Vuelos casi llenos a diez días del estreno del aeropuerto de Castellón

El aeropuerto de Castellón se prepara para una fecha histórica, la llegada de los vuelos regulares. La cuenta atrás llega cuatro años y medio después de la sonada y electoral inauguración protagonizada por el ideólogo de esta infraestructura, Carlos Fabra y el expresidente valenciano Francisco Camps. En diez días recibirá su primer vuelo regular: un avión de la compañía Ryanair que aterrizará el 15 de septiembre en las pistas de Vilanova d’Alcolea a las 10.40 horas.

El avión, con una capacidad 189 pasajeros, está casi completo según refleja la página web de la compañía de bajo coste. La aerolínea traerá a partir de ese día tres vuelos semanales desde Londres y dos desde Bristol. Los primeros están llenos al 85% (apenas quedan libres unos asientos en los vuelos con salida en la capital británica), los segundos al 70%. De ir totalmente llenos, a Castellón llegaría un máximo de 945 personas cada semana. El sector turístico provincial admite que aún es una incógnita cuál será el impacto. “Es difícil de cuantificar, nadie sabe dónde se van a alojar, si son todo turistas, si vienen a ver a familiares o si se van a ir a Valencia”, dice Carlos Escorihuela, presidente de la asociación provincial de hostelería y turismo, Ashotur.

Los de la aerolínea irlandesa son los primeros vuelos regulares que ha conseguido traer la empresa adjudicataria del aeropuerto, SNC-Lavalin, que gestiona la controvertida instalación desde mayo del pasado año. No hay más contratos cerrados, así que el objetivo de mover a 35.000 pasajeros, contando ida y vuelta, en el primer año de operación (el día de la firma del contrato se habló de 50.000), no se cumplirá si no es con vuelos privados. Por el aeropuerto de Castellón pasarán hasta final de año (los vuelos de Bristol solo llegan al 21 de octubre) algo menos de 23.000 pasajeros en el mejor de los casos. Es decir, con todos los aviones llenos.

Por el momento, todo son preparativos para la puesta a punto de un aeropuerto que dejará de ser desértico, por días. Los pequeños cambios se notan. Ahora el acceso no está cortado por una valla y no hay que identificarse en la garita de vigilancia. Ya no es un aeropuerto cerrado al público, pero sigue teniendo una terminal deshabitada. Solo un par de operarios trabajaban este viernes en la puesta a punto de la terminal de pasajeros. Otros (una media docena) ultimaban detalles en las oficinas de ‘renting’ y en la de información, que expone carteles de la Vall d’Uixó, Benicàssim, Vilafamés, Peñíscola y Morella. El marketing turístico está casi listo. Sobre unos estantes reposan docenas de folletos, solo cuatro de ellos en inglés. Son los que promocionan las playas de la provincia, el turismo de salud (con una referencia a Marina d’Or y su “próximo” PAI del golf, pese a estar paralizado), rutas destacadas, actividades, etc.

Los campos de golf, aquellos que iban a ser el reclamo de miles de turistas según el sueño de Carlos Fabra, apenas ocupan un par de páginas porque en todo este tiempo ninguno de los doce proyectos previstos se ha ejecutado. Solo están los tres que ya estaban antes de iniciar las obras del aeropuerto. Y por ello, las expectativas del sector turístico son toda una incógnita.

Carlos Escorihuela explica que en estos meses han viajado a Reino Unido y se han reunido con touroperadores para presentar la oferta turística de Castellón, pero al ser preguntado por qué impacto prevé que tengan los vuelos y cuál es el perfil de turista que vendrá admite que no lo sabe y que hay que esperar a ver qué pasa. El aeropuerto supuso una inversión de 150 millones.

Según el último informe de mercados emisores que elabora la Agencia Valenciana de Turismo, el Reino Unido es el principal mercado para la Comunidad Valenciana con una cuota del 34,6% del turismo extranjero del pasado año, cuando llegaron dos millones de turistas británicos. El Reino Unido es el primer emisor de Alicante y el tercero para Valencia y Castellón. Pero a esta provincia que estrena aeropuerto solo llegaron 27.860 británicos en 2014, contando las asistencias al Festival Internacional de Benicàssim, todo un reclamo juvenil para este mercado.

SNC-Lavalin es la empresa encargada de gestionar el aeropuerto de Castellón hasta 2033 y recibirá por ello 24,5 millones de la Generalitat durante los primeros nueve años. Ya ha cobrado 6,6 millones: 2,1 en 2014 y 4,5 (el máximo anual que puede recibir) en este año, apuntan desde la Consejería de Hacienda y Modelo Económico. Este es el departamento que va a tomar las riendas de Aerocas, la empresa pública del aeropuerto que controla la Generalitat con una participación residual (no llega al 1%) de la Diputación de Castellón. El próximo lunes se celebrará la junta de accionistas en la que el Consell nombrará a los nuevos cargos del consejo de administración. El nuevo jefe será Francesc Colomer, el actual director de la Agencia Valenciana de Turismo y quien durante años fue el azote de Carlos Fabra, el promotor del aeropuerto.

Días antes de que el nuevo gobierno de PSPV-PSOE y Compromís tomara posesión, Aerocas adjudicó a una empresa externa, Viarium Ingeniería SL, un contrato de asistencia técnica y supervisión del contrato de explotación del aeropuerto por 44.850 euros. Este es el último de una decena de contratos menores que la sociedad pública ha cerrado desde que Lavalin gestiona el aeropuerto. Se trata en todos los casos de procedimientos negociados sin publicidad que suman 537.000 euros y van desde el contrato para la asistencia jurídica a conceptos como la puesta en marcha del sistema de inspección de equipajes en bodega, revisión y reparación del sistema de climatización, de los sistemas eléctricos, etc. Unos trabajos que, desde la Consejería, apuntan que serían responsabilidad de Aerocas y no de la concesionaria.

