El ocio nocturno asumirá el IVA y no subirá el ‘cubata’ estas fiestas

Los empresarios de la hostelería y el ocio nocturno de Castellón no prevén incrementar el precio del alcohol ni de las bebidas carbonatadas el 1 de enero. Aunque es decisión particular de cada establecimiento, representantes de la patronal Ashotur apuntaron que asumirán el incremento del IVA para no frenar el consumo de los clientes, precisamente en un año en el que se ha recuperado.

Y es que el Ministerio de Hacienda anunció que a partir del 1 de enero del 2017 se incrementa el IVA para el alcohol y las bebidas carbonatadas y azucaradas, con lo cual los cubatas se gravan por partida doble. No se sube, eso sí, ni para el vino ni la cerveza.

Con todo, el portavoz de Ashotur de las empresas de ocio nocturno en Castellón, Juan José Benavent, subrayó que «en las fechas que estamos están lanzadas todas las ofertas para Nochevieja y Roscón de Reyes, por lo que la posible subida la asumiremos directamente los hosteleros. No vamos a encarecer los cubatas».

En su opinión, la medida, y más en estas fechas festivas, es desafortunada y «hace un flaco favor al sector», con un impacto negativo. Benavent recordó que ya en estos últimos años, «para capear la crisis hemos mantenido o bajado precios, por lo que este incremento es otro golpe en la línea de flotación de nuestras empresas. Veremos si en 2017 nos mantenemos competitivos».

En la misma línea, el responsble del área de Hostelería de Ashotur, Agustín Platillero, manifestó que «la incidencia no está clara, pues cada establecimiento podrá adoptar una estrategia. Hasta ahora, el hostelero es el que ha ido asumiendo el IVA y el sector ha contenido precios».

Con todo, confió en que el alza no sea muy grande, pues ahora los empresarios ya trabajan «con márgenes muy reducidos», a la vez que tienen que atender otros gastos corrientes fijos como electricidad, agua, etc.

Platillero señaló que «la opinión mayoritaria de los hosteleros es subir los precios lo menos posible, puesto que ahora que justo hay más afluencia de clientes, no queremos pegar un palo y que con ello se retraiga el consumo». Para más inri, añadió, «nos ha pillado en plenas fiestas navideñas; queremos realizar un estudio de lo que supondrá este alza de costes del alcohol y las bebidas azucaradas a largo plazo».

En su opinión, habrá que ver el impacto de este sobrecoste, si es que lo asume el empresario como todo apunta, en restaurantes y discotecas de la costa, el interior o la ciudad, pudiendo tener efectos distintos, según indicó. Y agregó que otro actor en esta obra cuyo papel habrá que ver serán las propias alcoholeras, «que podrían asumir parte de ese incremento de los impuestos».

ALZA DE CENAS DE EMPRESA / En cuanto al balance del sector de la restauración en este 2016, Platillero consideró que «se nota más afluencia y más alegría, hay un ligero aumento del consumo». Además, esta recta final «está funcionando mejor que otros años, con una demanda considerable de comidas y cenas de empresa, y para Nochevieja y Roscón».

La noche se apunta al ‘low cost’ en un intento de no perder más clientes

La noche se ha vuelto gris. Hace cuatro años que el sector del ocio nocturno de Castellón vive horas bajas, pero los empresarios aseguran que como este año, ninguno. Cuesta encontrar optimistas. La crisis, el paro juvenil, la ley antitabaco y el incremento del IVA han formado un cóctel explosivo que está provocando que los márgenes del millar de pubs y discotecas de Castellón sean más ajustados que nunca. Tanto que la patronal del sector estima que la viabilidad de más de la mitad de las empresas está en peligro.

Cuando se llama a la puerta del sector, el pesimismo es extremo. José Luis Selma, portavoz de la Asociación Provincial de Ocio Nocturno y gerente de la discoteca Pirámide de Cabanes, asegura que en los últimos cinco años la facturación del sector en Castellón ha menguado más de un 50%. “La media es de entre un 10 y un 15% menos cada año. Si antes entraban 1.000 clientes en una discoteca ahora entran 300 y eso ha obligado a muchos locales a abrir solo en fechas muy puntuales y concretas”, explica.

SOLO SÁBADOS POR LA NOCHE // Diego Cuevas lleva años trabajando en la noche de Castellón. Conoce como nadie el sector y asegura que solo hay gente los sábados (hasta hace unos años todos los locales abrían también jueves y viernes) para llenar dos de las diez discotecas de la capital. “Hace unos años, un sábado por la noche salían en Castellón más de 6.000 personas. Hoy la cifra no supera las 3.000, y eso siendo muy generoso”, lamenta el gerente de locales tan conocidos como La Fête, DCN y OMG, que asegura que los empresarios hacen todo lo que pueden por intentar sobrevivir cada día.

La única alternativa antes de echar la persiana pasa por estrujarse el cerebro para ofrecer alicientes a esos jóvenes ávidos de nuevas propuestas, aunque con poca alegría en los bolsillos. Y la clave está en la cultura low cost. Promociones como el 2×1, conciertos gratis, entrada libre hasta las 03.00… son solo algunos de los ejemplos, aunque hay muchísimos más. “Las estrategias y el márketing están muy bien y han logrado frenar algo la caída de público, pero el sector del ocio nocturno no volverá a ser lo que fue hasta que no se reactive la economía”, argumenta Juan José Carbonell, empresario de Vinaròs y secretario general de la Federación de Ocio y Turismo de la Comunitat Valenciana (Fotur).

Otra estrategia, a la que muchos empresarios todavía se resisten, es a bajar los precios de las copas. Una copa cuesta en un pub o una discoteca de la provincia entre 5 y 7 euros, nada que ver con los 10 euros de media que valen en Valencia. “Muchos locales han apostado en los últimos años por bajar precios. Lo que está claro es que nadie los ha aumentado y eso que en septiembre el IVA subió en 13 puntos, un porcentaje que ha sido asumido por los empresarios”, sentencia Selma.