Acuerdo para impulsar la seguridad y la salud en la hostelería y el turismo

Unión de Mutuas y la Asociación de Empresarios de Hostelería y Turismo de la provincia de Castellón, Ashotur, han firmado un convenio de colaboración en materia laboral y de seguridad social para reforzar las relaciones entre ambas entidades y ofrecer un mejor servicio a sus empresas asociadas, trabajadores protegidos y autónomos adheridos.

En la sede de la mutua, en Castellón, el presidente de Ashotur, Carlos Escorihuela, y el director adjunto a gerencia, Jaime Querol, rubricaron el acuerdo que establece un marco de cooperación para la ejecución de acciones encaminadas a promover el intercambio y la difusión de conocimientos en áreas de interés común relacionados con la Seguridad Social, el cuidado de la salud y las novedades normativas de carácter laboral.

Para ello, ambas entidades organizarán conjuntamente conferencias, cursos y jornadas dirigidas a las empresas asociadas, trabajadores protegidos y autónomos adheridos, con el fin de reforzar la prevención de los riesgos profesionales, seguridad y salud en las empresas turísticas. Asimismo, también colaborarán en la organización de actividades formativas e informativas para orientar y aportar conocimiento sobre las novedades que surjan en materia laboral y las funciones que desempeña la mutua como entidad colaboradora con la Seguridad Social.

Ashotur nació en 1977 con el objetivo de aunar esfuerzos de representación y defensa de los intereses colectivos de los empresarios turísticos del sector de la hostelería en la provincia. Por su parte, Unión de Mutuas, mutua colaboradora con la Seguridad Social, tiene asociadas 37.395 empresas y protege a 303.493 trabajadores y trabajadoras.

La Cámara nombra asesores del pleno a la rectora de la UJI y al presidente de Ashotur

La Cámara de Comercio de Castellón completa sus órganos de gestión con la designación de los 10 vocales que asesorarán al Pleno. La decisión fue adoptada anteayer en una sesión ordinaria de la institución, presidida por Mª. Dolores Guillamón. Entre los vocales figuran el presidente de Ashotur, Carlos Escorihuela, y la nueva rectora de la UJI, Eva Alcón.
Los diez vocales asesores que completaran el pleno de la Cámara son personas de reconocido prestigio en la vida económica de la provincia.
Los nombrados son Vicente Nomdedeu Lluesma (Presidente Ascer), Carlos Escorihuela Artola (Presidente Ashotur); Federico Lozano Torrejón (Presidente Fecap), Vicente Cuevas Julve (Presidente de la Asociación Empresarios de Transporte Interurbanos de Viajeros en Autobuses de Castellón); Eva Alcón Soler ( Rectora Universitat Jaume I) ; Francisco Toledo Lobo (Presidente Autoridad Portuaria); Javier Rodríguez Zunzarren (Presidente Colegio Profesional de Ingenieros Industriales); Jose Maria Rubio Gargallo (Congelados Dil, S.L.); Ramón Arenós Ripollés (Herarbo 2, S.L.); Antonio Vallet Pérez (Invabe, S.L.).

Castellón celebra unas fiestas de ‘lleno’ total

Más alegría en los bolsillos. Castellón celebra unas fiestas masivas que inyectarán un balón de oxígeno a la economía, con una previsión de impacto económico superior a la del año pasado, que ya fue «de récord», y que en los próximos nueve días, hasta la noche del Vítol, puede superar los 13 millones de euros. «Este año, a los 260 actos en la calle se suma una feria taurina con todas las estrellas y, si el tiempo aguanta, sumaremos hasta un 5% más que en el 2017, cuando la semana fundacional ya se consideró de récord, sacando cabeza de los últimos años». Lo dice Carlos Escorihuela, presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros y Turísticos (Ashotur) de Castellón, un avance que secundan informes de economistas de la Cámara de Comercio, que ponen el acento en que «la Magdalena son unas fiestas altamente participativas, en las que la gente sale, lo pasa bien y gasta», añadiendo que «cobra importancia el hecho de que este año sean las primeras fiestas grandes de la Comunitat, por delante de las Fallas, lo que atraerá más visitas, de todo Castellón y también turismo de proximidad de Valencia y Cataluña, sobre todo los dos fines de semana».

«La semana grande, con la Feria Taurina en pleno rendimiento, dejarán unos datos de ocupación rozando el lleno en los hoteles de Castellón y ocupando muchas plazas en Benicàssim, con pernoctaciones que van desde una noche hasta las cuatro, de jueves a domingo, con turismo que consume en bares, restaurantes y que visita todos los mesones, que hay para todos los gustos», explica el presidente de la patronal turística, que argumenta que «la gastronomía es uno de los ganchos de la Magdalena y si el sol aguanta, será una muy buena semana para el sector en todos sus frentes».

Y es que el que quiere hacer planes de última hora para venir a Castellón o para quedar con los amigos a almorzar o comer hoy puede que se lleve una sorpresa si no ha reservado con mucho tiempo. La tradición de quedar a almorzar antes de ir a la primera mascletà del calendario magdalenero o comer a su finalización se ha instaurado «en los últimos tres o cuatro años». José Romero, gerente del Grupo La Guindilla, ha colgado el cartel de completo en sus cinco establecimientos para hoy. «Hace más de un mes que está todo reservado, o incluso más en algunos locales --explica--. Son, sobre todo, grupos grandes, de amigos o familias, con menús cerrados que este año superarán los 30 euros por persona de media». «Si tuviéramos 100 mesas más seguro que las llenaríamos», dice Romero.

