La hostelería no encuentra personal para trabajar en la semana grande de la Magdalena de Castellón

La hostelería busca personal para trabajar durante las fiestas de la Magdalena de Castellón en la capital de La Plana… y no lo encuentra. Así lo confirma el gerente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo de Castellón (Ashotur), Carlos Gomis, quien explica que muchos establecimientos de hostelería y ocio nocturno necesitan ampliar personal en esta semana por el repunte de actividad y la ampliación de horarios, y esto se une, además, a la proliferación de una mayor oferta gastronómica y de ocio en esta semana, lo que dificulta encontrar persona.

Camareros y cocineros, así como ayudantes de estos profesionales, son los perfiles más demandados por el sector de la hostelería en los días previos a la semana de fiestas de la Magdalena en Castellón, detallan desde Ashotur. Algo que, no es nuevo, y que se da en campañas de corta duración, como es la Magdalena, así como en puestos que exigen un desplazamiento, como municipios de interior, en el caso de que las ofertas no garanticen una duración superior a un mes.

La patronal turística es consciente del freno que supone a la hora de encontrar personal el hecho de que la oferta sea para un periodo inferior a un mes, «pero las necesidades son las que son, y muchos establecimientos tienen una demanda muy concentrada en un breve espacio de tiempo», recuerdan desde Ashotur.

Este factor, unido a la reactivación de la economía en otros sectores, principalmente en la industria de la mano del clúster cerámico, pero también de la construcción, han propiciado que la hostelería se quede huérfana de personal en momentos cruciales como es la Magdalena, explican fuentes de la Asociación de Parados de Castellón.

Pero también apuntan otros factores como determinantes en el difícil camino de búsqueda de personal que tiene ante sí la hostelería en campañas como la de fiestas de la Magdalena. «La ausencia de convenio colectivo en la hostelería es, sin duda, una de las grandes cuestiones por las que la gente prefiere emplearse en otros sectores económicos», afirman las mismas fuentes de la Asociación de Parados de Castellón.

Desde los sindicatos CCOO y UGT coinciden en esta valoración. «Sectores como el de la hostelería y turismo, al carecer de un convenio colectivo que regule las condiciones laborales a nivel general en todas las empresas son menos atractivos para los trabajadores», y recuerdan que el último convenio en el sector desapareció en octubre de 2013 y desde entonces están vigentes los convenios de empresa.

«Es decir, es cada empresa la que fija las condiciones, que incluyen unos salarios muy bajos que representan casi una miseria», tal y como denuncian los sindicatos.

Fruto de estas condiciones, «es lógico que haya personas que están percibiendo un subsidio o ayuda y que opten por no trabajar en Magdalena debido a que las horas cotizadas son mínimas», apuntan desde la Asociación de Parados de Castellón. «Nadie se plantearía trabajar o no sin las condiciones laborales fueran satisfactorias», esgrimen las mismas fuentes.

En este sentido, desde el Servef recuerdan que el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, anunció durante la celebración en el Día de la Comunidad Valenciana en Fitur, que la Agencia Valenciana de Turismo y el Servef contarán este año con una partida de 10 millones de euros de fondos europeos destinada a acabar con la fuerte estacionalidad que tienen los trabajadores eventuales del sector turístico, los conocidos como fijos discontinuos, que, por lo general, trabajan seis meses al año. A partir del próximo puente de Semana Santa, a finales de marzo, los empresarios que contraten trabajadores durante nueve meses, tres más de lo habitual, tendrán una subvención de hasta 10.000 euros por trabajador.

La medida prevé una inversión de 10 millones de euros para financiar «una ayuda de 10.000 euros para aquellos contratos que tengan en la actualidad una duración de 6 meses y que se amplíen al menos 3 meses más, para que a lo largo del año, durante tres ejercicios, pueda consolidarse el empleo estable», explicó Ximo Puig.

La lucha contra el intrusismo y la oferta no reglada, objetivos del sector para 2018

Lleva 23 años al frente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo (Ashotur), la patronal del sector turístico castellonense, desde donde ha visto evolucionar el sector y ha conocido las medidas de fomento impulsadas por las distintas administraciones. Además, Carlos Escorihuela Artola, es un empresario activo y emprendedor lo que da un valor añadido a su opinión a la hora de pasar revista a un sector que es estratégico en la economía no solo provincial o autonómica sino estatal. Un sector que, como apunta, debe transformarse para adaptarse a las tecnologías digitales que favorecen la globalización y que aumentan la oferta de destinos que reciben los turistas. Pese a esa mundialización, considera que el turismo de sol y playa es el que realmente “tira” del sector. Un sector que en Castellón tiene en el turismo familiar un pilar destacado.

– ¿Cuáles son las prioridades del sector turístico castellonense para 2018?

– Las prioridades pasan por consolidar la posición de hegemonía que está tomando el sector en la provincia ya que, a medida que vamos superando la crisis económica de estos últimos años, el sector se ha consolidado como el referente en creación de empleo y desarrollo económico de la provincia. Castellón ha sido tradicionalmente una provincia muy dependiente, en cuanto a creación de empleo, del sector de la construcción muy ligado a la cerámica. Y estos años de la crisis han sido un momento propicio, pese a las dificultades que atravesamos, para que el sector turístico se posicionara donde le correspondía. Y eso, a pesar de que quedan muchas cosas por hacer. Estoy convencido de que el turismo en Castellón puede dar más de sí pero, para ello, hay que contar con los apoyos económicos necesarios.

– El caballo de batalla del sector es buscar alternativas al modelo de sol y playa, ¿se trabaja en esa línea?

– Yo discrepo, porque sí es cierto que el turismo nació al amparo del sol y playa, luego han ido apareciendo otras opciones que se han ido poniendo en práctica. De hecho, hay muchos subsectores como el gastronómico, el cultural, el deportivo, el ecológico, el rural… pero, al final, hay algo que es clave para el sector turístico en Castellón: el sol, la playa y la climatología.
En ese intento de desestacionalizar el turismo, se ha pensado un sector turístico desarrollado al margen de estos elementos. Hubo un momento en el que, no sé por qué, se intentó hacer creer que el turismo de sol y playa iba a desaparecer en beneficio de otros modelos. Nada más lejos de la realidad, porque actualmente el modelo de turismo ligado al sol y playa es el que realmente “tira” y hace que España, y en Castellón también, sea un referente turístico en el ámbito internacional. Y esto no son apreciaciones, sino que queda avalado por las cifras de turistas extranjeros que tenemos, que muestran un crecimiento importante y continuado año a año. Y creo que la dinámica se va a mantener, sin ninguna duda.

