Las casas rurales de Castellón se suman al auge turístico y logran el ‘completo’

La tranquilidad es un valor en alza. Cada vez son más los urbanitas que buscan refugio y algo de consuelo, aunque sea por un par de días, en alguna de las casas rurales de Castellón. Oro puro. Y el interior, que lucha como puede contra la despoblación, los acoge con los brazos abiertos. Eso, unido a la mejora económica, explica porqué pasar un fin de semana en el interior de la provincia vuelve a estar de moda. ¿La consecuencia? Los propietarios de los 455 alojamientos rurales toman aire y lo hacen tras ver cómo el negocio cayó una media del 50% en los primeros años de la crisis.

Si un mes antes de fin de año en Castellón era prácticamente imposible encontrar una casa rural libre, esta Semana Santa ocurre exactamente lo mismo. «Lo tenemos al completo y está lleno desde hace más de un mes», apuntan desde El Planet de Maella, un alojamiento situado en el centro de Xert. «Hace unos años costaba más llenar, pero ahora la gente vuelve a salir y se respira algo más de alegría», añade.

Ese optimismo que se vive en Xert lo comparte al cien por cien Joaquín Deusdad, gerente del hotel El Faixero de Cinctorres y presidente de la Asociación de Turismo Rural (ATR), adscrita a Ashotur. «Las previsiones para Semana Santa son muy buenas y todo indica que la ocupación en el interior oscilará entre el 95% y el 100%, sobre todo los días más fuertes, que este año son del 14 al 16 de este mes», describe.

95% DE OCUPACIÓN EN PASCUA

El turismo de interior vivirá una Semana Santa con la mayoría de alojamientos al completo, pero la buena racha empezó el año pasado. De hecho, el sector provincial cerró el 2016 con 46.317 turistas, un 7% más que en el 2014, cuando fueron 43.069, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Lo mejor es que las cifras del último año empiezan a asemejarse a las de antes de la crisis. Un ejemplo. En el 2007, en pleno boom del sector, algo más de 50.000 turistas eligieron alguna casa rural del interior de Castellón para pasar sus vacaciones. En el 2008 se inició una tendencia a la baja que se rompió definitivamente durante la segunda mitad del 2015. Y en el 2016 la mejora se consolidó.

Pero hay otra buena noticia. Las perspectivas son buenas y todo apunta a que el 2017 no va a ser peor. Enero y febrero han acabado con 5.617 visitantes, un 8% más que durante los mismo mes del 2016, cuando fueron 5.190. Esas cifras están permitiendo al sector subir algo los precios, que llevaban años congelados o incluso a la baja. «Las cosas han cambiado y el precio, aunque sigue siendo importante, ya no es determinante a la hora de cerrar un reserva», describe Deusdad.

Ese camino ascendente que han emprendido los alojamientos rurales está propiciando que se vuelva a invertir en el sector. Un par de ejemplos bastan para entenderlo. El Ayuntamiento de Portell está restaurando la antigua Casa Abadía, declarada Bien de Interés Cultural, para convertirla en casa rural. En Traiguera, la casa Thiar Julia consiguió a principio de año la categoría de cinco estrellas, la máxima, convirtiéndose en la primera y única de Castellón en obtener la distinción. «Se trata de ir un poco más allá y ofrecer al cliente un alojamiento de calidad, con todas las comodidades y en un entorno privilegiado», asegura su propietario, Manuel Llopis.

MUCHO MÁS QUE DORMIR

El alojamiento rural gana clientes y eso da alas a las empresas de turismo activo. En los últimos dos años, la cifra de empresas que se dedican a este sector se ha disparado hasta superar las 52 en toda la provincia. Es cierto que la mayoría están en el litoral, pero en las comarcas del interior el sector también crea cada vez más empleo. «La demanda de actividades complementarias es cada vez más alta y aunque hay empresas que ofrecen estos servicios, todavía queda camino por recorrer», sentencia el presidente de la asociación de empresarios.