Lo mismo en otros locales, sobre todo los que ocupan el radio de acción de la plaza María Rosa Molas, donde es imposible encontrar plaza ni a las 10.00 ni a las 13.00 horas, o los que circundan la plaza Mayor o el centro.

Caso igual en los establecimientos cercanos a la plaza de toros, con mucho público tanto para los festejos populares, que empiezan esta misma tarde, como la feria, que arranca mañana, domingo, con la novillada. Este 2018, además, a la oferta más oficial de restaurantes, se consolida la tradición de ir a los mesones, y tanto el de la Tapa y la Cerveza, como el nuevo del Vino, además del Mercat Gastronòmic y la Carpa de la Cerveza o la Fira del Bou. Son destino diario de miles de visitas durante las fiestas en una semana grande con más oferta que nunca, con «más alegría económica», según los economistas, que elevan el gasto medio por persona a unos 150 euros por persona para los 9 días de fiesta.

El gerente del Grupo Guindilla asegura que «esta será una mejor Magdalena que la del año pasado, porque Castellón ya tiene ganas, y se reserva estos días para salir, pasarlo bien y gastar». El presidente de Ashotur, por su parte, adelanta que «toda la ciudadanía se vuelca con las fiestas, y son muchos los que vienen a disfrutar de una Magdalena cada vez más internacional».

Los hoteleros piden promocionar Castellón para ‘exprimir’ el tirón turístico del AVE

Los empresarios turísticos de la provincia piden activar diferentes iniciativas para aprovechar el tirón en la atracción de viajeros que está suponiendo el AVE entre Castellón y Madrid, que en su primer mes de funcionamiento han utilizado más de 18.000 usuarios, según informó Renfe y recogió este diario ayer. Entre las medidas a impulsar destacan la promoción, tanto de la capital de la Plana como del resto de la provincia.

En ello coinciden la presidenta de la Cámara, Dolores Guillamón; el de la patronal Ashotur, Carlos Escorihuela; y el del club Introducing Castellón, Javier Gallego. De hecho, este último señala que es «absolutamente imprescindible» actuar en este sentido y Guillamón recalca que la provincia «tiene que aprovechar que está el AVE, que se ha visto que hacía falta: Todos los fines de semana tengo gente que viene porque se ha puesto en servicio». Por su parte, Escorihuela apunta que ha llegado el momento de «vender lo que tenemos en Castellón para que la gente venga».

En el aspecto promocional quien más claro se muestra es el presidente de la patronal turística. En opinión de Escorihuela, para la promoción habrá que ver «quién está dispuesto a aportar» y no esconde que será necesario un «plan económico» que financie las acciones a materializar.

Trabajo propio

Pero no solo es este el camino. Escorihuela recalca que será necesario reunirse con la Administración, pero también con «los prescriptores de la provincia» para analizar cómo el propio sector turístico puede facilitar la atracción de turistas. En este sentido, Gallego afirma que se debe concretar un «programa de excursiones, que tenemos que hacer nosotros» para llevar los turistas a los lugares que más les interesen: «Pueden dormir en Castellón y pasar el día en Morella, Peñíscola, Torreblanca,…». En este sentido, recuerda que, años atrás, «València creció cuando integró al resto de la provincia».

Y, para ello, recuerdan ambos, es también «fundamental» la conectividad con el norte de la provincia: «El AVE tiene que venir acompañado del aumento de frecuencias de los Cercanías al Maestrat», apunta Escorihuela. Asimismo, la presidenta de la Cámara incide en que los precios de los billetes «sean competitivos».

Plataforma

Tanto Guillamón como Gallego formaron a finales del 2014 parte de la plataforma Pro AVE que, impulsada por el Ayuntamiento de Castellón, también conformaban la Diputación, la Generalitat y el Gobierno --todos regidos por el PP-- y los antiguos gestores de la Confederación de Empresarios de Castellón. El objetivo de la entidad era, precisamente, activar iniciativas que permitiesen rentabilizar la llegada el AVE, que en aquel momento se creía inminente. Pero, tras un par de citas, dejó de reunirse sin haber adoptado ninguna medida concreta.

Para Guillamón sería «interesante» activar algo similar, ya sea «dentro o fuera de una plataforma». Y Gallego recalca que, además de reivindicativa, debe ser «proactiva: Tenemos que ser nosotros los que aportemos». Sobre ello, el presidente de la patronal valenciana (CEV), Salvador Navarro, se muestra dispuesto a «trabajar» con sus asociados para crearla si lo creen «conveniente».

La lucha contra el intrusismo y la oferta no reglada, objetivos del sector para 2018

Lleva 23 años al frente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo (Ashotur), la patronal del sector turístico castellonense, desde donde ha visto evolucionar el sector y ha conocido las medidas de fomento impulsadas por las distintas administraciones. Además, Carlos Escorihuela Artola, es un empresario activo y emprendedor lo que da un valor añadido a su opinión a la hora de pasar revista a un sector que es estratégico en la economía no solo provincial o autonómica sino estatal. Un sector que, como apunta, debe transformarse para adaptarse a las tecnologías digitales que favorecen la globalización y que aumentan la oferta de destinos que reciben los turistas. Pese a esa mundialización, considera que el turismo de sol y playa es el que realmente “tira” del sector. Un sector que en Castellón tiene en el turismo familiar un pilar destacado.

– ¿Cuáles son las prioridades del sector turístico castellonense para 2018?