– En ese intento de buscar alternativas al modelo de sol y playa se introdujeron conceptos como el turismo ecológico, cultural, gastronómico, experiencial o deportivo, ¿son esas las opciones diferenciales del turismo castellonense?

– Castellón es una provincia realmente privilegiada, contamos con cosas que otros quisieran. Tenemos un interior de la provincia que es de lo mejor de España, a escasos metros de la costa, con sus contrastes, algo que no ocurre en muchos sitios. Además, hemos sido capaces de crecer en sectores como el gastronómico o el deportivo, que han convertido a la provincia en un referente de eventos deportivos de todo tipo, lo que ha ayudado a que zonas que no pueden vivir del sol y la playa hayan tenido opción de mantener los establecimientos en temporada baja, gracias a este turismo deportivo que atrae a miles de personas que pasan el día en la provincia, con la familia, y que comen y pernoctan, en algunos casos. Esto hace que se dinamice el sector.
Hemos pensado en otro tipo de turismo, pero el turismo familiar lo hemos trabajado bien y lo hemos consolidado y año tras año sigue siendo referente. Ello nos permite registrar unas ocupaciones magníficas, con unos precios medios que nos hacen estar al nivel de otras zonas que nosotros tenemos como referente.

Esta provincia tiene de todo. Por ello, debemos seguir impulsándolo para convertirlo en una oportunidad que hay que trasladar en las ferias, con el fin de hacer ver a los turoperadores que Castellón es un destino de referencia a tomar en consideración.

– ¿Castellón se ha convertido con el paso del tiempo en un referente de turismo familiar?

– Castellón tiene un segmento de turismo medio, básicamente familiar. Hay una tradición de muchos años de familias que vienen con los hijos y siguen viniendo muchos años, hasta que crecen y buscan otros destinos, pero llegan otras familias y el ciclo continúa. El modelo ha sido positivo. Tenemos una buena imagen entre quienes buscan un destino de turismo familiar que hace que las familias con niños nos elijan para pasar sus vacaciones. Y eso demuestra que lo hemos hecho muy bien. Puede ser que esto nos haya hecho perder otro tipo de turistas, pero creo que hemos trabajado bien y si somos capaces de mantener y potenciar esta fórmula vamos a acertar de pleno porque es verdad que, competir en un mercado global en el que todos quieren captar al mismo tipo de cliente, es muy difícil.

Como empresario volvería a apostar por un turismo de familia, de proximidad en muchos casos, no hay que olvidar que en Castellón tenemos el 30 % de turistas de la Comunitat Valenciana y eso dice mucho en nuestro favor porque nos eligen nuestros propios convecinos para pasar los fines de semana, los puentes o las vacaciones.

Sin embargo, no debemos olvidarnos de que el turismo de interior está en un buen momento; somos un referente, somos la provincia con mayor y mejor oferta de la Comunidad Valenciana y es un turismo que se registra todo el año, en puentes, fines de semana, en verano y que, además, tenemos una oferta buena.

– ¿El aeropuerto y la apertura de la provincia al exterior puede cambiar ese modelo de turismo?

– Queremos también el turismo extranjero, pero es difícil de traer, porque han habido circunstancias económicas que cambiaron esa tipología de venta que había. En cualquier caso creo que esa vía la abriremos poco a poco. De hecho, ya se están haciendo cosas. Hemos visto como el aeropuerto de Castellón ha ido desarrollándose y tomando forma, pese a que nadie confiaba en él. Va avanzando. Es un proyecto a largo plazo. Creo que es una infraestructura necesaria igual que otros destinos turísticos del país y si tiene un coste también lo tienen otras actividades.

– ¿Ha respondido el aeropuerto a las expectativas creadas?

– El aeropuerto fue cuestionado, pero está en marcha, aunque desde que se empezó a hablar de él y a construirlo hasta ahora han pasado años y en ese tiempo en Castellón se construyeron hoteles e infraestructuras que no teníamos cuando se planteó el aeropuerto. Entonces no había tantas plazas hoteleras, pero que se han creado en este tiempo, igual que se reformaron los hoteles existentes o construido otros de nueva planta, grandes. Ese lapso de tiempo nos ha permitido prepararnos para adaptarnos a las nuevas necesidades derivadas del turismo que nos llega a través del aeropuerto. Un aeropuerto que es una puerta que nos abre al mundo.

Ashotur en Aerocas

– Ashotur está integrado en el consejo de dirección de Aerocas, ¿es bueno tener voz en esta infraestructura?

– La presencia del sector en Aerocas es buena, porque al estar representados en ese órgano podemos opinar sobre qué ocurre en el sector, damos nuestra versión y entendemos cómo funciona el aeropuerto. Es un órgano de intercambio de información que favorece la cooperación.

– ¿Qué queda de aquella apuesta por el turismo de golf que iba paralelo al aeropuerto?

-En su momento, cuando se pensó que se podían hacer, había una economía que lo permitía. Es verdad que no sabemos por qué en Castellón se paralizaron todos. Esto nos hizo daño porque entonces era un momento oportuno y ahora los tendríamos hechos. Posiblemente alguno se hubiese cerrado, pero tendríamos unas instalaciones que a un tipo de cliente le gustaría y traeríamos clientes de Noruega, por ejemplo, a jugar al golf. Sería una opción.

En mi opinión, la paralización del aeropuerto por distintos motivos le hizo un flaco favor a Castellón. Hubo personas que apostaron e invirtieron para que el proyecto saliera adelante y me cuesta creer que se les haya dejado en la estacada, perdiendo lo que tenían y, en algunos casos, con deudas económicas importantes. Eso no ha favorecido a nadie, ni tenemos mejores condiciones ecológicas, ni… son terrenos que se han quedado como eriales. Nos encontramos con que ahora se duda de quién es el propietario del terreno, si lo vendió o no…

– La crisis ha afectado a todos los sectores de la economía y en el caso del turístico no ha sido una excepción, pero ¿ha superado la crisis?

