Las casas rurales de Castellón se suman al auge turístico y logran el ‘completo’

La tranquilidad es un valor en alza. Cada vez son más los urbanitas que buscan refugio y algo de consuelo, aunque sea por un par de días, en alguna de las casas rurales de Castellón. Oro puro. Y el interior, que lucha como puede contra la despoblación, los acoge con los brazos abiertos. Eso, unido a la mejora económica, explica porqué pasar un fin de semana en el interior de la provincia vuelve a estar de moda. ¿La consecuencia? Los propietarios de los 455 alojamientos rurales toman aire y lo hacen tras ver cómo el negocio cayó una media del 50% en los primeros años de la crisis.

Si un mes antes de fin de año en Castellón era prácticamente imposible encontrar una casa rural libre, esta Semana Santa ocurre exactamente lo mismo. «Lo tenemos al completo y está lleno desde hace más de un mes», apuntan desde El Planet de Maella, un alojamiento situado en el centro de Xert. «Hace unos años costaba más llenar, pero ahora la gente vuelve a salir y se respira algo más de alegría», añade.

Ese optimismo que se vive en Xert lo comparte al cien por cien Joaquín Deusdad, gerente del hotel El Faixero de Cinctorres y presidente de la Asociación de Turismo Rural (ATR), adscrita a Ashotur. «Las previsiones para Semana Santa son muy buenas y todo indica que la ocupación en el interior oscilará entre el 95% y el 100%, sobre todo los días más fuertes, que este año son del 14 al 16 de este mes», describe.

95% DE OCUPACIÓN EN PASCUA

El turismo de interior vivirá una Semana Santa con la mayoría de alojamientos al completo, pero la buena racha empezó el año pasado. De hecho, el sector provincial cerró el 2016 con 46.317 turistas, un 7% más que en el 2014, cuando fueron 43.069, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Lo mejor es que las cifras del último año empiezan a asemejarse a las de antes de la crisis. Un ejemplo. En el 2007, en pleno boom del sector, algo más de 50.000 turistas eligieron alguna casa rural del interior de Castellón para pasar sus vacaciones. En el 2008 se inició una tendencia a la baja que se rompió definitivamente durante la segunda mitad del 2015. Y en el 2016 la mejora se consolidó.

Pero hay otra buena noticia. Las perspectivas son buenas y todo apunta a que el 2017 no va a ser peor. Enero y febrero han acabado con 5.617 visitantes, un 8% más que durante los mismo mes del 2016, cuando fueron 5.190. Esas cifras están permitiendo al sector subir algo los precios, que llevaban años congelados o incluso a la baja. «Las cosas han cambiado y el precio, aunque sigue siendo importante, ya no es determinante a la hora de cerrar un reserva», describe Deusdad.

Ese camino ascendente que han emprendido los alojamientos rurales está propiciando que se vuelva a invertir en el sector. Un par de ejemplos bastan para entenderlo. El Ayuntamiento de Portell está restaurando la antigua Casa Abadía, declarada Bien de Interés Cultural, para convertirla en casa rural. En Traiguera, la casa Thiar Julia consiguió a principio de año la categoría de cinco estrellas, la máxima, convirtiéndose en la primera y única de Castellón en obtener la distinción. «Se trata de ir un poco más allá y ofrecer al cliente un alojamiento de calidad, con todas las comodidades y en un entorno privilegiado», asegura su propietario, Manuel Llopis.

MUCHO MÁS QUE DORMIR

El alojamiento rural gana clientes y eso da alas a las empresas de turismo activo. En los últimos dos años, la cifra de empresas que se dedican a este sector se ha disparado hasta superar las 52 en toda la provincia. Es cierto que la mayoría están en el litoral, pero en las comarcas del interior el sector también crea cada vez más empleo. «La demanda de actividades complementarias es cada vez más alta y aunque hay empresas que ofrecen estos servicios, todavía queda camino por recorrer», sentencia el presidente de la asociación de empresarios.

Somos Aventura es una de esas empresas de turismo activo. Desde Montanejos organiza actividades como rafting, puenting, barraquismo y espeleología para escolares, empresas o grupos de amigos. «La demanda es cada vez más alta» constata Isabel Moreno, una de sus responsables. La empresa colabora, además, con alojamientos rurales de la zona.