– Las prioridades pasan por consolidar la posición de hegemonía que está tomando el sector en la provincia ya que, a medida que vamos superando la crisis económica de estos últimos años, el sector se ha consolidado como el referente en creación de empleo y desarrollo económico de la provincia. Castellón ha sido tradicionalmente una provincia muy dependiente, en cuanto a creación de empleo, del sector de la construcción muy ligado a la cerámica. Y estos años de la crisis han sido un momento propicio, pese a las dificultades que atravesamos, para que el sector turístico se posicionara donde le correspondía. Y eso, a pesar de que quedan muchas cosas por hacer. Estoy convencido de que el turismo en Castellón puede dar más de sí pero, para ello, hay que contar con los apoyos económicos necesarios.

– El caballo de batalla del sector es buscar alternativas al modelo de sol y playa, ¿se trabaja en esa línea?

– Yo discrepo, porque sí es cierto que el turismo nació al amparo del sol y playa, luego han ido apareciendo otras opciones que se han ido poniendo en práctica. De hecho, hay muchos subsectores como el gastronómico, el cultural, el deportivo, el ecológico, el rural… pero, al final, hay algo que es clave para el sector turístico en Castellón: el sol, la playa y la climatología.
En ese intento de desestacionalizar el turismo, se ha pensado un sector turístico desarrollado al margen de estos elementos. Hubo un momento en el que, no sé por qué, se intentó hacer creer que el turismo de sol y playa iba a desaparecer en beneficio de otros modelos. Nada más lejos de la realidad, porque actualmente el modelo de turismo ligado al sol y playa es el que realmente “tira” y hace que España, y en Castellón también, sea un referente turístico en el ámbito internacional. Y esto no son apreciaciones, sino que queda avalado por las cifras de turistas extranjeros que tenemos, que muestran un crecimiento importante y continuado año a año. Y creo que la dinámica se va a mantener, sin ninguna duda.

– En ese intento de buscar alternativas al modelo de sol y playa se introdujeron conceptos como el turismo ecológico, cultural, gastronómico, experiencial o deportivo, ¿son esas las opciones diferenciales del turismo castellonense?

– Castellón es una provincia realmente privilegiada, contamos con cosas que otros quisieran. Tenemos un interior de la provincia que es de lo mejor de España, a escasos metros de la costa, con sus contrastes, algo que no ocurre en muchos sitios. Además, hemos sido capaces de crecer en sectores como el gastronómico o el deportivo, que han convertido a la provincia en un referente de eventos deportivos de todo tipo, lo que ha ayudado a que zonas que no pueden vivir del sol y la playa hayan tenido opción de mantener los establecimientos en temporada baja, gracias a este turismo deportivo que atrae a miles de personas que pasan el día en la provincia, con la familia, y que comen y pernoctan, en algunos casos. Esto hace que se dinamice el sector.
Hemos pensado en otro tipo de turismo, pero el turismo familiar lo hemos trabajado bien y lo hemos consolidado y año tras año sigue siendo referente. Ello nos permite registrar unas ocupaciones magníficas, con unos precios medios que nos hacen estar al nivel de otras zonas que nosotros tenemos como referente.

Esta provincia tiene de todo. Por ello, debemos seguir impulsándolo para convertirlo en una oportunidad que hay que trasladar en las ferias, con el fin de hacer ver a los turoperadores que Castellón es un destino de referencia a tomar en consideración.

– ¿Castellón se ha convertido con el paso del tiempo en un referente de turismo familiar?

– Castellón tiene un segmento de turismo medio, básicamente familiar. Hay una tradición de muchos años de familias que vienen con los hijos y siguen viniendo muchos años, hasta que crecen y buscan otros destinos, pero llegan otras familias y el ciclo continúa. El modelo ha sido positivo. Tenemos una buena imagen entre quienes buscan un destino de turismo familiar que hace que las familias con niños nos elijan para pasar sus vacaciones. Y eso demuestra que lo hemos hecho muy bien. Puede ser que esto nos haya hecho perder otro tipo de turistas, pero creo que hemos trabajado bien y si somos capaces de mantener y potenciar esta fórmula vamos a acertar de pleno porque es verdad que, competir en un mercado global en el que todos quieren captar al mismo tipo de cliente, es muy difícil.

Como empresario volvería a apostar por un turismo de familia, de proximidad en muchos casos, no hay que olvidar que en Castellón tenemos el 30 % de turistas de la Comunitat Valenciana y eso dice mucho en nuestro favor porque nos eligen nuestros propios convecinos para pasar los fines de semana, los puentes o las vacaciones.

Sin embargo, no debemos olvidarnos de que el turismo de interior está en un buen momento; somos un referente, somos la provincia con mayor y mejor oferta de la Comunidad Valenciana y es un turismo que se registra todo el año, en puentes, fines de semana, en verano y que, además, tenemos una oferta buena.

– ¿El aeropuerto y la apertura de la provincia al exterior puede cambiar ese modelo de turismo?

– Queremos también el turismo extranjero, pero es difícil de traer, porque han habido circunstancias económicas que cambiaron esa tipología de venta que había. En cualquier caso creo que esa vía la abriremos poco a poco. De hecho, ya se están haciendo cosas. Hemos visto como el aeropuerto de Castellón ha ido desarrollándose y tomando forma, pese a que nadie confiaba en él. Va avanzando. Es un proyecto a largo plazo. Creo que es una infraestructura necesaria igual que otros destinos turísticos del país y si tiene un coste también lo tienen otras actividades.

– ¿Ha respondido el aeropuerto a las expectativas creadas?

– El aeropuerto fue cuestionado, pero está en marcha, aunque desde que se empezó a hablar de él y a construirlo hasta ahora han pasado años y en ese tiempo en Castellón se construyeron hoteles e infraestructuras que no teníamos cuando se planteó el aeropuerto. Entonces no había tantas plazas hoteleras, pero que se han creado en este tiempo, igual que se reformaron los hoteles existentes o construido otros de nueva planta, grandes. Ese lapso de tiempo nos ha permitido prepararnos para adaptarnos a las nuevas necesidades derivadas del turismo que nos llega a través del aeropuerto. Un aeropuerto que es una puerta que nos abre al mundo.