– La crisis hizo mucho daño a todos los sectores. Sin embargo, el sector turístico, pese a pasarlo mal como todos, y esto es evidente, tuvo la suerte de que pudo mantener en los peores años casi el 100 % de actividad y casi ninguna empresa grande cerró. Algunos restaurantes sí que cerraron, pero campings, apartamentos u hoteles se pudieron mantener casi en su totalidad. Ello fue posible a base de ajustar los precios. Y a partir de 2014 empezamos a notar un aumento de la ocupación, aunque los precios se mantenían estables. Estamos contentos de cómo han ido las cosas el año pasado y este. Y la tendencia va en esa línea.

– ¿Colabora la Administración en la superación de la crisis?

– En estos momentos hay empresarios que quieren hacer cosas y es tiempo para que desde las administraciones se impulse el turismo, porque la inversión privada llega porque quien tiene espíritu emprendedor busca las oportunidades donde piensa que mejor le van a ir las cosas. Por eso tenemos que generar las oportunidades. Tenemos que hacer ver a la gente que somos una zona sin riesgo, con futuro, que somos trabajadores y capaces de aportar mano de obra cualificada y que apoyamos a quien venga con un proyecto. Y ese ‘tenemos’ empieza por las administraciones, cuyos gestores deben de ser conscientes de que no hay que poner ninguna traba y hay que abrir las puertas a cualquier inversor que llegue con una idea. Se le debe oír y no rechazar, por principio, cualquier iniciativa. Esta es una asignatura pendiente de la Administración. Entiendo que es complicado para alguien que llega a la política conocer la problemática de cada sector, pero es preciso que tomen conciencia de que no podemos evolucionar o desarrollar ningún territorio si no hay economía. El turismo representa el 14 % del PIB de la economía valenciana y hemos de pensar que por ahí tenemos un camino por recorrer.

Nunca es el momento de tasas

– Curiosamente, la misma Administración que impulsa medidas de apoyo al sector, impone una polémica tasa turística que rechazan frontalmente empresarios y administraciones provinciales y locales…

– No sé qué pasará, porque cuando un partido gobierna con apoyos le resulta difícil tomar decisiones, porque está pendiente siempre de terceros y en función de valoraciones que no son siempre objetivas. En este caso de la tasa, es cierto que el partido mayoritario del tripartito han dicho que no están a favor. Creo que no es el momento. Nunca es el momento de tasas, porque pienso que son como un castigo, pero hay dos partidos que cogobiernan que están a favor de aplicarla.
De ahí la dificultad que tiene en estos momentos el Consell. En este contexto, antes de imponer una tasa turística se debería sopesar bien en qué nos beneficia, en qué nos perjudica, qué aporta o deja de aportar, si están todas las partes afectadas de acuerdo, en especial los empresarios del sector que conocen su problemática a fondo porque la viven diariamente o quiénes diseñan la política con criterios académicos. Nosotros, como empresarios, aceptamos las decisiones de los políticos y unas veces esas medidas nos salen bien y otras no tanto. Pero es injusto que por el mero hecho de pernoctar en algún lugar se genere una tasa, no sabemos muy bien a qué criterio o a qué responde. Esa tasa podría afectar al consumo de los turistas en el destino.

– Entonces, ¿qué va a ocurrir?

-En el momento en el que se tenga que sumar la tasa, va a ocurrir que haga descender el precio del alojamiento para compensarlo y esto redundaría en la economía y seríamos los empresarios quienes tendríamos que asumir el coste de la tasa. No se puede aplicar esa tasa mientras estás invirtiendo en promocionar el turismo en el mundo, diciéndole al turista que vengan aquí y cuando llegan pagan el precio de todo el mundo y cuando se van a ir les pedimos que pasen por taquilla para pagar una tasa extra. Por ello, les hacemos un flaco favor al penalizarles por venir. Y hacemos que reconsideren la inversión que hacen durante su estancia aquí. Yo creo que esas cantidades de dinero que calculan que se recaudan por medio de tasas podrían obtenerse de otra forma. Solo con que potenciásemos la evolución del sector, lo recaudaríamos con impuestos de forma rápida, no haría falta cobrar esa tasa al turista.

– ¿Cómo son las relaciones de los empresarios turísticos con el Consell?

– La sintonía con la Agència Valenciana del Turisme (AVT) es muy buena; hay un buen feeling. Sintonizamos bien con las áreas de formación, promoción… con todas de la AVT y con los gestores. Mantenemos reuniones de forma periódica e intercambiamos información sobre necesidades del sector. Ese entendimiento es básico porque caminamos hacia el mismo objetivo. Con Colomer, en la AVT, como con la Diputación de Castellón, a través de su Patronato Provincial de Turismo, tenemos una buena sintonía.

– ¿Cómo es el empleo en el sector?

– A los empresarios nos gustaría tener el mayor número posible de empleados, a tiempo completo y en las mejores condiciones laborales posibles, pero son puestos de trabajo que es importante que existan y cuyas condiciones mejoraremos. Por eso, soy consciente y comparto la opinión de que hay que hacer un esfuerzo para que esos puestos de trabajo sean más estables y evitando la temporalidad de la contratación. En esa línea hacemos lo que podemos. Pero si a todo esto le ponemos alguna traba frenamos el avance, sin duda.

– ¿Hay movimiento en el sector?

– Se han abierto nuevos negocios, todos vinculados al campo de la restauración, atendiendo las tendencias de la nueva cocina, que es un campo a cuidar. Asimismo, se han abierto hoteles y van surgiendo nuevos proyectos, para hoteles y apartahoteles, que hacen que se mueva el sector. Está en boga el sector de los apartamentos turísticos, aunque sea un sector que ha empezado a reglarse para evitar competencias. Es bueno que se registren ante la Administración para evitar problemas.

– La Administración autonómica está intentando regular esa actividad, ¿qué les parece?