Somos Aventura es una de esas empresas de turismo activo. Desde Montanejos organiza actividades como rafting, puenting, barraquismo y espeleología para escolares, empresas o grupos de amigos. «La demanda es cada vez más alta» constata Isabel Moreno, una de sus responsables. La empresa colabora, además, con alojamientos rurales de la zona.

La previsión de buen tiempo avanza una Pascua de récord en Castellón

Si es de los rezagados y acaba de decidirse por pasar la Semana Santa en una casa rural o en un hotel de la costa de Castellón lo va a tener un poco complicado. A estas alturas, apenas quedan camas libres para los días 3, 4 y 5 de abril y, salvo que las previsiones de que lucirá el sol y que los termómetros superarán los 20 grados se vayan al traste, todos los indicadores apuntan a que esta Semana Santa será mejor que la pasada para el sector turístico. Y eso que la del 2014 no fue mala.

En los hoteles, cámpings y alojamientos rurales coinciden en aventurar que, si no llueve, la ocupación y el negocio serán superiores. Incluso hay quienes hablan de hasta un 5% más que en la última Pascua. Y es que, aunque en estos días el goteo de contrataciones de última hora no cesa, los turistas han sido más precavidos, y ya hay un mayor volumen de camas vendidas que el pasado año en estas mismas fechas. Y eso que las últimas lluvias habían frenado el ritmo de petición de habitaciones. Pero el pasado jueves, con el sol, se reanudaron las reservas hoteleras hasta casi rozar el 95% de ocupación.

Durante el mes de abril del 2014 (el año pasado la Semana Santa fue del 17 al 21), los establecimientos hoteleros del litoral de Castellón recibieron la visita de 87.570 turistas. Y esto año todo apunta a que la cifra será superior. “De momento, el volumen de reservas es mayor que el del año pasado. El clima, en Semana Santa, es determinante. Las previsiones hablan de buen tiempo y ausencia de lluvias, así que todo apunta a que será una buena temporada”, explican fuentes de Marina d’Or Ciudad de Vacaciones, que abre el parque acuático Polinesia, con agua caliente.

Peñíscola es también un valor seguro. A estas alturas, el grueso de los hoteles de la ciudad del Papa Luna están al completo, sobre todo, del 2 al 6 de abril. “Para esas fechas está todo lleno, tal y como ya nos ocurrió el año pasado. Ahora estamos completando reservas para principios de semana, ya que en algunas comunidades autónomas ya no hay colegio”, cuenta Jaime Roche, director del hotel Peñíscola Palace.

En Orpesa, Peñíscola o Benicàssim saben muy bien que la Semana Santa es un termómetro del verano. “Si Pascua va bien suele augurar un buen verano, y todo apunta a que en esta primera prueba mantendremos la senda del crecimiento. Será un buen respiro para el final de una quincena que, por culpa del tiempo, ha sido nefasta”, apunta Roche.

OPTIMISMO EN LOS CÁMPINGS // Quienes también afrontan la Semana Santa con más alegría son los empresarios del sector del cámping. Si durante el 2014, este tipo de establecimientos alojaron a 25.000 turistas, la previsión para este año es incrementar la cifra entre un 4 y un 5%. “Para este sector la meteorología también es esencial. Todo apunta a que hará buen tiempo y, con ello, las reservas van al alza”, indica José María López, presidente de la federación provincial.

Castellón espera una ocupación del 90% en el puente con la última hora

Este puente festivo de octubre Castellón espera igualar, al menos, los resultados de ocupación obtenidos el año pasado, con un 90% para el interior, frente a la costa, del 70%, pendiente de la última hora y de la meteorología.

Valencianos y aragoneses son los que más visitarán la provincia este puente. Y es que es casi un no puente, salvo para los valencianos --pues el jueves, 9 de octubre, solo es fiesta en la Comunitat; y el viernes es lectivo en los colegios--. Y el 12, el Pilar, es domingo y solo cuatro autonomías han pasado el festivo al lunes --Andalucía, Aragón, Asturias y Castilla y León--.