Ashotur en Aerocas

– Ashotur está integrado en el consejo de dirección de Aerocas, ¿es bueno tener voz en esta infraestructura?

– La presencia del sector en Aerocas es buena, porque al estar representados en ese órgano podemos opinar sobre qué ocurre en el sector, damos nuestra versión y entendemos cómo funciona el aeropuerto. Es un órgano de intercambio de información que favorece la cooperación.

– ¿Qué queda de aquella apuesta por el turismo de golf que iba paralelo al aeropuerto?

-En su momento, cuando se pensó que se podían hacer, había una economía que lo permitía. Es verdad que no sabemos por qué en Castellón se paralizaron todos. Esto nos hizo daño porque entonces era un momento oportuno y ahora los tendríamos hechos. Posiblemente alguno se hubiese cerrado, pero tendríamos unas instalaciones que a un tipo de cliente le gustaría y traeríamos clientes de Noruega, por ejemplo, a jugar al golf. Sería una opción.

En mi opinión, la paralización del aeropuerto por distintos motivos le hizo un flaco favor a Castellón. Hubo personas que apostaron e invirtieron para que el proyecto saliera adelante y me cuesta creer que se les haya dejado en la estacada, perdiendo lo que tenían y, en algunos casos, con deudas económicas importantes. Eso no ha favorecido a nadie, ni tenemos mejores condiciones ecológicas, ni… son terrenos que se han quedado como eriales. Nos encontramos con que ahora se duda de quién es el propietario del terreno, si lo vendió o no…

– La crisis ha afectado a todos los sectores de la economía y en el caso del turístico no ha sido una excepción, pero ¿ha superado la crisis?

– La crisis hizo mucho daño a todos los sectores. Sin embargo, el sector turístico, pese a pasarlo mal como todos, y esto es evidente, tuvo la suerte de que pudo mantener en los peores años casi el 100 % de actividad y casi ninguna empresa grande cerró. Algunos restaurantes sí que cerraron, pero campings, apartamentos u hoteles se pudieron mantener casi en su totalidad. Ello fue posible a base de ajustar los precios. Y a partir de 2014 empezamos a notar un aumento de la ocupación, aunque los precios se mantenían estables. Estamos contentos de cómo han ido las cosas el año pasado y este. Y la tendencia va en esa línea.

– ¿Colabora la Administración en la superación de la crisis?

– En estos momentos hay empresarios que quieren hacer cosas y es tiempo para que desde las administraciones se impulse el turismo, porque la inversión privada llega porque quien tiene espíritu emprendedor busca las oportunidades donde piensa que mejor le van a ir las cosas. Por eso tenemos que generar las oportunidades. Tenemos que hacer ver a la gente que somos una zona sin riesgo, con futuro, que somos trabajadores y capaces de aportar mano de obra cualificada y que apoyamos a quien venga con un proyecto. Y ese ‘tenemos’ empieza por las administraciones, cuyos gestores deben de ser conscientes de que no hay que poner ninguna traba y hay que abrir las puertas a cualquier inversor que llegue con una idea. Se le debe oír y no rechazar, por principio, cualquier iniciativa. Esta es una asignatura pendiente de la Administración. Entiendo que es complicado para alguien que llega a la política conocer la problemática de cada sector, pero es preciso que tomen conciencia de que no podemos evolucionar o desarrollar ningún territorio si no hay economía. El turismo representa el 14 % del PIB de la economía valenciana y hemos de pensar que por ahí tenemos un camino por recorrer.

Nunca es el momento de tasas

– Curiosamente, la misma Administración que impulsa medidas de apoyo al sector, impone una polémica tasa turística que rechazan frontalmente empresarios y administraciones provinciales y locales…

– No sé qué pasará, porque cuando un partido gobierna con apoyos le resulta difícil tomar decisiones, porque está pendiente siempre de terceros y en función de valoraciones que no son siempre objetivas. En este caso de la tasa, es cierto que el partido mayoritario del tripartito han dicho que no están a favor. Creo que no es el momento. Nunca es el momento de tasas, porque pienso que son como un castigo, pero hay dos partidos que cogobiernan que están a favor de aplicarla.
De ahí la dificultad que tiene en estos momentos el Consell. En este contexto, antes de imponer una tasa turística se debería sopesar bien en qué nos beneficia, en qué nos perjudica, qué aporta o deja de aportar, si están todas las partes afectadas de acuerdo, en especial los empresarios del sector que conocen su problemática a fondo porque la viven diariamente o quiénes diseñan la política con criterios académicos. Nosotros, como empresarios, aceptamos las decisiones de los políticos y unas veces esas medidas nos salen bien y otras no tanto. Pero es injusto que por el mero hecho de pernoctar en algún lugar se genere una tasa, no sabemos muy bien a qué criterio o a qué responde. Esa tasa podría afectar al consumo de los turistas en el destino.

– Entonces, ¿qué va a ocurrir?