– La lucha contra el intrusismo y la oferta no reglada debe ser una de las principales prioridades del sector para el 2018. La buena imagen y el prestigio que ha alcanzado nuestro destino dentro del panorama nacional gracias al buen hacer de nuestro empresariado se puede ver seriamente perjudicada por este tipo de alojamientos que no ofrecen ningún tipo de garantía ni seguridad jurídica al usuario y que representa una competencia desleal importantísima a los empresarios de nuestra provincia y un fraude a la sociedad.

– Como otros empresarios del sector, ha estado recientemente en la Feria Internacional de Turismo, Fitur, en Madrid. ¿Cómo se beneficia el sector de las campañas en las ferias turísticas?

– Las ferias son muy importantes porque nos permiten decirle al mundo, como el caso de Fitur, que estamos ahí. En esta feria exhibimos nuestra oferta y realizamos contactos con gente del sector. Pero hacer negocio en las ferias es difícil y complicado porque en tres días no se puede hablar con todo el mundo. Son muy buenos escaparates por los que pasan los posibles turistas. Pero los negocios de verdad, con los mayoristas, agencias de viaje o los turoperadores, se trabajan en los despachos. Es más fácil que te reciban a ti en un espacio concreto en el que puedes exponer tu oferta y negociar precios. Sí que es verdad que hace unos años los contactos se iniciaban en las ferias. Hoy la tecnología digital ha revolucionado todo y la globalización cambia la forma de contactar.

Creo que las ferias van a ir perdiendo un poco de fuelle y van a ir quedando solo las más representativas y las pequeñas.

C. Escorihuela: “Para que vengan turistas hay que hacer cosas”

El presidente de la patronal del sector turístico castellonense que reúne al 100 % de los grandes establecimientos, sostiene que “el turismo se afianza como una industria clave en el tejido económico y laboral de la provincia, con unas cifras de ocupación turística elevadas”.

Por eso, Carlos Escorihuela considera preciso que los empresarios estén preparados para afrontar las demandas de una sociedad cada vez más digital y que “contrata el destino a través de internet”. Ante ello “es preciso que un sector como el turismo tenga que adaptarse y utilizar estas tecnologías que nos permiten conocer la información que generan los miles de turistas que nos visitan para ofrecerles nuevos productos según sus gustos. Las tecnologías están cambiando el modelo de negocio”.

“De todas formas, no debemos olvidarnos”, apostilla que “para que vengan turistas hay que hacer cosas. Nadie tiene una varita mágica y sabe qué hace falta con exactitud, pero tiene que haber de todo. Si queremos tener turismo debemos ser capaces de lograr que el cliente cuando venga, disfrute, lo pase bien, se divierta porque al final, estén más o menos días, la gente necesita diversión, tiene que salir y moverse. El turista tiene que tener infraestructuras como parques acuáticos, por ejemplo, como tienen todos los destinos. Por eso, la construcción de este tipo de infraestructuras vinculadas al turismo deben de apoyarse desde el minuto uno por las administraciones”.

El Consell de Turisme desaconseja la tasa y Puig deja la puerta abierta

El Consell Valencià de Turisme aprobó ayer, como era de esperar, «por amplia mayoría», un «no» rotundo a la aplicación de una tasa turística en la Comunitat, pidiendo «no politizar» y argumentando criterios «técnicos y profesionales». Así lo explicó el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, quien presidió la sesión en la que compartió totalmente la opinión del sector, que «desaconseja» implantar este tributo en los alojamientos de Castellón, Valencia y Alicante.

Una postura, la de este órgano «consultivo», que se trasladará a Les Corts, donde el grupo Podemos, con apoyo de Compromís, planteó a mediados de mes instar al Consell para que implante el tributo en el próximo 2018.

Al respecto, Colomer mostró su «respeto absoluto» al foro parlamentario, pero confía en que se respete también la opinión del sector: «Tenemos una sociedad plural y ya procederá el Parlament a resolver desde una lógica democrática el desenlace».

Entre los argumentos que esgrimió ayer el «ecosistema turístico público y privado» (empresarios, ayuntamientos, diputaciones y Generalitat-Agencia Valenciana de Turismo), figuró que «preferentemente, los caladeros de nuevos ingresos están en la lucha contra el intrusismo profesional». También se añadió que «desde el punto de vista moral sería un error circunscribir el gravamen al alojamiento reglado y formal, que es precisamente el que ya tributa y, además, genera riqueza, empleo, marca y prestigio para la Comunitat». Otro tercer argumento giró en torno a que «la calidad no depende de la tasa turística, pues hay ciudades masificadas que la cobran desde hace años», manifestó Colomer, explicando el análisis tras el foro en el Consell de Turisme.

MATICES DE VALENCIA Y CCOO / En el seno de la sesión, según señalaron los asistentes, el no firme en la votación, y solo la Diputación de Valencia expuso la línea de si se hablaba de cómo serían las condiciones de esa tasa; y el sindicato CCOO-PV, que preguntó si la recaudación podría repercutir en una mejora de la formación para profesionales turísticos.

Tras conocer la decisión del Consell Valencià de Turisme contra la tasa, el president de la Generalitat, Ximo Puig, presente en un acto en Castellón, valoró que dicho organismo «es un agente más que se ha pronunciado y se tendrá en cuenta. Es un órgano consultivo de la Generalitat». Con todo, el jefe del Consell añadió que «no solo el sector tiene que decidir sobre la aplicación de la tasa. Es un debate que se tiene que producir. Aquí no hay nada blanco o negro. Lo que hay que hacer es trabajar juntos». Asimismo, Puig dejó la puerta abierta a la tasa, ya que recordó que «el impuesto sobre el alojamiento, más preciso que hablar de tasa turística, es una cuestión que está en toda Europa». Sobre la postura de Ashotur de llegar a los tribunales si se aplica la tasa turística, respondió que «es difícil recurrir aquello que no está situado actualmente en ningún papel oficial». Informa Ramón Olivares.

Por su parte, el diputado de Turismo, Andrés Martínez, destacó que «el empresariado ha sido unánime, desde todos los subsectores, y ha explicado muy claramente que la implantación de una tasa favorecería claramente a los alojamientos ilegales». Consideró que la tasa es «una medida injusta y perjudicial para el turismo, sector del que depende el sustento económico de miles de familias en Castellón». Además, añadió que «castigar al que elige venir a la Comunitat o al empresario turístico legal no es lo más aconsejable. Ese turista puede huir a otros mercados, tanto nacionales e internacionales».