No está lista la página web que, según el pliego de licitación, SNC-Lavalin debía poner en marcha para informar del aeropuerto de Castellón.

Los hoteles de la provincia abrirán tras el verano para Ryanair

Los hoteles de Castellón, sobre todo de la costa, afrontarán este año, tras el verano, el reto de permanecer abiertos más meses para atender a los turistas británicos que lleguen con los vuelos regulares de Ryanair, desde Reino Unido, a través del aeropuerto.

Los grandes turoperadores ya ultiman con los empresarios castellonenses operativas de turismo internacional con chárteres a Castellón (Marina d’Or, Gran Hotel, Peñíscola Plaza…), como apuntó Mediterráneo. Mayoristas de viajes, como Sehrs, que trabaja ya en paquetes de playa para el cliente británico, apuntó: “Hay que tener en cuenta que Ryanair solo tiene previstas dos operativas a este aeropuerto y ambas comenzarán acabada la temporada estival (a partir del 15 de septiembre), siendo una de ellas por un periodo muy corto (Bristol solo mes y medio), y más, Londres. Pero está el inconveniente de que la mayoría de establecimientos de costa en esa zona cierran sus puertas a primeros de octubre”.

Y es que hasta ahora muchos establecimientos hoteleros seguían abiertos unos meses más gracias a las reservas del Imserso. Con todo, ahora, los hoteleros están dispuestos a dar un giro radical a su estrategia, si hay demanda.

El presidente de la patronal turística Ashotur, Carlos Escorihuela, afirmó contundente: “En Castellón estamos preparados para alojar a los turistas que puedan llegar con Ryanair, hay suficientes plazas para repartir por toda la provincia y no todos buscarán lo mismo. En octubre-noviembre, según la meteorología, habrá quien quiera golf, cultura… y no solo playa”. Y añadió que “habrá que ver cómo evoluciona la demanda de los vuelos. Sin alojamiento no se van a quedar”, al tiempo que recordó que ahora mismo muchos hoteles se mantienen operativos hasta mediados de octubre o noviembre.

El turismo rural ofrecerá paquetes de ocio a los vuelos de extranjeros

El sector del turismo rural de Castellón, en plena época dorada por los buenos resultados de ocupación del puente de la Constitución, también ultima ya sus proyectos para el 2015, como aprovechar el tirón del futuro aeropuerto para atraer con paquetes de ocio a los extranjeros que lleguen con los chárter y se alojen en hoteles de la costa.

El objetivo es que pasen el día con actividades especiales, “como rutas de senderismo, BTT, visitas culturales, etc.”. Así lo expresó Gabriel Mayo, presidente de la Asociación de Turismo Rural (ATR), dependiente de la patronal provincial Ashotur, que celebró recientemente su asamblea anual. Entre los proyectos que aprobó ATR figura, precisamente, sacar rendimiento del auge del turismo internacional que se espera en la provincia.

“Hemos tratado de ver qué podemos hacer para que cuando funcione el aeropuerto y lleguen más turistas intenracionales canalizarlos para que también acudan a visitar el interior de Castellón. Europa en general, desde alemanes a holandeses, ingleses y franceses están en nuestro punto de mira”, destacó Mayo, al tiempo que desveló que empresarios de turismo rural han recibido a lo largo de este año a alemanes y holandeses para contactos previos y tienen pensado avanzar en las negociaciones y firmar acuerdos en Fitur 2015, “que será clave por el aeropuerto”.

Para Mayo, “los grandes turoperadores traen turistas a la costa, donde hay más volumen de plazas de alojamiento. Pero el turismo de interior puede ofrecer ocio y naturaleza”. Precisamente, la asociación quiere plantear al Patronato Provincial de Turismo de Castellón, en la reunión que tienen el 15 de diciembre, ayudas para campañas de promoción.

“Hemos pensado repartir folletos en Peñíscola y en Orpesa para atraer a los turistas nacionales y extranjeros los días de mal tiempo. Y también repetir la difusión de Castellón en Valencia ciudad. Las visitas de valencianos se han incrementado mucho y cerraremos un año positivo”, dijo.

Los extranjeros prefieren venir a Castellón en la temporada baja

Después de las buenas cifras de afluencia de turistas y ocupación, el sector hotelero provincial espera que en el mes que acaba de comenzar y en octubre siga la tendencia al alza en la captación de viajeros extranjeros. Eso sí, el presidente de la patronal castellonense Ashotur, Carlos Escorihuela, reconoce que este segmento de mercado es muy particular en la provincia, ya que en muchas ocasiones se trata de personas mayores que prefieren la temporada baja.

No en vano, según las estadísticas del INE (y a pesar de que en julio se registró un aumento de visitantes foráneos respecto al mismo mes del año pasado), en mayo llegaron más viajeros extranjeros que en el séptimo mes del año (23.231 frente a 20.615), mientras el mayor número de pernoctaciones se produjo en abril, con 75.696.

FRANCIA // Ante estas cifras, Escorihuela reconoce que los extranjeros “vienen ya organizados” después de que turoperadores o incluso agencias pequeñas se dediquen a cerrar viajes en autobús. No en vano, como reconoce el diputado de Turismo, Andrés Martínez, “la cercanía con Francia” hace que la mayoría de turistas de fuera de las fronteras españolas procedan del país vecino.

Así las cosas, Escorihuela reconoce que este nicho de mercado ayuda a desestacionalizar, en el sentido de que permite mantener abiertos los hoteles en “las puntas de temporada”, en marzo y finales de octubre --cuando están abiertos en Peñíscola, por ejemplo--, cuando “no los podemos llenar con gente de procedencia nacional”, manifiesta.