-En el momento en el que se tenga que sumar la tasa, va a ocurrir que haga descender el precio del alojamiento para compensarlo y esto redundaría en la economía y seríamos los empresarios quienes tendríamos que asumir el coste de la tasa. No se puede aplicar esa tasa mientras estás invirtiendo en promocionar el turismo en el mundo, diciéndole al turista que vengan aquí y cuando llegan pagan el precio de todo el mundo y cuando se van a ir les pedimos que pasen por taquilla para pagar una tasa extra. Por ello, les hacemos un flaco favor al penalizarles por venir. Y hacemos que reconsideren la inversión que hacen durante su estancia aquí. Yo creo que esas cantidades de dinero que calculan que se recaudan por medio de tasas podrían obtenerse de otra forma. Solo con que potenciásemos la evolución del sector, lo recaudaríamos con impuestos de forma rápida, no haría falta cobrar esa tasa al turista.

– ¿Cómo son las relaciones de los empresarios turísticos con el Consell?

– La sintonía con la Agència Valenciana del Turisme (AVT) es muy buena; hay un buen feeling. Sintonizamos bien con las áreas de formación, promoción… con todas de la AVT y con los gestores. Mantenemos reuniones de forma periódica e intercambiamos información sobre necesidades del sector. Ese entendimiento es básico porque caminamos hacia el mismo objetivo. Con Colomer, en la AVT, como con la Diputación de Castellón, a través de su Patronato Provincial de Turismo, tenemos una buena sintonía.

– ¿Cómo es el empleo en el sector?

– A los empresarios nos gustaría tener el mayor número posible de empleados, a tiempo completo y en las mejores condiciones laborales posibles, pero son puestos de trabajo que es importante que existan y cuyas condiciones mejoraremos. Por eso, soy consciente y comparto la opinión de que hay que hacer un esfuerzo para que esos puestos de trabajo sean más estables y evitando la temporalidad de la contratación. En esa línea hacemos lo que podemos. Pero si a todo esto le ponemos alguna traba frenamos el avance, sin duda.

– ¿Hay movimiento en el sector?

– Se han abierto nuevos negocios, todos vinculados al campo de la restauración, atendiendo las tendencias de la nueva cocina, que es un campo a cuidar. Asimismo, se han abierto hoteles y van surgiendo nuevos proyectos, para hoteles y apartahoteles, que hacen que se mueva el sector. Está en boga el sector de los apartamentos turísticos, aunque sea un sector que ha empezado a reglarse para evitar competencias. Es bueno que se registren ante la Administración para evitar problemas.

– La Administración autonómica está intentando regular esa actividad, ¿qué les parece?

– La lucha contra el intrusismo y la oferta no reglada debe ser una de las principales prioridades del sector para el 2018. La buena imagen y el prestigio que ha alcanzado nuestro destino dentro del panorama nacional gracias al buen hacer de nuestro empresariado se puede ver seriamente perjudicada por este tipo de alojamientos que no ofrecen ningún tipo de garantía ni seguridad jurídica al usuario y que representa una competencia desleal importantísima a los empresarios de nuestra provincia y un fraude a la sociedad.

– Como otros empresarios del sector, ha estado recientemente en la Feria Internacional de Turismo, Fitur, en Madrid. ¿Cómo se beneficia el sector de las campañas en las ferias turísticas?

– Las ferias son muy importantes porque nos permiten decirle al mundo, como el caso de Fitur, que estamos ahí. En esta feria exhibimos nuestra oferta y realizamos contactos con gente del sector. Pero hacer negocio en las ferias es difícil y complicado porque en tres días no se puede hablar con todo el mundo. Son muy buenos escaparates por los que pasan los posibles turistas. Pero los negocios de verdad, con los mayoristas, agencias de viaje o los turoperadores, se trabajan en los despachos. Es más fácil que te reciban a ti en un espacio concreto en el que puedes exponer tu oferta y negociar precios. Sí que es verdad que hace unos años los contactos se iniciaban en las ferias. Hoy la tecnología digital ha revolucionado todo y la globalización cambia la forma de contactar.

Creo que las ferias van a ir perdiendo un poco de fuelle y van a ir quedando solo las más representativas y las pequeñas.

C. Escorihuela: “Para que vengan turistas hay que hacer cosas”

El presidente de la patronal del sector turístico castellonense que reúne al 100 % de los grandes establecimientos, sostiene que “el turismo se afianza como una industria clave en el tejido económico y laboral de la provincia, con unas cifras de ocupación turística elevadas”.

Por eso, Carlos Escorihuela considera preciso que los empresarios estén preparados para afrontar las demandas de una sociedad cada vez más digital y que “contrata el destino a través de internet”. Ante ello “es preciso que un sector como el turismo tenga que adaptarse y utilizar estas tecnologías que nos permiten conocer la información que generan los miles de turistas que nos visitan para ofrecerles nuevos productos según sus gustos. Las tecnologías están cambiando el modelo de negocio”.

“De todas formas, no debemos olvidarnos”, apostilla que “para que vengan turistas hay que hacer cosas. Nadie tiene una varita mágica y sabe qué hace falta con exactitud, pero tiene que haber de todo. Si queremos tener turismo debemos ser capaces de lograr que el cliente cuando venga, disfrute, lo pase bien, se divierta porque al final, estén más o menos días, la gente necesita diversión, tiene que salir y moverse. El turista tiene que tener infraestructuras como parques acuáticos, por ejemplo, como tienen todos los destinos. Por eso, la construcción de este tipo de infraestructuras vinculadas al turismo deben de apoyarse desde el minuto uno por las administraciones”.

El Consell de Turisme desaconseja la tasa y Puig deja la puerta abierta

El Consell Valencià de Turisme aprobó ayer, como era de esperar, «por amplia mayoría», un «no» rotundo a la aplicación de una tasa turística en la Comunitat, pidiendo «no politizar» y argumentando criterios «técnicos y profesionales». Así lo explicó el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, quien presidió la sesión en la que compartió totalmente la opinión del sector, que «desaconseja» implantar este tributo en los alojamientos de Castellón, Valencia y Alicante.