CASTELLÓN Y ALICANTE / En cuanto a los municipios presentes en el cónclave del Consell sectorial autonómico, la edila de Turismo del Ayuntamiento de Castellón, Patricia Puerta, valoró que «la realidad del turismo en la ciudad de Castellón desaconseja la aplicación de una tasa turística». Consideran que «podría influir negativamente» a la hora de atraer visitantes que permitan posicionar la ciudad en el mapa turístico nacional e internacional. En la línea, Puerta apeló a no olvidar que «el sector turístico es generador de empleo y, a la vez, dinamizador de la economía local».

Precisamente, ayer, en otra capital, Alicante, PSOE y PP, junto a ediles no adscritos, unieron posturas en el pleno municipal, donde sacaron adelante una declaración institucional de rechazo a la tasa turística, con abstención de Ciudadanos y negativa de Compromís y Guanyar Alacant.

Además de la representación política, Castellón estuvo presente en el Consell de Turisme con el presidente de Ashotur, Carlos Escorihuela; por la Confederación de Empresarios de Castellón, Miriam Gimeno; y por la Federación Valenciana de Municipios y Provincias, Vicent Gil.

PP y Ashotur piden a Colomer que dimita si se aplica la tasa turística

La Diputación de Castelló y la patronal del sector del turismo Ashotur «exigieron» este miércoles en una rueda de prensa conjunta que el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer dé marcha atrás en los planes del Consell para aprobar una tasa turística en la Comunitat Valenciana.

La polémica surgió la pasada semana durante el debate del estado de la Comunitat en la que los diputados socialistas se abstuvieron ante una resolución presentada por Podem y apoyada por Compromís en la que se proponía abrir un debate sobre un impuesto a la actividad turística.

El propio secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, mostró su oposición a implantar una tasa por las pernoctaciones de los turistas, pero el apoyo al debate del síndic del PSPV en Les Corts, Manolo Mata, y el hecho de que el partido socialista quiera estudiar la propuesta deja en una difícil posición al responsable político del turismo valenciano.

En concreto, el presidente de Ashotur, Carlos Escorihuela, mostró la oposición frontal de la patronal turística a la tasa y argumentó no saber exactamente sobre qué servicio se aplicaría la tasa. «No es justo que por el mero hecho de pernoctar en algún lugar se genere una tasa no sabemos muy bien en base a qué criterio o a qué responde», manifestó Escorihuela. En su argumentación, el responsable de la patronal castellonense indicó que la tasa podría afectar al consumo de los turistas en el destino. «En el momento en el que se tenga que sumar la tasa, va a ocurrir que haga descender el precio del alojamiento para compensarlo y esto redundaría en la economía y tendríamos que soportar los empresarios el coste de la tasa», lamentó. Además, Escorihuela criticó que no se hubiera hablado con el sector antes de lanzar esta iniciativa y apuntó que el mercado interno valenciano sufriría una «doble tasa». «Teniendo en cuenta que un 30% del cliente turístico de nuestra comunidad es el propio valenciano, habría que dar una vuelta a ese tema de que pagaríamos por tasa otra vez los propios habitantes de la comunidad».

Así mismo, el diputado provincial de Turismo y alcalde de Peñíscola, Andrés Martínez, se mostró «preocupado» por el debate sobre la tasa y calificó la iniciativa como «una locura, una barbaridad y un atropello sobretodo al turista que legítimamente elige un alojamiento reglado y legal para venir a nuestra comunidad». Martínez indicó que el impuesto mermaría la competitividad de la Comunidad Valenciana como destino turístico y citó a Andalucía, Murcia o Canarias como destinos que podrían elegir los turistas. En relación al secretario de Turismo y a la reunión del Consejo de Turismo que tiene lugar este jueves, el alcalde de Peñíscola apuntó que «desde aquí pedimos que el secretario autonómico comparezca y dé marcha atrás a la resolución aprobada en les Corts». Martínez acusó a Colomer de «falta de liderazgo» y le espetó a «rectificar», argumentando que «si no lo hace, yo no se lo voy a pedir, pero probablemente tenga que irse para casa».

Andrés Martínez cifró en 3.000 millones de euros la aportación del sector del turismo en la Comunidad Valenciana en turismo y se refirió a que la tasa pretende recaudar entre 30 y 45 millones de euros, para lo que propuso que «si les falta dinero (…) que persigan a la economía sumergida; los inspectores en los alojamientos no reglados se pongan a trabajar a la gente para que emerja toda esa economía de apartamentos ilegales y cuestiones que no están tributando».

Por su parte, el vicepresidente de la diputación, Vicent Sales, anunció que el Partido Popular va a presentar una moción para instar a que no se implante la citada tasa y para invitar al Consell a consultar con el sector para llegar a un consenso.

Anteriormente, Sales indicó que la iniciativa, a la que calificó de «tasazo», sería «un golpe a la competitividad de las empresas» en un momento, apuntó, en el que el sector está creciendo tras años de dificultad. Así mismo, acusó al Ximo Puig de «no escuchar» al sector y de «ser prisionero» de Podem y de Compromís.

Uno de cada cuatro turistas que se alojan en Castellón a lo largo del año elige un cámping para sus escapadas. Ahora, en plena campaña estival, es una de las modalidades con mejor previsión de ocupación. De hecho, los 40 cámpings de Castellón arrancaron la temporada con datos muy positivos. El Instituto Nacional de Estadística situó ayer a la provincia como quinta del ránking nacional en junio, en viajeros y pernoctaciones en sus cámpings, frente al resto de zonas costeras turísticas.

Como lanza de apoyo al sector, la Diputación de Castellón anunció que refrendará su compromiso con la promoción de este tipo de alojamientos, a través de distintas ferias promocionales. Serán seis citas internacionales: Vakantiebeurs, en Utrecht (Holanda); Caravan Camping & Motorhome, en Birmingham (Reino Unido); Reise Camping en Essen (Alemania); MAP (Monde A Paris), en Paris (Francia); Caravan Salon, en Dusseldorf (Alemania) y Caravan Motorhome, en Birmingham (Reino Unido). Y también en cinco certámenes nacionales: Caravaning, en Alicante; Girocamping, en Girona; Caravaning Xanadú, en Madrid; Caravaning Área Central, en Santiago de Compostela; y Fira de les comarques, en Valencia.