ESCOLARES, CON CLASES // El presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo (Ashotur), Carlos Escorihuela, incidió en que “el puente máximo va a ser para la Comunitat y el viernes, 10, hay colegios. Está un poco complicado, hay reservas pero no cuajan. Estamos esperando a ver qué pasa hasta hoy. Sí hay para fin de semana, viernes y sábado. En el litoral, muchos hoteles irán cerrando ya tras el puente. El interior estará animado por la buena campaña para las setas”.

La gerente del Patronato Provincial de Turismo de Castellón, Virginia Ochoa, indicó que “este puente tiene actividad similar a la del 2013, aunque se ha notado un ligero aumento en la contratación de grupos de la Comunitat”.

El gerente del Gran Hotel de Peñíscola, Francisco Ribera, apuntó que “las reservas van a buen ritmo, aunque esperamos un empujón de última hora. Todo depende de la vehemencia de la climatología. Se prevé un 70% de media del 9 a el 12 inclusive”. La previsión de la Agencia Estatal Meterológica, por ahora, es tiempo soleado para Castellón, con temperaturas cálidas; con probabilidad moderada de lluvia el sábado; y el domingo, de 80-100%.

El turismo de interior es mucho más optimista. El presidente de la Asociación de Turismo Rural (ATR) de Castellón, Gabriel Mayo, destacó que la ocupación alcanzará el 90%, “similar a la del año pasado”, con las reservas de última hora”. En su mayoría, los visitantes proceden de Valencia, Cataluña y resto de España, e incluso extranjeros, con una edad media de 45 años.

El atractivo de la recogida de setas, con actividades organizadas para buscar rovellons y jornadas micológicas, van a aupar las visitas a municipios. “Las lluvias han sido muy positivas para la campaña de rovellons”, dijo Mayo. Y añadió que la oferta de ocio en el interior va a ser muy diversa, “desde actividades culturales, enoturísticas, micología, senderismo, rutas de mountain bike y deportes de aventura”.

Precisamente desde Altretur, una de las empresas con alojamientos en Villahermosa, confirmaron las buenas expectativas. “Estamos casi llenos, al 90%, todas las reservas son de la Comunitat, sobre todo de Valencia y algo de Alicante”. Como oferta complementaria de octubre organizan salidas para buscar setas en Puerto Mingalvo, por el Penyagolosa, “y el domingo se cocinan para la comida”. En todo caso, apuntaron desde la empresa que “muy pocas familias hacen el puente. Es un fin de semana más, de dos noches de reserva, de viernes a domingo”. En esto coincidió Mayo, además, gestor de alojamientos en Vilafamés: “Suelen contratar de dos a tres días”.

GASTRONOMÍA // El diputado de Turismo de Interior, José Pons, se mostró optimista y apuntó que “los puentes suelen ser muy productivos para nuestra provincia. Solemos llegar y superar seguro el 80% de ocupación. Por ahora, la promoción turística está funcionando muy bien”. Sobre cuál será la estrategia del interior para captar visitantes los próximos meses, Pons lo tiene claro: “La base va a ser la gastronomía; se están fomentando mucho las jornadas gastronómicas con actividades complementarias”. Y citó los ejemplos de las Jornadas de Sant Mateu, de cocina, monumentos y patrimonio agrícola, del 9 de octubre al 2 de noviembre; o las de la Avellana, en Benassal; o las micológicas de Castellfort, con visitas guiadas, exposiciones y actos culturales”.

El interior coge oxígeno tras un buen final de año

El turismo de interior empieza a ver la luz al final del túnel. Los resultados del último trimestre del 2013 le permiten encarar el nuevo año con cierto optimismo y con la previsión de mantener, e incluso aumentar, las cifras de ocupación del último ejercicio, que no van a ser malas del todo gracias a la recuperación experimentada en la última parte del año. De hecho, y a falta de las cifras de diciembre, casi 30.000 turistas han elegido una casa o hotel rural en la provincia para pasar sus vacaciones. En todo el 2012 fueron 37.000, teniendo en cuenta que el mes de diciembre es el más importante del año.