Una postura, la de este órgano «consultivo», que se trasladará a Les Corts, donde el grupo Podemos, con apoyo de Compromís, planteó a mediados de mes instar al Consell para que implante el tributo en el próximo 2018.

Al respecto, Colomer mostró su «respeto absoluto» al foro parlamentario, pero confía en que se respete también la opinión del sector: «Tenemos una sociedad plural y ya procederá el Parlament a resolver desde una lógica democrática el desenlace».

Entre los argumentos que esgrimió ayer el «ecosistema turístico público y privado» (empresarios, ayuntamientos, diputaciones y Generalitat-Agencia Valenciana de Turismo), figuró que «preferentemente, los caladeros de nuevos ingresos están en la lucha contra el intrusismo profesional». También se añadió que «desde el punto de vista moral sería un error circunscribir el gravamen al alojamiento reglado y formal, que es precisamente el que ya tributa y, además, genera riqueza, empleo, marca y prestigio para la Comunitat». Otro tercer argumento giró en torno a que «la calidad no depende de la tasa turística, pues hay ciudades masificadas que la cobran desde hace años», manifestó Colomer, explicando el análisis tras el foro en el Consell de Turisme.

MATICES DE VALENCIA Y CCOO / En el seno de la sesión, según señalaron los asistentes, el no firme en la votación, y solo la Diputación de Valencia expuso la línea de si se hablaba de cómo serían las condiciones de esa tasa; y el sindicato CCOO-PV, que preguntó si la recaudación podría repercutir en una mejora de la formación para profesionales turísticos.

Tras conocer la decisión del Consell Valencià de Turisme contra la tasa, el president de la Generalitat, Ximo Puig, presente en un acto en Castellón, valoró que dicho organismo «es un agente más que se ha pronunciado y se tendrá en cuenta. Es un órgano consultivo de la Generalitat». Con todo, el jefe del Consell añadió que «no solo el sector tiene que decidir sobre la aplicación de la tasa. Es un debate que se tiene que producir. Aquí no hay nada blanco o negro. Lo que hay que hacer es trabajar juntos». Asimismo, Puig dejó la puerta abierta a la tasa, ya que recordó que «el impuesto sobre el alojamiento, más preciso que hablar de tasa turística, es una cuestión que está en toda Europa». Sobre la postura de Ashotur de llegar a los tribunales si se aplica la tasa turística, respondió que «es difícil recurrir aquello que no está situado actualmente en ningún papel oficial». Informa Ramón Olivares.

Por su parte, el diputado de Turismo, Andrés Martínez, destacó que «el empresariado ha sido unánime, desde todos los subsectores, y ha explicado muy claramente que la implantación de una tasa favorecería claramente a los alojamientos ilegales». Consideró que la tasa es «una medida injusta y perjudicial para el turismo, sector del que depende el sustento económico de miles de familias en Castellón». Además, añadió que «castigar al que elige venir a la Comunitat o al empresario turístico legal no es lo más aconsejable. Ese turista puede huir a otros mercados, tanto nacionales e internacionales».

CASTELLÓN Y ALICANTE / En cuanto a los municipios presentes en el cónclave del Consell sectorial autonómico, la edila de Turismo del Ayuntamiento de Castellón, Patricia Puerta, valoró que «la realidad del turismo en la ciudad de Castellón desaconseja la aplicación de una tasa turística». Consideran que «podría influir negativamente» a la hora de atraer visitantes que permitan posicionar la ciudad en el mapa turístico nacional e internacional. En la línea, Puerta apeló a no olvidar que «el sector turístico es generador de empleo y, a la vez, dinamizador de la economía local».

Precisamente, ayer, en otra capital, Alicante, PSOE y PP, junto a ediles no adscritos, unieron posturas en el pleno municipal, donde sacaron adelante una declaración institucional de rechazo a la tasa turística, con abstención de Ciudadanos y negativa de Compromís y Guanyar Alacant.

Además de la representación política, Castellón estuvo presente en el Consell de Turisme con el presidente de Ashotur, Carlos Escorihuela; por la Confederación de Empresarios de Castellón, Miriam Gimeno; y por la Federación Valenciana de Municipios y Provincias, Vicent Gil.

PP y Ashotur piden a Colomer que dimita si se aplica la tasa turística

La Diputación de Castelló y la patronal del sector del turismo Ashotur «exigieron» este miércoles en una rueda de prensa conjunta que el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer dé marcha atrás en los planes del Consell para aprobar una tasa turística en la Comunitat Valenciana.

La polémica surgió la pasada semana durante el debate del estado de la Comunitat en la que los diputados socialistas se abstuvieron ante una resolución presentada por Podem y apoyada por Compromís en la que se proponía abrir un debate sobre un impuesto a la actividad turística.

El propio secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, mostró su oposición a implantar una tasa por las pernoctaciones de los turistas, pero el apoyo al debate del síndic del PSPV en Les Corts, Manolo Mata, y el hecho de que el partido socialista quiera estudiar la propuesta deja en una difícil posición al responsable político del turismo valenciano.