El vicepresidente y diputado de Turismo, Andrés Martínez, quien visitó ayer lunes el cámping Oasis, de Orpesa, lo puso como «ejemplo de la excelente red de cámpings castellonense». Allí aprovechó para formalizar la renovación del convenio de colaboración con la Asociación Provincial de Cámpings, que preside José María López, quien manifestó que durante este mes de agosto se rozará el lleno en la provincia.

Martínez hizo hincapié en que, de los 1.737.954 viajeros que recibió la provincia en el 2016 un 24,11% (245.000 turistas), casi una cuarta parte, se hospedaron en cámpings. En pernoctaciones, la cuota resultó superior, del 26,37%, con 1.978.980 de las más de 7,5 millones de reservas totales. La duración media de la estancia, de 8,07 días para los españoles y 11 para extranjeros, llegó a superar a la de los hoteles.

Hosteleros de Castellón urgen acabar con los mosquitos para evitar pérdidas en el turismo

Acciones eficaces y coordinadas contra los mosquitos para evitar que una posible plaga tire al traste la imagen turística de la provincia de Castellón. Esto es lo que reclama la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo (Ashotur), que insta a todas las administraciones públicas implicadas (Consell, Diputación y ayuntamientos) a que ideen de forma urgente una estrategia común que permita hacer frente a este problema. «Ya llevamos tres años así y no puede ser», incidió este jueves el gerente de la entidad, Carlos Gomis.

«Somos una zona turística y los tratamientos deben llevarse a cabo todo el año para que en verano no haya mosquitos y no perjudiquen al sector», insistió Gomis, al tiempo que reclamó a los políticos acciones conjuntas y evitar discrepancias en esta materia. «Nosotros no somos técnicos, que son quienes deben saber qué se debe hacer, pero está claro que hay que idear un plan para prevenir las plagas», puntualizó.

«Hay zonas en la costa que tienen problemas y hay que solucionarlos cuanto antes», recalcó. Y es que, como informó ayer Mediterráneo, las quejas vecinales evidencian que algo está fallando en los tratamientos, porque, a pesar de que los ayuntamientos aseguran que han intensificado los controles programados, los residentes, especialmente en la franja litoral, alertan de la presencia de estos molestos dípteros.

CLIENTES

Desde el sector hostelero remarcan que la proliferación de mosquitos lleva dos años ocasionando ciertas pérdidas en el sector, pues ahuyentan a la clientela. En este sentido, hosteleros de poblaciones del litoral denunciaron en los últimos veranos que estos insectos pican a los clientes y provocan que la gente deje de acudir a tomar algo.

«La reputación de destino cuesta mucho trabajo conseguir en las redes socialesinternet y si los turistas dicen que aquí hay mosquitos es muy complicado mantenerla. Esto perjudicaría a las reservas», indicó Gomis.

«Nos gastamos mucho dinero en promocionarnos como destino turístico de calidad para que luego este tipo de cosas no se hagan como toca. Es un tema importante, que debe ser tratado como tal», apuntó el portavoz de los empresarios hosteleros.

El sector está a expensas de ver cómo afecta este problema a la campaña estival que está a punto de comenzar. De momento, la previsión es que haya una eclosión de larvas en los próximos días, después de las lluvias del pasado fin de semana, que vinieron acompañadas por un repunte de las temperaturas. De ahí que diversos ayuntamientos de la zona costera hayan puesto en marcha un protocolo especial de vigilancia para intentar localizar los posibles focos y aplicar tratamientos. En cuanto a la previsión meteorológica del fin de semana, se esperan temperaturas elevadas, que rondarán los 28 grados en toda la franja litoral.

Las casas rurales de Castellón se suman al auge turístico y logran el ‘completo’

La tranquilidad es un valor en alza. Cada vez son más los urbanitas que buscan refugio y algo de consuelo, aunque sea por un par de días, en alguna de las casas rurales de Castellón. Oro puro. Y el interior, que lucha como puede contra la despoblación, los acoge con los brazos abiertos. Eso, unido a la mejora económica, explica porqué pasar un fin de semana en el interior de la provincia vuelve a estar de moda. ¿La consecuencia? Los propietarios de los 455 alojamientos rurales toman aire y lo hacen tras ver cómo el negocio cayó una media del 50% en los primeros años de la crisis.

Si un mes antes de fin de año en Castellón era prácticamente imposible encontrar una casa rural libre, esta Semana Santa ocurre exactamente lo mismo. «Lo tenemos al completo y está lleno desde hace más de un mes», apuntan desde El Planet de Maella, un alojamiento situado en el centro de Xert. «Hace unos años costaba más llenar, pero ahora la gente vuelve a salir y se respira algo más de alegría», añade.

Ese optimismo que se vive en Xert lo comparte al cien por cien Joaquín Deusdad, gerente del hotel El Faixero de Cinctorres y presidente de la Asociación de Turismo Rural (ATR), adscrita a Ashotur. «Las previsiones para Semana Santa son muy buenas y todo indica que la ocupación en el interior oscilará entre el 95% y el 100%, sobre todo los días más fuertes, que este año son del 14 al 16 de este mes», describe.

95% DE OCUPACIÓN EN PASCUA

El turismo de interior vivirá una Semana Santa con la mayoría de alojamientos al completo, pero la buena racha empezó el año pasado. De hecho, el sector provincial cerró el 2016 con 46.317 turistas, un 7% más que en el 2014, cuando fueron 43.069, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Lo mejor es que las cifras del último año empiezan a asemejarse a las de antes de la crisis. Un ejemplo. En el 2007, en pleno boom del sector, algo más de 50.000 turistas eligieron alguna casa rural del interior de Castellón para pasar sus vacaciones. En el 2008 se inició una tendencia a la baja que se rompió definitivamente durante la segunda mitad del 2015. Y en el 2016 la mejora se consolidó.