Aun así, la previsión que maneja el sector no es para echar cochetes. Y es que en los últimos años los resultados no han sido benévolos con un sector que vivió su época dorada durante los años previos a la recesión económica. Un ejemplo: los 471 alojamientos rurales con los que la provincia contaba en el 2007 (prácticamente la misma cifra que ahora) sumaron ese año 51.657 viajeros. A partir de ese ejercicio, y tras un lustro de fuerte crecimiento, la demanda comenzó a caer hasta quedarse en 37.169 viajeros en el último año, según el INE.

La ausencia de puente de octubre limitará el beneficio a la hostelería

Los empresarios turísticos dan por perdidos los ingresos que solía reportar el puente de octubre “que remataba la campaña turística”, al no coincidir bien las fechas y propiciar la ausencia de puente y de más días seguidos de reservas hoteleras. Así lo constató el gerente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo de Castellón (Ashotur), Carlos Gomis, quien apuntó que “quizás sí se notará más afluencia del turismo de proximidad, de Valencia, pero a los restaurantes, el día festivo de la Comunitat, el miércoles, 9 de octubre, a ver si acompaña la climatología”.

Gomis lamentó que se pierda esta oportunidad, contra la que tiene claro “no se puede hacer nada, han caído así las fechas”. “A los establecimientos les ha fastidiado”, remató.

Por ahora, “lo que nos trasladan las empresas es que, para el fin de semana los hoteles de costa están flojos y algunos podrían incluso adelantar el cierre --en ocasiones se hacía tras el puente de este mes--”. En cuanto al interior, “sí tiene más demanda, sobre todo por la campaña de rovellons. Es una pena porque si hubiera habido puente, se habrían beneficiado ya más las casas rurales, cuya temporada alta arrancará el puente del 1 noviembre (viernes y festivo), de Todos los Santos”.

COLOFÓN // Con todo, algunos hoteles sí han constatados peticiones para alojarse “del 11 al 14 de octubre, del viernes y salida, en lugar del domingo, el lunes. Deben haber trasladado el festivo en alguna zona”. Así lo apuntó el director del Gran Hotel de Peñíscola, Francisco J. Ribera, por otro lado también preocupado por el efecto en las reservas a causa de los seísmos en la zona. “Ahora viajan muchos grupos de tercera edad. Los precios son muy buenos, esperemos que vaya bien el puente de Todos los Santos y cerrar el 3 de noviembre”, dijo.

Ashotur negocia que el Patronato gestione el Convention Bureau

La Asociación Provincial de Empresarios Turísticos de Castellón (Ashotur) está negociando una salida para el Convention Bureau de Interior (CBI), que ha paralizado desde principios de año su actividad por la falta de recursos económicos, según explicaron fuentes del sector.

El gerente de Ashotur, Carlos Gomis, explicó que no se ha podido hacer frente a los gastos de funcionamiento y personal, dado que tienen pagos pendientes de la Administración autonómica para el CBI y para la propia Ashotur, que ya ha recortado un 40% su presupuesto para este 2012, cifrado en 290.000 euros.

OPCIONES DE FUTURO // Gomis explicó que, en cualquier caso, el resto de CBI de la Comunitat están en situación similar y, tras intentar negociar con la Confederación de Turismo de Interior de la Comunitat, y dada la precaria situación de las entidades, “hemos propuesto y parece haber interés por parte del Patronato Provincial de Turismo de asumir el Convention Bureau de Interior (CBI) de Castellón, aunque no se ha concretado de qué modo”. En principio, uno de los objetivos sería aprovechar la labor ya hecha en cuanto a selección de alojamientos y promoción de los servicios de los socios para acoger jornadas, convenciones, eventos y reuniones de asociaciones, colegios profesionales o empresas.

Y es que el CBI se impulsó a finales del 2009 --empezando a trabajar en 2010-- por parte de la administración pública y el sector privado. De forma cohesionada, se buscaba promocionar y organizar tanto la oferta de alojamientos, como de restauración o infraestructuras existentes en el interior de la provincia, “para convertirla el destino en un referente para el turismo de reuniones” en un entorno rural con alguna singularidad. Aforo, equipamientos y servicios constituyeron puntos de valoración a la hora de seleccionar qué alojamientos rurales cumplían con los requisitos para estar en el CBI.