En concreto, el presidente de Ashotur, Carlos Escorihuela, mostró la oposición frontal de la patronal turística a la tasa y argumentó no saber exactamente sobre qué servicio se aplicaría la tasa. «No es justo que por el mero hecho de pernoctar en algún lugar se genere una tasa no sabemos muy bien en base a qué criterio o a qué responde», manifestó Escorihuela. En su argumentación, el responsable de la patronal castellonense indicó que la tasa podría afectar al consumo de los turistas en el destino. «En el momento en el que se tenga que sumar la tasa, va a ocurrir que haga descender el precio del alojamiento para compensarlo y esto redundaría en la economía y tendríamos que soportar los empresarios el coste de la tasa», lamentó. Además, Escorihuela criticó que no se hubiera hablado con el sector antes de lanzar esta iniciativa y apuntó que el mercado interno valenciano sufriría una «doble tasa». «Teniendo en cuenta que un 30% del cliente turístico de nuestra comunidad es el propio valenciano, habría que dar una vuelta a ese tema de que pagaríamos por tasa otra vez los propios habitantes de la comunidad».

Así mismo, el diputado provincial de Turismo y alcalde de Peñíscola, Andrés Martínez, se mostró «preocupado» por el debate sobre la tasa y calificó la iniciativa como «una locura, una barbaridad y un atropello sobretodo al turista que legítimamente elige un alojamiento reglado y legal para venir a nuestra comunidad». Martínez indicó que el impuesto mermaría la competitividad de la Comunidad Valenciana como destino turístico y citó a Andalucía, Murcia o Canarias como destinos que podrían elegir los turistas. En relación al secretario de Turismo y a la reunión del Consejo de Turismo que tiene lugar este jueves, el alcalde de Peñíscola apuntó que «desde aquí pedimos que el secretario autonómico comparezca y dé marcha atrás a la resolución aprobada en les Corts». Martínez acusó a Colomer de «falta de liderazgo» y le espetó a «rectificar», argumentando que «si no lo hace, yo no se lo voy a pedir, pero probablemente tenga que irse para casa».

Andrés Martínez cifró en 3.000 millones de euros la aportación del sector del turismo en la Comunidad Valenciana en turismo y se refirió a que la tasa pretende recaudar entre 30 y 45 millones de euros, para lo que propuso que «si les falta dinero (…) que persigan a la economía sumergida; los inspectores en los alojamientos no reglados se pongan a trabajar a la gente para que emerja toda esa economía de apartamentos ilegales y cuestiones que no están tributando».

Por su parte, el vicepresidente de la diputación, Vicent Sales, anunció que el Partido Popular va a presentar una moción para instar a que no se implante la citada tasa y para invitar al Consell a consultar con el sector para llegar a un consenso.

Anteriormente, Sales indicó que la iniciativa, a la que calificó de «tasazo», sería «un golpe a la competitividad de las empresas» en un momento, apuntó, en el que el sector está creciendo tras años de dificultad. Así mismo, acusó al Ximo Puig de «no escuchar» al sector y de «ser prisionero» de Podem y de Compromís.

El interior se queda atrás ante el ‘boom’ del turismo de costa

Playas completamente llenas desde principios de junio, ayuntamientos que tienen que regular la instalación de sombrillas en primera línea, chiringuitos y otros negocios de restauración que no dan abasto en diversos momentos del día, aumento del empleo vinculado al sector… Son las realidades del turismo de costa, que vive un auténtico boom y cuyas previsiones de ocupación para julio llegan al 90%.

Mientras tanto, en el interior, muchos establecimientos trabajan a pleno rendimiento en fin de semana, pero en días laborables la actividad se reduce mucho. Es decir, que entre una realidad y la otra hay diferencias evidentes.

Tampoco es que al sector le vaya mal. Al contrario, el presidente de la Asociación de Turismo Rural (ATR), Joaquin Deusdad, explica que los datos que manejan son buenos y apunta que «ya era hora de que la situación mejorara tras seis años de crisis».

Pero entre el 90% del sol y playa y el 54% de reservas que tienen de media en las zonas de interior hay mucha distancia. Aunque confían llegar o incluso superar el 70% con las reservas de última hora, Deusdad es consciente de que no se pueden comparar con estas cifras. Y sugiere que tampoco es su liga. Este empresario, que tiene un alojamiento en Cinctorres (Els Ports), cita un ejemplo que conoce muy de cerca: «En Morella, la primera quincena de julio es temporada baja, pues hay muchos locales que optan por cerrar sus puertas».

DIFÍCIL COMPETIR

Hay algo en lo que coinciden todas las fuentes consultadas, la imposibilidad de competir con determinados gigantes de la costa, que no solo son capaces de ofrecer precios muy competitivos sino que, además, tienen lo que busca el público: playas, buen tiempo y posibilidades de ocio como los festivales. Hay otros momentos durante el año, como la Semana Santa o las escapadas de fin de semana, que son más propicios para los destinos de naturaleza.

Por ello, a lo máximo a lo que aspiran algunos es a beneficiarse de forma colateral de este éxito sin precedentes del modelo litoral. Gabriel Mayo, que regenta un negocio hotelero en Vilafamés, asegura que en este pueblo durmieron hace unos días muchos fibers (en su mayoría nacionales) que llenaron la totalidad de plazas hoteleras existentes. Asimismo, los pueblos de interior ven aumentar el número de turistas durante jornadas puntuales en las que el tiempo impide disfrutar del bañador y las tumbonas y algunos se lanzan a descubrir que Castellón es mucho más.

Todo ello, a la espera del mes de agosto, cuando con las vacaciones laborales de la mayoría los hoteles, apartamentos y casas rurales alcanzan ocupaciones medias de más del 70%, llegando a picos de incluso el 90% o más en fines de semana y puentes como el de la Mare de Déu.

RÉCORD EN EL LITORAL

Si ya julio, sin lanzar las campanas al vuelo porque no habrá cifras hasta final de mes, se prevé «magnífico» en la costa, agosto aún lo será mas. El presidente de Ashotur, Carlos Escorihuela, confía en que los establecimientos situados en los enclaves más turísticos estén por encima del 95% durante la mayor parte del mes.