Pero hay otra buena noticia. Las perspectivas son buenas y todo apunta a que el 2017 no va a ser peor. Enero y febrero han acabado con 5.617 visitantes, un 8% más que durante los mismo mes del 2016, cuando fueron 5.190. Esas cifras están permitiendo al sector subir algo los precios, que llevaban años congelados o incluso a la baja. «Las cosas han cambiado y el precio, aunque sigue siendo importante, ya no es determinante a la hora de cerrar un reserva», describe Deusdad.

Ese camino ascendente que han emprendido los alojamientos rurales está propiciando que se vuelva a invertir en el sector. Un par de ejemplos bastan para entenderlo. El Ayuntamiento de Portell está restaurando la antigua Casa Abadía, declarada Bien de Interés Cultural, para convertirla en casa rural. En Traiguera, la casa Thiar Julia consiguió a principio de año la categoría de cinco estrellas, la máxima, convirtiéndose en la primera y única de Castellón en obtener la distinción. «Se trata de ir un poco más allá y ofrecer al cliente un alojamiento de calidad, con todas las comodidades y en un entorno privilegiado», asegura su propietario, Manuel Llopis.

MUCHO MÁS QUE DORMIR

El alojamiento rural gana clientes y eso da alas a las empresas de turismo activo. En los últimos dos años, la cifra de empresas que se dedican a este sector se ha disparado hasta superar las 52 en toda la provincia. Es cierto que la mayoría están en el litoral, pero en las comarcas del interior el sector también crea cada vez más empleo. «La demanda de actividades complementarias es cada vez más alta y aunque hay empresas que ofrecen estos servicios, todavía queda camino por recorrer», sentencia el presidente de la asociación de empresarios.

Somos Aventura es una de esas empresas de turismo activo. Desde Montanejos organiza actividades como rafting, puenting, barraquismo y espeleología para escolares, empresas o grupos de amigos. «La demanda es cada vez más alta» constata Isabel Moreno, una de sus responsables. La empresa colabora, además, con alojamientos rurales de la zona.

Castellón gana casi 10.000 plazas de alojamiento turístico en el 2016

Castellón incorporó casi 10.000 nuevas plazas de alojamiento turístico reglado en el 2016, gracias casi exclusivamente a los apartamentos regularizados y a un ligero incremento del aforo en casas rurales, pues en número, estas descendieron.

Con 12.122 alojamientos y 110.912 plazas en global, Castellón se mantiene como la segunda provincia de la Comunitat en cuanto a aforo diario disponible para hospedar a viajeros (el 23,7%), pero en el último ejercicio Valencia (23,6%) acerca posiciones y está a solo una décima. Eso sí, Alicante sigue liderando, con Benidorm como bastión, más del 50% del conjunto de la oferta autonómica (ver infografía).

En cuanto al ritmo de crecimiento, Castellón también es la segunda, en este caso, con un 9,9% interanual, muy a la zaga de Alicante, a solo una décima, con el 10% de aumento; y el 13,3% de la provincia de Valencia.

En resumen, los hoteles de Castellón pierden plazas en el último año, igual que los hostales y pensiones; los cámpings se quedan invariables y suben los apartamentos, a mucha distancia, casas rurales y albergues.

En opinión del gerente de la patronal turística castellonense Ashotur, Carlos Gomis, «en oferta alojativa, Castellón tiene la que necesita. No es necesario aumentar el volumen de hoteles. Otra cosa sería que el aeropuerto funcionara a pleno rendimiento de líneas y vuelos». Sobre el estancamiento de plazas rurales, manifestó que «hubo un boom de aperturas cuando se daban subvenciones para restaurar viviendas, pero luego paró». Y alertó que también en el interior provincial «hay apartamentos ilegales, igual que en la costa, donde están dando muy buen resultado las campañas de inspecciones».

Desde la Diputación, el vicepresidente y diputado de Turismo, Andrés Martínez, valoró que «Castellón es una provincia cuyo desarrollo turístico se ha producido a lo largo de los años de una manera más paulatina que en otros destinos del litoral mediterráneo, entre otras causas, por no contar hasta hace poco con aeropuerto». «Esto nos ha permitido generar una oferta turística asociada a un destino que transmite tranquilidad, bienestar y calidad de vida, fidelizando a un turista familiar que prefiere pagar un poco más por habitación y gozar de este ambiente en sus vacaciones», dijo Martínez, quien agregó que «el aumento de plazas de alojamiento viene porque se reciben más turistas cada año y de las campañas de inspecciones a apartamentos iniciadas desde Generalitat hace unos años».

Por su parte, el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, apuntó que «el incremento de oferta alojativa en Castellón es positivo y muestra de dinamismo empresarial». Y abogó porque «el reto es la diferenciación y la especialización de la oferta en clave producto, vinculado a servicios (de alojamiento, restauración, oferta complementaria…) entre sí y en torno a motivaciones de viaje (cultura, naturaleza, deporte, salud y bienestar)».

En hoteles, a la cola y con un ligero descenso

La provincia está a la cola de la Comunitat y atesora el 18% de plazas. Su aforo ha bajado, pero muy poco, un -0,4%, sobre todo, por el descenso en el interior.

Tiene casi uno de cada cuatro apartamentos

Castellón gana fuerza y se posiciona como la segunda provincia de la Comunitat en plazas de apartamentos, casi la cuarta parte, el 24,8%; frente al 56% de Alicante y el 19,2% de Valencia. En el litoral aumenta Castellón un 20,6 y en el interior un 10,4. En playa es segunda en crecimiento, y en interior, a la cola.

Los cámpings no van a más, pero resisten

La castellonense es la segunda de la Comunitat en oferta de cámpings, concentrados en la zona litoral, aunque en plazas sigue invariable. Supone el 29%, Valencia el 28% y Alicante el 43%.

Las casas rurales no acaban de despegar

Mantiene el liderazgo en oferta de casas rurales respecto a la Comunitat, dado que Castellón concentra el 41,5%, más que Valencia (31,6%) y Alicante (26,8). Con todo, en 2016 elevó un 1,4% las plazas; Valencia, solo el 0,2%; y Alicante, 2,7%. Pero en número, el interior perdió cuatro.