La previsión de buen tiempo avanza una Pascua de récord en Castellón

Si es de los rezagados y acaba de decidirse por pasar la Semana Santa en una casa rural o en un hotel de la costa de Castellón lo va a tener un poco complicado. A estas alturas, apenas quedan camas libres para los días 3, 4 y 5 de abril y, salvo que las previsiones de que lucirá el sol y que los termómetros superarán los 20 grados se vayan al traste, todos los indicadores apuntan a que esta Semana Santa será mejor que la pasada para el sector turístico. Y eso que la del 2014 no fue mala.

En los hoteles, cámpings y alojamientos rurales coinciden en aventurar que, si no llueve, la ocupación y el negocio serán superiores. Incluso hay quienes hablan de hasta un 5% más que en la última Pascua. Y es que, aunque en estos días el goteo de contrataciones de última hora no cesa, los turistas han sido más precavidos, y ya hay un mayor volumen de camas vendidas que el pasado año en estas mismas fechas. Y eso que las últimas lluvias habían frenado el ritmo de petición de habitaciones. Pero el pasado jueves, con el sol, se reanudaron las reservas hoteleras hasta casi rozar el 95% de ocupación.

Durante el mes de abril del 2014 (el año pasado la Semana Santa fue del 17 al 21), los establecimientos hoteleros del litoral de Castellón recibieron la visita de 87.570 turistas. Y esto año todo apunta a que la cifra será superior. “De momento, el volumen de reservas es mayor que el del año pasado. El clima, en Semana Santa, es determinante. Las previsiones hablan de buen tiempo y ausencia de lluvias, así que todo apunta a que será una buena temporada”, explican fuentes de Marina d’Or Ciudad de Vacaciones, que abre el parque acuático Polinesia, con agua caliente.

Peñíscola es también un valor seguro. A estas alturas, el grueso de los hoteles de la ciudad del Papa Luna están al completo, sobre todo, del 2 al 6 de abril. “Para esas fechas está todo lleno, tal y como ya nos ocurrió el año pasado. Ahora estamos completando reservas para principios de semana, ya que en algunas comunidades autónomas ya no hay colegio”, cuenta Jaime Roche, director del hotel Peñíscola Palace.

En Orpesa, Peñíscola o Benicàssim saben muy bien que la Semana Santa es un termómetro del verano. “Si Pascua va bien suele augurar un buen verano, y todo apunta a que en esta primera prueba mantendremos la senda del crecimiento. Será un buen respiro para el final de una quincena que, por culpa del tiempo, ha sido nefasta”, apunta Roche.

OPTIMISMO EN LOS CÁMPINGS // Quienes también afrontan la Semana Santa con más alegría son los empresarios del sector del cámping. Si durante el 2014, este tipo de establecimientos alojaron a 25.000 turistas, la previsión para este año es incrementar la cifra entre un 4 y un 5%. “Para este sector la meteorología también es esencial. Todo apunta a que hará buen tiempo y, con ello, las reservas van al alza”, indica José María López, presidente de la federación provincial.

El lleno de esta Pascua augura un puente de mayo y verano de récord

El mejor balance de Semana Santa en la provincia desde que explotó la crisis permite al sector turístico mirar con optimismo al próximo puente del 1 de mayo y los meses de verano, que se auguran “de récord” a tenor de los buenos resultados conseguidos en la primera prueba de fuego para el sector, la Pascua.

Según la encuesta realizada por la Agència Valenciana de Turisme, dada a conocer ayer por el conseller de Turismo, Máximo Buch, la ocupación en el litoral de Castellón ha sido del 82%, un 13,6% más que en el 2013; en los hoteles del interior ha sido del 78,5%, un 12% más que el año pasado; y en las casas rurales y apartamentos ha sido del 90%.

“Plena ocupación”, asegura el presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo de Castellón, Carlos Escorihuela, “que nos permite decir que esta ha sido la mejor Semana Santa desde el 2008”. “En la costa y en el interior, en hoteles, casas rurales, en comercios y negocios de restauración, todo estaba lleno”, reconoce. “Esta Pascua nos deja un buen sabor de boca cara al próximo puente y al verano. Ha sido espectacular”.

Unas cifras que auguran más contrataciones para los próximos periodos de vacaciones, el puente y verano, “lo que favorecerá, sin duda, a paliar el paro en la provincia”, pronostican desde la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo. “Contratamos en función de las necesidades, pero ya pensamos que habrá más contratos”.

