos que ser un elemento de reclamo y creemos que con el FIB y el Rototom contribuiremos a que el aeropuerto funcione”.

El interior, lleno este puente y la costa al 60%

El balance turístico en la provincia este puente arroja un balance netamente positivo. El interior ha registrado un lleno absoluto, mientras que en la costa ha rondado el 60% de ocupación.

“Hemos superado nuestras previsiones y las casas y centros de alojamiento rural se han llenado completamente”, aseguró ayer Pep Gómez, gerente de Altretur, quien mostró su satisfacción por “la elevada ocupación en los alojamientos de turismo rural, tanto en las casas unifamiliares como en las instalaciones colectivas”, explicó. “Todos los pueblos de Els Ports, Sorita, Ortells, Morella…; el Penyagolosa y la Serrà d’Espadà se han visto beneficiados de la presencia de turistas”, detalló.

Satisfacción también en la costa. Desde la Asociación de Empresarios de Hostelería y Turismo (Ashotur) se indicaba que “la ocupación ha rondado un 60%, especialmente en Peñíscola, a lo que hay que añadir un buen número de hoteles que cuentan estos días con jubilados del Imserso”. Las mismas fuentes subrayaron que “con estos datos puede haber también buenas perspectivas para el puente de diciembre”.

No obstante, la inestabilidad meteorológica, provocó que algunos visitantes decidiesen adelantar unas horas su retorno.

Mientras, en Marina d’Or, la ocupación ha llegado al 100%. Desde la Ciudad de Vacaciones se informa de que “ha habido un lleno absoluto en cada uno de nuestros hoteles, incluso con overbooking en el hotel de cinco estrellas”, concretaron. Además, “con un éxito rotundo de las actividades programadas en torno a Halloween, en la primera vez que organizábamos un conjunto de celebraciones en torno a esta fecha”. “Familias enteras han participado en los talleres creativos, en la fiesta de disfraces, en la cabalgata, o en la xocolatà”, subrayaron desde Marina d’Or.

El turismo nacional ‘salva’ en julio la campaña turística en Castellón

El sector hostelero provincial salva la campaña en julio gracias al turismo nacional. Según los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística, la provincia de Castellón recibió en julio a 107.687 visitantes nacionales, un 0,22% más que en el mismo periodo del año pasado.

Por esta razón, la ocupación en la provincia de Castellón se mantuvo prácticamente en los mismos niveles que el año pasado, con un 66,23% en julio del 2010 (hace un año fue del 66,83%).

Sin embargo, los efectos de la crisis se han dejado notar en un descenso en la afluencia de turistas extranjeros. En concreto, fueron de 22.945 en julio del 2009 frente a 20.964 en el mismo periodo del 2010, es decir, casi 2.000 menos que el año pasado.

Con todo ello, 128.650 personas se alojaron en julio en la provincia de Castellón, un 1,3% menos que el año pasado, y propiciaron más de 550.000 pernoctaciones con una estancia de 4,28 días (dos décimas menos que en el 2009).

Pese a la recesión, la oferta turística se ha ampliado, de forma que el número de establecimientos turísticos es de 235 con 24.552 plazas (el año pasado había 232 locales y la cantidad global de camas ascendía a 24.232). Cuatro comunidades destacan en la procedencia de nuestros visitantes nacionales: Madrid y la Comunitat aportan el 23,75% y el 23,34%. A distancia se sitúa Cataluña (un 12,83%) y Aragón (8,56%).

En el conjunto de la Comunitat 791.207 viajeros realizaron cerca de 3 millones de pernoctaciones, lo que supone incrementos de un 3,44% y un 2,61%, respectivamente. Los precios bajaron un 2%. Asimismo, la ocupación ha aumentado en más de dos puntos respecto a julio del 2009 (67%).

La consellera de Turismo, Belén Juste, destacó el hecho de que Castellón haya mantenido cifras similares al 2009. La consellera destaca la “solidez de la Comunitat como destino turístico vacacional”, ya que, pese al retroceso del turismo extranjero en Castellón, en el resto de la Comunitat, la demanda internacional crece un 4,24%. Sobre todo, destaca la recuperación del mercado inglés, que sube un 10,4%; el italiano (20% más) y el sueco (22%).