Alojamientos, salas de reuniones, espacios singulares y restaurantes conforman la cartera de servicios del CBI Castellón, que en su última andadura había incidido en presentar a potenciales clientes las actividades complementarias. Desde visitas al Museo del aceite a catas gastronómicas, visitas al patrimonio cultural o deportes al aire libre.

El buen tiempo salva un puente de Todos los Santos que se preveía flojo

El puente de Todos los Santos ha dado una tregua a la crisis en Castellón con una importante inyección económica tanto en la costa como en el interior, donde se ha alcanzado el 80% y el 60% de ocupación, respectivamente, según los datos facilitados ayer a este periódico por el presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo de Castellón (Ashotur), Carlos Escorihuela. La climatología, que en un principio se auguraba complicada, con previsión de gota fría para todo el fin de semana, ha terminado con el mercurio más alto de lo esperado y eso “ha animado a la gente”, que ha salido a la calle y ha permitido salvar unos días que en un principio se preveían flojos.

En cuanto al perfil del turista que ha pasado el puente en la provincia, destacan los españoles, de zonas cercanas “como la Comunitat Valenciana, Cataluña o Teruel”, explicaron desde Ashotur. Han venido atraídos por la oferta gastronómica y de naturaleza, y, de paso, se han encontrado con un buen tiempo que en algunos casos les ha llevado hasta la arena de las playas castellonenses. “Este puente ha significado la clausura de la temporada del buen tiempo y ahora ya nos toca pensar en el próximo, el de la Inmaculada”, apunta Escorihuela.

Para entonces, las previsiones son dispares, “ya que al caer los festivos en martes y jueves, no sabemos cómo se aprovecharán los días libres”, asegura Escorihuela. “Pensamos que habrá gente que cogerá fiesta al principio y otros al final y que irán llegando escalonadamente a la provincia”, auguran desde Ashotur. Para entonces, el buen tiempo seguro que ya no acompañará, pero confían en que los resultados sean positivos, según pronosticó el diputado de Turismo, Andrés Martínez.

LOS RECLAMOS // En los últimos días, el principal reclamo en la costa, en puntos de referencia como Peñíscola o Benicàssim, ha sido el buen tiempo que invitaba a pasear y a disfrutar del entorno, y en el interior, jornadas gastronómicas de caza como las de Vilafamés han llenado los restaurantes. “Estamos satisfechos con la buena acogida, ya que además de la comida, la gente ha podido disfrutar de las visitas guiadas por el casco antiguo y las bodegas”, explica el alcalde, José Pons.

En Els Ports, las rutas senderistas han sido las más demandadas, además del rico patrimonio que ofrecen municipios como Morella. Los buscadores de setas, degustadores de robellones y aficionados a la caza han completado el perfil de quienes han pasado el puente en la provincia, sobre todo en el interior, donde los menús con estos productos de la tierra -escasos por la ausencia de lluvias- han llenado los restaurantes, hoteles y casas rurales dando un respiro a la crisis.

60.000 euros para los congresos de interior

El Convention Bureau de Interior (CBI) de Castellón recibirá una ayuda de 60.000 euros para promover el interior de la provincia como destino de convenciones y eventos de empresa a lo largo de este ejercicio.

De este modo, para formalizar el acuerdo la consellera de Turismo, Belén Juste, firmó ayer el convenio por el cual otorga esta cantidad a la entidad castellonense, cuyo presidente y a la vez dirigente de la patronal Ashotur, Carlos Escorihuela, también participó en el acto.

Asimismo, estuvieron presentes los responsables de los CBI de la provincia de Valencia, Miguel Ángel Fernández Torán; y de la de Alicante, Cristina Rodes, que recibieron 30.000 y 60.000 euros, respectivamente, para dedicar a las labores de promoción de congresos.

Barcelona: reto para el turismo de congresos

Castellón emprenderá acciones de promoción de su interior para captar turistas de congresos ente las empresas y multinacionales de Barcelona.

Tras la apuesta por darse a conocer entre los ejecutivos de Madrid, incluida una street márketing frente a las Torres Picasso, este ejercicio se realizará un almuerzo en la Ciudad Condal con clientes potenciales finales.