EN LA COMUNITAT // A nivel autonómico, los resultados han sido similares, “con una ocupación turística siete puntos por encima de la del año pasado, avanzando una campaña estival muy positiva para el sector, que nos lleva a creer que en diciembre superaremos la estimación inicial que hicimos de 23,2 millones de turistas para el conjunto del año 2014”, auguró Buch.

Por otra parte, la Comunitat ha recibido un 12,2% más de turistas durante el primer trimestre del año, según la encuesta de Movimientos Turísticos en Fronteras (Frontur), difundida ayer por el Ministerio de Turismo.

Castellón aguanta precios y ofrece todo incluido a turistas en Pascua

Hoteles de la costa y casas rurales de Castellón harán un esfuerzo, a priori, para mantener precios y atraer con ofertas a los turistas esta Semana Santa. Todo incluido, con oferta de ocio, pago de vacaciones a plazos, descuentos por compra anticipada y niños gratis son algunos ganchos para una Pascua que será “en ocupación, superior a la del año pasado”, según las expectativas del Patronato Provincial de Turismo. Y coinciden con las de España, donde la patronal hotelera a nivel nacional espera “la mejor Semana Santa en tres años”, y una ocupación “casi un 60% superior a la del 2013”.

En Castellón ya hay alojamientos “al completo” pero la previsión media oficial, según apuntó la gerente del Patronato, Virginia Ochoa, es “más del 85% en costa; y 80% en el interior, con algo más en el norte, del 92%”. En cuanto a Castellón ciudad, “también dará buenas cifras debido al campeonato de fútbol base que acogerá”. El sondeo apunta a una mayoría de cliente nacional: de Madrid, Aragón, Cataluña y Comunitat.

Muchos llegarán en vehículo propio, pero, para quienes utilizarán el tren, Renfe confirmó ayer “un refuerzo del 10 al 15% en la oferta con destino al Mediterráneo, desde Madrid y el eje Barcelona, del 11 al 22 de abril, y con paradas de larga distancia en Vinaròs, Peñíscola-Benicarló, Benicàssim y Orpesa”.

El presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Castellón (Ashotur), Carlos Escorihuela, indicó que “las reservas para Semana Santa van bien y esperamos que haya hasta el mismo miércoles”. Consideró que para Pascua en general se mantendrán los precios de habitación y las reservas “de unos tres días de media”.

En este punto coincidió la gestora de casas rurales Altretur, que tiene “todo al 100% para Semana Santa; y ya hay reservas para el puente de Sant Vicent, al 50%, por valencianos, pues tienen fiesta ese lunes”. Agregó que el viajero suele pedir “del 17 al 20 de abril; o del 18 al 21” y pensión completa. Son tanto familias como grupos de amigos. Los precios “siguen igual” y para cuatro personas rondan los 150 euros ó 200 al día. La oferta complementaria no se descuida y habrá “nuevas rutas de senderismo”.

El turista de proximidad ‘tira’ de una Semana Santa pendiente del cielo

La campaña turística de esta Semana Santa en Castellón ha rascado ya una media del 75% de ocupación en la costa y 80% en el interior, gracias a la fidelidad del turista nacional, y próximo, que evita grandes desplazamientos por comodidad y economía y sin perder de vista la lluvia, que ha contenido algo las reservas, si bien el tiempo mejorará. Los mercados que más turistas emiten son la misma Comunitat, Madrid, Cataluña y Aragón, según la gerente del Patronato de Turismo, Virginia Ochoa, que incidió en las campañas para este perfil.

Y para el interior, en concreto, “el cliente procede en gran medida de la Comunitat y Cataluña”, destacó el diputado José Pons.

De la ocupación ya alcanzada en costa, el vicepresidente Andrés Martínez evaluó que “es buena, debido al cliente vacacional, a los hoteles que acogen deportistas que han venido a entrenar y a la Copa Davis, que ha favorecido más afluencia”. No olvidó el factor de la climatología, “a la cual la actividad turística de Semana Santa es muy vulnerable; y aún hay clientes que están esperando para reservar a última hora”.