Estos vaticinios vienen avalados por una cuestión esperanzadora para el sector. Se trata del buen momento del aeropuerto de Castellón, que en mayo registró 18.215 pasajeros, el récord absoluto desde su apertura, y que en los cinco primeros meses del año ya suma 57.690 viajeros. Esto supone que la infraestructura de Vilanova d’Alcolea casi duplica los datos del ejercicio anterior.

Escorihuela confirma, en sintonía con lo anterior, que los empresarios notan «un pequeño incremento en los turistas extranjeros», sobre todo de británicos que aprovechan los vuelos directos desde Londres y Brístol. Eso sí, creen que aún hay margen de mejora. «En números globales, las cifras de foráneos todavía no son relevantes, pero a este ritmo lo serán en el futuro», afirma.

Esta mejoría es otra asignatura pendiente de las comarcas interiores, que piden colaboración para ser más importantes en un sector clave para la provincia.

Piden a los alcaldes que «planten cara» al Consell

El presidente de la asociación que agrupa al sector hostelero castellonense (Ashotur), Carlos Escorihuela, culpó ayer a la Generalitat valenciana de «cerrar el futuro turístico» de toda la Comunitat con el Plan Territorial de la Infraestructura Verde del Litoral (Pativel) y, además de anunciar alegaciones «incisivas» por parte de asociaciones turísticas, aseguró que «se trata de que los municipios planten cara al Consell» para evitar que se aplique el plan como está concebido.

Escorihuela se posicionó de este modo en línea con la amplia contestación que ha tenido el Pativel desde su presentación en la provincia de Castellón, tal y como informó Mediterráneo. El portavoz tachó la preocupación del sector turístico de «grandísima» y rechazó de plano la pretensión de la Generalitat de proteger por completo de los proyectos de edificación una franja de hasta 1.000 metros del litoral, lo que, dijo, «supondrá menos creación de empleo» y «dejará sin nada prácticamente a la gente de los municipios afectados». Concluyó que «no puede ser que siempre paguen los mismos».

Aviso de Moliner // Por su parte, el presidente de la Diputación de Castellón, Javier Moliner, pidió al Consell «reflexión», porque es «un plan que limita las posibilidades de desarrollo futuro y beneficia a los que lo hicieron mal, que ya tienen los recursos, mientras que los que lo hicimos bien somos ahora castigados».

Centró sus advertencias sobre las consecuencias de aplicar el Pativel tal y como está redactado en «la inseguridad jurídica que genera», una situación que calificó de «peligrosísima» en un momento en el que se «depende de la inversión exterior». Igualmente, avisó de que «frena la capacidad de crecimiento de un sector, el turístico, tan importante para Castellón, un riesgo que no puede permitirse este territorio».

Castellón seducirá en Fitur con más festivales y rutas culturales

Empresarios el sector turístico, ayuntamientos, Diputación y Generalitat ultiman a contrarreloj los preparativos para potenciar Castellón como destino de vacaciones en este 2017, en la Feria Internacional de Turismo de Madrid (Fitur), del 18 al 22 de enero, que se adelanta unos días respecto a la edición anterior. Promover los nuevos festivales y rutas culturales, el Patrimonio de la Humanidad provincial; así como una completa agenda de reuniones con turoperadores y aerolíneas conforman la estrategia.

Los festivales de música constituirán un producto estrella, con novedades como el Sansan, en Benicàssim (abril); y otro de rock, en Castellón (mayo); que se suman al Arenal Sound, de Burriana; y el FIB y el Rototom, en Benicàssim. El secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, destacó que se llevará a Fitur la marca Musix y se tendrá ya listo «su reglamento». Pero también brillará el patrimonio, «con nuevos productos para desestacionalizar la industria turística y que gane musculatura, como la ruta Camins de Dinosaures (Els Ports), la del Grial (Alto Palancia) y la de los Cátaros; así como los proyectos que presentarán las Mancomunidades; los olivos milenarios; y el arte rupestre y Fallas, Patrimonio de la Humanidad». La Generalitat también firmará un convenio de cooperación turística con Aragón y se reunirá con Ryanair, entre otras.

NUEVA WEB / La Diputación de Castellón se reunirá con turoperadores extranjeros y empresas tecnológicas, para potenciar una nueva web, y hará hincapié en estos productos: costa y deportes náuticos, festivales, turismo activo y eventos deportivos, gastronómico con Castelló Ruta de Sabor, familiar, cultural y patrimonial, y de salud, como destacó el diputado de Turismo, Andrés Martínez. En el apartado culinario, por primera vez, la provincia cuenta con el atractivo de tener dos cocineros de estrella Michelín: Miguel Barreda y Raúl Resino.

Por la patronal Ashotur, su presidente, Carlos Escorihuela, remarcó que en este Fitur el sector se marca el reto «de sumar más turistas por el aeropuerto a través de turoperadores extranjeros». También el Club de Producto Introducing Castellón, integrado en Ashotur y coordinado con Aerocas, ultima preparativos y presentará su nuevo catálogo de productos, según destacó uno de sus integrantes, Alexis de Pablo.

Asimismo, Marina d’Or confirmó que repetirá con estand propio, en el pabellón 8. «Llevamos nuestra oferta turística para todo el año, con promociones especiales fuera de temporada y servicios incluidos (balneario, parques de ocio, excursiones), que salen casi gratis», indicaron.

Por otro lado, desde hoy y hasta el domingo, los cámpings y Orpesa participan, con la Comunitat y Turespaña, en la feria turística Vakantiebeurs, en Holanda.