El Convention Bureau del Interior (CBI) de Castellón, que agrupa a empresas y organismos públicos, ejerce de intermediario entre el cliente y las compañías de alojamientos y espacios rurales singulares del interior de la provincia que cumplen los requisitos de calidad exigidos.

La gerente del CBI Castellón, Maite Romero, explicó que en el listado de acciones promocionales de este año, que recientemente expusieron a representantes de la Conselleria de Turismo, se incluyen paquetes de oferta complementaria en la guía, asistencia a ferias, así como un proyecto de asesoramiento y coordinación a través de las oficinas de la red Tourist Info Castellón, que se convertirían en “embajadoras” de las posibilidades del CBI.

EN INTERNET // También se pretende mejorar el posicionamiento web y las redes sociales; así como un viaje de familiarización a organizadores profesionales de congresos, que permitirá conocer los atractivos de pueblos del norte provincial, tras la organizada el pasado año en el sur.

El sector turístico espera rozar el ‘todo completo’ durante este puente

Las previsiones no pueden ser mejores. El sector espera alcanzar más del 90% de ocupación, que en el caso del interior puede colgar el cartel de completo, durante el largo puente de la Constitución y la Inmaculada, superando incluso el balance del puente del pasado 1 de noviembre. Y es que llega un acueducto de cinco días en los que el tiempo dará una tregua en cuanto a lluvia y frío, si se cumplen las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología.

Esta prevé que las temperaturas caigan hasta -5º en localidades como Morella o Castellfort, pero empezarán a repuntar a partir del domingo, cuando ya no se esperan valores negativos en el interior de la provincia de Castellón. En este sentido, el jefe de Climatología de la dirección territorial de Meteorología de Valencia, Miguel Ángel Núñez, explicó que “la tendencia a partir del domingo es de ascenso de temperaturas y por tanto de la cota de nieve, un paso de frentes que pueden dejar algo de lluvia en el interior a partir del lunes, pero que solo dejarán intervalos nubosos en la costa”.

El gerente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo de Castellón (Ashotur), Carlos Gomis, augura unas buenas perspectivas, principalmente para el turismo rural, pues muchas superan el 90% de reservas, principalmente de turistas de la provincia, así como de Valencia y de Cataluña. No obstante, la crisis todavía hace mella y las estancias se reducen, tanto en la costa como en el interior, de modo que si antes los visitantes podían estar de sábado a martes o miércoles, ahora acortan los días de escapada y las estancias solo son de dos o tres días.

Con todo ello, se prevé una elevada ocupación en los alojamientos de turismo rural, tanto en las casas unifamiliares como en las instalaciones colectivas, de modo que repercutirá en los pueblos de Els Ports, como Sorita, Ortells, Morella… o el Penyagolosa y la Serrà d’Espadà, que se verán beneficiadas de la presencia de turistas.

“Mucha gente se ha esperado a última hora, pero nosotros tenemos las instalaciones el 100%, no los cinco días consecutivos, pero sí en periodos de 2-3 días, sobre todo de familias valencianas que vienen con niños pequeños”, comentaron desde Altretur. En términos similares se expresa el presidente de la Federación de Empresas Innovadoras Turísticas de la Provincia de Castelló (Feiturcas), Eduardo Ferreres: “En el interior se ha llenado todo y en la costa lo que está abierto se va animando”. Y así lo constata el presidente del Patronato de Turismo de Peñíscola, Rafael Suescun. “Las previsiones de ocupación de los hoteles son buenísimas, las reservas ya alcanzan el 90% y se espera llegar al completo, con la llegada de turistas de la provincia y de la Comunitat Valenciana, así como de Madrid y otros puntos de la geografía española”.

Por su parte, la diputada de Turismo, Susana Marqués, coincide, al manifestar las “previsiones buenas, tanto en la costa como en el interior”, al tiempo que considera que las cifras de ocupación pueden aumentar “con toda seguridad, es decir, que estamos hablando de ocupación media mínima, ya que el comportamiento del turista, desde hace años, en los puentes es la de efectuar la reserva a última hora”.