De hecho, para la patronal Ashotur, los cámpings reconocen estar más flojos este año por ello, y también el alquiler turístico reglado. Empresarios de apartamentos, como Juan Antonio Beltrán, valoraron que “las reservas han sido sensiblemente inferiores y una de las causas es, como cada año, la demagógica predicción meteorológica que se hace a 15 días vista. Del anuncio de mal tiempo, ahora, a cielos despejados y temperaturas de 25º para el fin de semana”. Un nuevo parte que podría convencer a los rezagados. Otro motivo, para Beltrán, es la falta de oferta de ocio nocturno, clave recuperar a “nuestros clientes tradicionales en Pascua, que ya no vienen, y eran grupos de jóvenes de comarcas cercanas --Castellón, Montsià, Baix Ebre o Teruel--, con un gasto superior”. El turista, por la crisis, ajusta cada vez más su presupuesto, “y en hoteles se pide media pensión o completa, para no generar extras”. La hostelería prevé un descenso del gasto diario, que sería inferior a 20 euros.

Los turistas eligen más Castellón en Pascua aunque el gasto no remonta

Los empresarios turísticos de la provincia de Castellón lamentaron ayer que, aun con los buenos datos de ocupación de costa e interior de esta Pascua, al 90%, “el gasto ha sido menor”. Así lo apuntó el gerente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo de Castellón (Ashotur), Carlos Gomis, quien explicó que “las reservas han sido mayores respecto al año anterior, cuando Pascua fue muy pronto y el litoral tuvo que competir con destinos de nieve. Pese a la climatología, además, las cancelaciones de última hora han sido muy pocas”. Y matizó que “el gasto en los hoteles se ha notado, pero fuera, muy poco. Los turistas han paseado, pero no han desembolsado en bares o restaurantes, y eso pese a las ofertas de menús en el interior”.

ORIGEN // Sobre la procedencia de los visitantes, dos de cada tres son de Madrid --en la costa, donde Peñíscola estuvo al 90%--; y Cataluña y Comunitat --en el interior--. “Son fieles y los emisores más fuertes”, indicó Gomis. Añadió que también han influido los eventos deportivos, “que han atraído a unas 5.000 personas, llenando hoteles de Castellón y Benicàssim”. Consideró importante que, si aun con las precipitaciones registradas, los turistas se han decantado por Castellón, es una señal de que se va “afianzando”, aunque dudó más de la rentabilidad, por el menor gasto.

Esta cifra, por ahora, se desconoce. Sí se saben las del primer trimestre de este 2011, facilitadas por la Conselleria de Turismo, a través del Instituto Nacional de Estadística: 26 euros de ingresos medios en un hotel de Castellón; y de 40,5 para alojamientos de 3, 4 y 5 estrellas --según Exceltur--.

La gerente del Patronato Provincial de Turismo de Castellón, Virginia Ochoa, en positivo, resaltó que “los hoteles han podido mantener precios, sin llegar a una guerra ni a ofertas agresivas”. El motivo, según indicó, es que las revueltas árabes han favorecido que los europeos se desviaran a Canarias o Baleares, donde los hoteles subieron precios, por lo que los del litoral mediterráneo, como Castellón, ya no tuvieron que bajarlos. Y agregó que del turismo extranjero, el alemán --por su recuperación económica-- nos visita más; y municipios como Castellón, Benicàssim y Orpesa han elevado su ocupación cinco puntos por torneos deportivos.

Más turistas pero con menos dinero

Los hosteleros de Castellón se han mostrado satisfechos nada más acabar el primer gran fin de semana turístico aunque, en la mayoría de los casos, la premisa es que han venido más turistas a la provincia pero con menos dinero que gastar. De ahí que los primeros damnificados sean los negocios como cafeterías y restaurantes.