Restaurantes que optan por echar el cierre

Castellón pincha y pierde un 0,9% de restaurantes en el interior (tiene 582) y el 0,6% en costa, mientras Alicante y Valencia crecen, pero no en exceso.

Más turismo activo y agencias de viajes

Castellón tiene un centenar de agencias de viaje, tras sumar dos, y 52 empresas de turismo activo, después de abrir 13.

Ashotur alerta del freno del Pativel a los futuros hoteles

La Asociación Provincial de Empresarios de Turismo y Hostelería de Castellón (Ashotur) celebró ayer su asamblea general en la que se abordó la problemática que significa el Pativel para el sector, «por poner freno al desarrollo turístico del litoral de la provincia de Castellón». Así lo apuntó el gerente de Ashotur, Carlos Gomis, quien apuntó que «se han presentado alegaciones al Plan de Acción Territorial de la Infraestructura Verde del Litoral (Pativel), a través de la patronal autonómica turística Conhostur; pero estamos a la espera de recibir una respuesta de la Conselleria».

Y es que para los empresarios turísticos «esto puede suponer un freno para desarrollos hoteleros en un futuro, en la franja de 1.000 metros más próxima a la línea de costa, salvo que ya estén proyectados y se realicen cuanto antes», resaltó Gomis, quien apuntó que este es un problema que preocupa mucho al sector.

MÁS GASTRONOMÍA / Por otro lado, Ashotur aprobó la memoria del 2016 y su presupuesto para este ejercicio, «que se mantiene muy similar al anterior ejercicio», indicó el gerente, quien dijo que la situación actual de la asociación es buena y no se prevén ajustes.

Asimismo, en cuanto a los proyectos para este año, citó que se va a reforzar la programación de las jornadas gastronómicas, con dos nuevas, siendo ocho en total. Los certámenes que se incorporan serán, por un lado, en junio, una sobre platos típicos del sur de Castellón, de mar y montaña, (la Vall d’Uixó, Moncofa, Xilxes, Almenara,…). Y otra de las jornadas, ya en el mes de octubre, abarcará los municipios de la Mancomunidad del Alto Palancia, y girará en torno a la Olla y Caza.

Además, en Castellón, volverán a organizarse, ya este próximo mes de abril, los BBC (bocadillo, bebida y carajillo); así como también las rutas de la tapa de Peñíscola, durante junio-julio; y la de Montanejos, en septiembre.

En octubre se celebrarán las del Arroz y el Vino, con menús con estos ingredientes como principales; la popular ruta del tardeo, que tanto éxito ha cosechado, se repetirá de septiembre a noviembre; y las POP de platos con cuchara, regresarán el próximo noviembre a la provincia.

El turismo deja otro récord con 7,5 millones de reservas en Castellón

Castellón superó los 1,7 millones de turistas y los 7,5 millones de pernoctaciones en todo tipo de alojamientos durante el 2016. Unas cifras que suponen superar el récord de la serie histórica ya lograda en el 2015, cuando se rozaron los siete millones de reservas (6.954.737), que en este reciente 2016 se han sobrepasado con creces (7.505.012), prácticamente, un 8% más.

Y en visitantes, más de lo mismo (179.083 nuevos turistas): de los 1.558.870 del 2015 se han alcanzado los 1.737.953, lo que implica un progreso del 11,5%. En definitiva, aumentan las personas que eligen Castellón para sus escapadas y también, aunque en menor medida, los días de vacaciones que estos pasan en hoteles, apartamentos, cámpings o casas rurales de la provincia.

¿Cuál fue la procedencia mayoritaria? El mercado emisor tradicional más potente continuó siendo el español, con 5.325.913 reservas realizadas durante todo el ejercicio, un 7,6% más que el año anterior. La importancia del factor pernoctaciones radica en que refleja la duración del estancias y, a más cuantía, supone un mayor impacto económico.

La demanda de los extranjeros se elevó más, con un alza del 9%, traducido en 2.179.099 pernoctaciones en alojamientos de Castellón. Si la proporción habitual hace unos años era de 80% nacional y 20% extranjero, esta ha variado ligeramente por una proyección de los visitantes de otros países en aumento, cada vez más con el aeropuerto; y ahora la tarta se reparte entre un 71% de cliente español y un 29% foráneo.

los empresarios opinan // «El reciente 2016 ha sido un año muy bueno. El incremento porcentual de casi 180.000 turistas es para estar satisfecho. Es muy destacable», destaca el responsable de alojamiento de Ashotur y presidente del club de producto Introducing Castellón, Javier Gallego. «Lo ideal sería tener una temporada turística de nueve meses, que aún no tenemos», añade. En su opinión, los resultados reflejan que «cada vez más, Castellón tiene aceptación como producto turístico. Ahora bien, habría que analizar si ese alza de turistas se produce en los meses de verano, pues el crecimiento es limitado, y sería preocupante. Lo que interesa es atraer visitantes todo el año, incluida temporada baja, alargar la ocupación hasta octubre y noviembre; y también en mayo».

Para ello, Gallego apuesta por atajar también la «altísima dependencia» del turismo nacional --ahora siete de cada diez visitantes a la provincia-- y abrir el horizonte a más mercados.

De hecho, cara a reforzar el turismo internacional, el aeropuerto está jugando su papel como puerta de entrada de extranjeros (con conexiones con el Reino Unido, Bulgaria y Rumanía); o la proximidad de Francia, número 1 internacional para Castellón, como emisor de viajeros, muchos por carretera.

En el 2016 también influyó la coyuntura de inseguridad internacional (por atentados en otros países), que favoreció reservas de extranjeros que optaban por destinos aparentemente más seguros y también por españoles, que se quedaban por lo mismo, además de recuperar ligeramente poder adquisitivo para salir de viaje por el territorio nacional.

La previsión de la patronal nacional Exceltur para este 2017 es de continuar con un crecimiento moderado del turismo. También en Castellón el empresariado opina que «lo normal es seguir incrementando visitantes, con racionalidad». «Nuestro primer objetivo este año debe ser retener la cuota de mercado del 2016, que ha sido buena. También continuar con los planes estratégicos para desestacionalizar y los de competitividad; así como con los controles desde la Agencia Valenciana de Turismo para atajar los apartamentos ilegales, competencia desleal», añaden.