Tal y como manifestaba el gerente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo de Castellón (Ashotur), Carlos Gomis, «la ocupación esta Semana Santa ha ido a más ya que ha estado por encima del 90 por ciento en muchos sitios, pero la crisis hace que el gasto sea menor».
Es decir, tanto los turistas que apuestan por alquilar un apartamento, como aquellos que acuden a un hotel reducen todo lo que pueden el gasto. «La gente siempre irá de vacaciones, pero ahora con la crisis tratan de ahorrar en lo que pueden», explicaba Gomis.
En este sentido, uno de los principales handicaps para la hostelería es que precisamente los hoteles, para captar a más turistas, apuestan por económicos ‘todo incluido’ lo que repercute directamente en la inyección de capital de los visitantes. Por su parte, la gente que alquila un apartamento apuesta por comprar en los supermercados para economizar su estancia al máximo.
No obstante, los datos generales sobre el impacto turístico en los días de Semana Santa son buenos y se convierten en un termómetro optimista de lo que serán los meses de verano. Asimismo, el próximo fin de semana también tiene buenas expectativas para el sector ya que es un puente de tres días por el 1 de mayo.
En general, las localidades turísticas han visto cómo se superaban las previsiones ya que, incluso, ha habido bares y restaurantes que se han quedado sin provisiones al calcular que se iba a consumir lo mismo que el año pasado. No obstamte, Gomis señala que «aunque ha habido casos, no es la tónica general» para el sector.
Otro de los buenos parámetros que arroja la Semana Santa ha sido el escaso número de cancelaciones en los hoteles, pese a la lluvia. Tal y como señalaba Gomis, el cambio de tiempo hace que muchas veces se disparen las cancelaciones, sobre todo en la playa.
La clave está, según Gomis, en que en los últimos años se ha trabajado en fidelizar al turista y convertir Castellón en un referente del turismo familiar y tradicional. De ahí que la crisis económica haya beneficiado a la provincia ya que «todos aquellos que optaban por viajar al extranjero ahora se quedan en España» y los datos apuntan a que todos los que visitan la provincia, repiten. Al mismo tiempo, cabe señalar que estas fiestas la ciudad de Castellón también ha tirado de los índices de ocupación ante la celebración de un campeonato de fútbol base que ha traído a cientos de jóvenes con sus padres. De hecho, junto al turismo de cruceros, la capital de la Plana se está centrando en la organización de grandes eventos deportivos como reclamo.

Fiestas y Pascua dan dos meses de respiro a la hostelería en la provincia

La hostelería, y el sector servicios de Castellón, en general, esperan un alivio temporal de la situación económica con la dinamización del consumo que supondrán festejos, como Fallas y Magdalena, junto con Semana Santa, en apenas dos meses, desde ahora y hasta finales de abril.

Sobre el impacto económico que supone la organización de estos festejos, el gerente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo de Castellón (Ashotur), Carlos Gomis, manifestó: “Esperamos que esta Magdalena traiga beneficios. Los hoteles ya tienen una media de ocupación del 60% y algunos el 100%; sin embargo, este año la feria taurina no es la primera de la temporada, sino Valencia”. En cuanto al refuerzo de personal, “en los restaurantes funcionan con plantilla fija, pero en cafeterías y bares sí que entra personal extra para reforzar los turnos”.

EL TIEMPO // Apuntó, además, que en el sector están pendientes de la climatología, “pues, si mejora, durante las fiestas la gente sale más a la calle”. Desde la patronal turística consideran que sería un revulsivo “reforzar las líneas de trenes lanzadera desde Madrid en fiestas”. Y añadió que “debe aprovecharse más la declaración de interés turístico internacional de la Magdalena; ahora, de extranjeros, se acercan a la ciudad aquellos que residen en cámpings”.

Asimismo, el secretario general de la Confederación de Pequeña y Mediana Empresa de Castellón (Pymec), José Pascual Serrano, manifestó que “las fiestas de entrada a la primavera, sea Fallas, Magdalena o Pascua, son muy bien recibidas por el comercio, la hostelería y el turismo, pues casi siempre se asocian al inicio del buen tiempo y la gente sale más a la calle; es algo que se compruebe año tras año, pese a la crisis, y que ya se ha visto en Carnaval”.

Y añadió que esos días “los habitantes de cada ciudad se multiplican por tres; la hostelería está desbordada; el comercio se espabila, tanto en textil --para estrenar ropa y zapatos-- como en alimentación”. Y, como Ashotur, el portavoz de Pymec abogó por aprovechar las líneas de trenes Alvia y más adelante el AVE, “para que muchos madrileños que nos conocen porque ya tienen aquí su segunda residencia, en Benicàssim, Orpesa y Peñíscola y que hasta ahora venían en coche, haciendo un esfuerzo, lleguen de modo más cómodo, en tren”.

Al respecto, Renfe apuntó que “en Fallas, se refuerza la línea de cercanías de Castellón a Valencia, C-6; y en Magdalena, hay convoyes especiales el domingo de la Romería, de Castellón al Desert. Y si sube la venta anticipada de billetes, los trenes desde Barcelona y Madrid a Castellón en Magdalena duplicarían su capacidad”.

La Conselleria de Turismo aclaró que en la estación del AVE en Madrid no se va a promocionar la Magdalena, “como tampoco las Fallas”, aunque no descartaron vincular a las campañas del AVE en prensa alguna imagen. Y la diputada de Turismo, Susana Marqués, concluyó: “Los eventos de las ciudades --culturales, deportivos, festivales o patronales-- producen un impacto económico positivo. En fiestas nadie se priva de salir a cenar alguna noche”.

Solo los cámpings y apartamentos ‘tiran’ de la ocupación del turismo durante abril

Solo los cámpings, gracias al turista extranjero, pasaron con nota abril, justo el mes de Semana Santa, con casi un 6% más de clientes --21.101-- respecto a un año atrás, y un 12% más de pernoctaciones --120.406--. También los apartamentos ganaron en viajeros, un 14,5% más --7.293, en total--, aunque, por contra, descendieron el mismo porcentaje en días contratados --35.471--.

En la provincia de Castellón se constató una mayor llegada del visitante con menor gasto económico. En dicho mes, el turismo en alojamientos rurales bajó un 31% --4.051 visitantes-- y en cuanto a días de estancia, cayó en torno a un 35% --con 12.585--.

Además de los datos de alojamientos extrahoteleros difundidos ayer lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), hace una semana ya se conoció la ocupación de hoteles. En Castellón, con 87.256 viajeros y 259.015 pernoctaciones, descendió un 5,1% y 1%, respectivamente.

INDICADOR // En cualquier caso, aunque en todo abril la provincia perdió un 3,5% de viajeros y un 1,3% de pernoctaciones, en concreto, 4.451 clientes; y 5.745 días menos contratados, los empresarios recalcaron que el balance es positivo. Así, el gerente de la Asociación de Empresarios de Hostelería y Turismo (Ashotur), Carlos Gomis, quiso matizar que “Semana Santa fue bien, muy bien, que los datos de todo abril en conjunto hayan bajado no son significativos en cuanto a que las vacaciones de Pascua solo representan cuatro días de todo el mes”. En este sentido, añadió que “no solo los alojamientos, sino también la restauración, obtuvo buenos resultados en lo que se supone es un buen indicador de cómo podrá ir el verano”. Recalcó que “nos visitó mayoritariamente un turista nacional, sobre todo de proximidad, de Valencia y Cataluña, con un consumo más reducido y estancias más cortas. El cámping, además, se está desestacionalizando con centroeuropeos; y en apartamentos hay muchos sin censar y, por tanto, las cifras no son reales”.

El turismo valenciano aúpa la ocupación litoral al 90%

El sector turístico de Castellón ha hecho un balance más que positivo del segundo fin de semana de Pascua, con una ocupación media del 90% en el litoral y del 50% en el interior. Unos resultados en los que ha tenido mucho que ver el visitante de proximidad y, en especial, de la propia Comunitat Valenciana.

“Se ha notado que mañana lunes --hoy, para el lector-- es fiesta en Valencia y muchas de las reservas, en lugar de irse en domingo, se prolongan un día más”, apuntaron desde el hotel Gran Duque, del complejo Marina d’Or, en Orpesa. Asimismo, añadieron que “de las 600 habitaciones, están todas al cien por cien. Casi todo son valencianos, aunque hay grupos de clientes extranjeros, de alemanes y franceses”.

CLIMATOLOGÍA // En otro punto de la costa, en Peñíscola, la buena climatología acompañó y fue clave. “Hay mucha más gente que un fin de semana normal, los hoteles están en torno al 80%. Los precios ya no son los mismos que en la temporada alta de Semana Santa y muchos han decidido venir a disfrutar de la playa”, manifestó el presidente del Patronato de Turism, Rafael Suescun. Respecto a la procedencia, corroboró que el grueso de visitantes corresponde a vecinos de la Comunitat. “Van cada vez a más, es algo que se nota también en la primera Pascua, cuando tras los catalanes; los valencianos fueron segundos en reservas, más que madrileños o de otro punto de España”. Pero sin duda Suescun destacó la buena marcha de “las actividades complementarias, como bares, restaurantes y cafeterías, que han trabajado muy bien, dada la gran afluencia de personas de la comarca y provincia, que han venido a pasar el día o de excursión, algo que pensamos que también se dará en el día de San Vicente”.

En Benicàssim, el hotel Voramar registró una elevada demanda, “en concreto, de un grupo de jóvenes escandinavos”; y su cafetería permaneció toda la jornada “absolutamente llena”. “Hemos tenido que organizar varios turnos de comida”, expresaron.

En el interior, la presidenta de la Asociación de Turismo Rural (ATR), Teresa Vayá, estimó que “la ocupación rondará el 50%”, sobre todo de turistas de la propia Comunitat, y resaltó el éxito de las visitas al Penyagolosa.